A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

Safismo | Salafismo | Salario | Salto | Sambenito | Sansimonismo | Satélite | Saudita | Sectarismo | Secuestro | Secular | Sedición | Semántica general | Semiología | Semiótica | Semitismo | Senado | Sentencia | Señorío | Separación de poderes | Separatismo | Serendipia | Servidumbre | Sevicia | Signo | Simbiogénesis | Simbolismo | Simonía | Sinarquía | Sincategoremático | Sincretismo | Sindicato | Síndico | Síndrome holandés | Sinequismo | Sinergia | Sinóptico | Sintaxis | Síntesis | Sionismo | Sistema operativo | Situacionismo | Socialdemocracia | Socialfascismo | Socialimperialismo | Socialismo utópico | Sociedad anónima | Sociniano | Sofisma | Sofismo | Solipsismo | Somatén | Sorites | Sostenibilidad | Soviet | Stajanovismo | Stalinismo | Subversión | Sufismo | Sujeto revolucionario | Superestructura | Superpoblación | Superproducción |

Safismo

Es la práctica homosexual femenina.

La expresión proviene de Safo, musa nacida en la isla de Lesbos. Por tanto, la raíz de esta voz es la misma que la de lesbianismo y el significado es idéntico. En la isla de Lesbos, Safo creó una academia para educar a las jóvenes en el servicio a las musas, una alegoría de la homosexualidad femenina.

Salafismo

Es una corriente ecléctica del Islam que no reconoce la autoridad de las escuelas de jurisprudencia tradicionales del sunismo, aunque admite las enseñanzas de los salafa salihin, antiguos virtuosos en árabe, y de los Tabi'in, seguidores suyos.

Apareció entre los siglos XIII y XIV cuando el islam se debilitó como consecuencia de las cruzadas y las invasiones mongolas. Ibn Taimiyya idealizó los primeros tiempos del islam y propuso retornar a las prácticas rigurosas iniciales. Posteriormente degeneró al admitir el takfirismo, al que está estrechamente vinculado.

El wahabismo es un derivación del salafismo aparecida en el siglo XVIII para defender la autocracia saudí.

Salario

Es la expresión monetaria del precio que paga el capitalista por la compra de la fuerza de trabajo del obrero.

Después de trabajar cierto tiempo, el obrero recibe del capitalista una determinada suma de dinero en concepto de salario. Aparentemente, le paga al obrero todo el trabajo y el salario es el precio de su trabajo. Pero como el trabajo, fuente de todo valor, no posee valor, tampoco puede tener precio. Lo que el capitalista paga como salario no es el trabajo sino la fuerza de trabajo, es decir, no paga toda la jornada, sino únicamente la parte en que se reproduce lo equivalente al valor de la fuerza de trabajo; durante la otra parte, no pagada, de la jornada de trabajo, el proletario crea la plusvalía, de la que se apropia el capitalista. En consecuencia, el salario es un exponente de las relaciones de explotación a que los capitalistas someten a los obreros.

A mediados del siglo XIX Lassalle expuso una teoria falsa acerca de la ley de bronce de los salarios, según la cual bajo el capitalismo los salarios se reducen al mínimo indispensable para la subsistencia de los obreros. Pero sobre el nivel de los salarios influyen muchos condicionantes distintos. El valor de la fuerza de trabajo está determinado por el valor de los medios de vida indispensables para la subsistencia del obrero y de los miembros de su familia, para la reproducción de la fuerza de trabajo. Para obtener beneficios, los capitalistas procuran disminuir el salario por debajo del valor de la fuerza de trabajo. Esta diferencia entre el valor y el precio de la fuerza de trabajo constituye una fuente adicional de ganancia capitalista.

En la sociedad capitalista existen dos formas principales de salario: por tiempo y a destajo. El salario por tiempo se paga con arreglo al tiempo en que el obrero trabaja (horas, días, semanas); ofrece al capitalista amplias posibilidades para ampliar el grado de explotación alargando la jornada laboral. Cuando los capitalistas acceden a reducir la jornada, disminuyen correspondientemente el salario y aumentan la intensidad del trabajo de los obreros. Con el salario a destajo o por piezas el valor de la fuerza de trabajo se paga en función de las mercancías fabricadas. Esta forma de salario disimula mejor que el salario por tiempo la explotación de los obreros. Aparentemente, el obrero vende al capitalista los productos de su trabajo y, sin embargo, el capitalista se apropia gratuitamente de parte del nuevo valor como plusvalía. En distintos períodos alcanza mayor difusión una u otra forma salarial en función de de las ventajas que proporcione a los capitalistas.

El capitalismo moderno, al emplear maquinaria automática, borra las diferencias individuales en el trabajo de los obreros, imponiendo el salario por tiempo. La automatización de la producción aumenta el número de obreros poco calificados que perciben salarios muy bajos. Para aumentar más aun la explotación de los obreros, los capitalstas intensifican el ritmo de trabajo. Entre los sistemas extenuantes de trabajo, los más empleados son el taylorista (la norma de trabajo se calcula partiendo de la máxima tensión de fuerzas del obrero), el sistema Helsi (el coeficiente de remuneración se establece a tenor de lo que se produce por encima de la norma), el sistema de la evaluación analítica del trabajo (se establece una cantidad de tarifas de salarios mediante una compleja estimación por puntos de los diversos tipos de trabajo), etc.

Hay que distinguir entre salario nominal y salario real. El salario nominal es la suma de dinero que el obrero recibe del capitalista por la venta de su fuerza de trabajo. El salario real es el conjunto de medios de vida y de servicios que el obrero puede comprar con la remuneración monetaria que percibe. El salario nominal no proporciona una idea completa del nivel real del salario. Su verdadera magnitud depende del nivel de los precios correspondientes a los objetos de consumo personal, de los impuestos, etc. El nivel del salario real depende del salario nominal y del nivel de los precios de las mercancías indispensables al obrero y a su familia.

La estadística burguesa procura embellecer la situación real del proletariado bajo el capitalismo. Así, al calcular el salario medio de los obreros omite la existencia del ejército de parados, a la vez que incluye en la suma del salario de los obreros el sueldo de los gerentes y directores de las empresas.

Bajo el capitalismo incluso sosteniendo una lucha económica activa, los obreros no pueden librarse de la explotación capitalista. Esto sólo puede alcanzarse como resultado de una amplia lucha política de la clase obrera por liquidar el régimen capitalista y sustituirlo por el socialista.

Salto

Es el cambio cualitativo y radical de un fenómeno como resultado de previos cambios meramente cuantitativos.

En ese momento una vieja cualidad cambia y se convierte en otra distinta. La destrucción de una vieja calidad y la formación de una nueva, todo cambio cualitativo, sólo puede verificarse por medio de un salto. En comparación con la fase precedente, evolutiva, del desarrollo, el salto es un cambio manifiesto y relativamente rápido.

La forma del salto es diversa y depende tanto del carácter del fenómeno como de las condiciones en que transcurre su desarrollo. Cada fenómeno se transforma en otro nuevo de un modo propio especial. En la vida social, el salto es característico de las formaciones antagónicas, donde la clase dominante obstaculiza el paso históricamente necesario del viejo régimen a otro nuevo. Semejante paso (por ejemplo, dei capitalismo al socialismo) sólo puede realizarse por medio de una revolución política.

Sambenito

Era un listado que en la época feudal se colocaba en todas las iglesias católicas con los nombres y los castigos impuestos por el tribunal de la inquisición, mientras que actualmente ha quedado como una expresión que se utiliza como sinónimo de fama bajo la cual una persona es conocida públicamente.

Sansimonismo

Es la corriente del socialismo utópico expuesta por el materalista francés Saint-Simon (1760-1825).

Durante la Revolución Francesa, se adhirió a los jacobinos y participó en la guerra por la independencia de Estados Unidos. La nueva situación creada en Francia tras la revolución burguesa, con su incipiente desarrollo industrial (lo que hacía que los antagonismos de clase entre la burguesía y el proletariado se hallaran en estado latente), fue determinante en las concepciones utópicas de Saint-Simón. Pero no pudo realizar una crítica consecuente del capitalismo porque no tenía una noción clara de las contradicciones entre el proletariado y la burguesía sino que creía que la contradicción más importante se entablaba entre el trabajo y la ociosidad. Decía que todos los hombres debían trabajar.

En 1816 declaró que la política es la ciencia de la producción, proclamando ya claramente la transformación del gobierno político sobre los hombres en una administración y dirección de las cosas y de los procesos de producción, con lo que expresaba claramente la idea de la abolición del Estado. Sobre estos principios, Saint-Simón dividió la sociedad en dos estamentos antagónicos: los trabajadores, dentro del cual engloba no sólo al obrero asalariado, sino también a los fabricantes, comerciantes y banqueros, y los ociosos que, además de las viejas clases privilegiadas, incluía a todos aquellos (terratenientes, funcionarios, cortesanos) que vivían de sus rentas, sin intervenir para nada en la producción ni en el comercio. Para Saint-Simón, ninguno de estos dos estamentos tenía suficiente capacidad para gobernar. Serían la ciencia y la industria, unidas por un lazo religioso, un nuevo cristianismo forzosamente místico, el llamado a restaurar la unidad de las ideas rotas tras la Reforma protestante.

En Saint-Simón destaca la amplitud genial de sus conceptos que contienen ya, en germen, casi todas las nociones no estrictamente económicas de los socialistas posteriores. Compartía los postulados materialistas franceses y se manifestó contra el deísmo y el idealismo. Su maestro fue D'Alembert. Defensor también del determinismo, lo extendió al desarrollo de las sociedades humanas, y trabajó en la fundamentación de la idea de su sujeción histórica a ley, lo que inspiró fuertemente a Marx y Engels. Consideraba que la historia había de convertirse en una ciencia tan positiva como la ciencia natural. A juicio de Saint-Simon, cada sistema social representa un paso adelante en la historia.

El principal mérito de Saint-Simon radica en su profunda crítica del capitalismo y de la propiedad capitalista privada. Mientras que la economía política burguesa de su tiempo alababa la libre competencia como factor de la mejor distribución, Saint-Simon veía en la libre competencia la causa de la anarquía, de las desproporciones y de las crisis.

Pero no logró encontrar las fuerzas motrices del desarrollo social que, según él, radicaban en el progreso de los conocimientos científicos, de la moral y de la religión. Era necesaria una prédica moral dirigida a la burguesía para convencerla de mejorar la situación social. Los errores y la falta de consecuencia que se encuentran en las concepciones de Saint-Simon se explican por el hecho de que entonces estaban poco desarrollados el modo de producción capitalista y las contradicciones que la son inherentes, en particular la que existe entre el proletariado y la burguesía. Decía Engels que en Saint-Simon junto a la tendencia proletaria haya conservado aún cierta importancia la tendencia burguesa. únicamente en su último trabajo, El nuevo cristianismo, se manifestó como representante directo de la clase obrera y declaró que la liberación de esta clase constituye el fin último del nuevo régimen social.

Pese a su manera idealista de enfocar la historia, la idea de que el progreso social posee un carácter objetivo, las conjeturas sobre el papel de la propiedad y de las clases en el desarrollo de la sociedad constituyen uno de sus grandes méritos.

A diferencia de sus predecesores, no consideró el capitalismo como un modo de producción definitivo ni eterno sino que fundamentó la necesidad histórica de un nuevo régimen social como resultado de la historia precedente. Consideraba que el capitalismo debía ser sustituido por un régimen social más elevado, cuyo fin estriba en mejorar la situación de la clase más numerosa y más pobre, es decir, el proletariado. La sociedad futura, según Saint-Simon, se basará en la gran industria organizada de manera científica y según un plan, si bien conservando la propiedad privada y las clases. En dicha sociedad, el papel dominante pertenecerá a la ciencia y a la industria, a los sabios y a los industriales. En la categoría de industriales, incluían Saint-Simon a los obreros y a los fabricantes, a los mercaderes y a los banqueros. La planificación de la industria se realizará en interés de la mayoría de los miembros de la sociedad, sobre todo en interés de su parte más pobre. Todos han de tener garantizado el derecho al trabajo; cada hombre trabajará según sus aptitudes. Es sobre todo importante la conjetura de Saint-Simon en el sentido de que en la sociedad futura el gobierno de las personas será sustituido por la administración de las cosas y por la dirección de la producción.

El carácter utópico de las ideas de Saint-Simon se revela con singular claridad en la incomprensión del papel histórico del proletariado como creador de la nueva sociedad, y de la revolución como medio para transformar la sociedad vieja, en la ingenua esperanza de que con la propaganda de la filosofía positiva se podría alcanzar una organización racional de la vida de las personas. Muerto Saint-Simon, su escuela degeneró en secta religiosa, que defendía los aspectos débiles de la doctrina de su maestro.

Satélite

— 1. Es un cuerpo celeste que gira en torno a otro más grande a cuya fuerza de atracción está sometido.

— 2. Es una organización política o un país sometido a otro de fuerza superior.

Saudita

Es tanto la dinastía reinante en Arabia como el nombre del propio Estado.

En la península arábiga se asentaron tribus nómadas dedicadas al comercio que en el siglo XVIII asumieron el wahabismo antes de la independencia, conquistada en 1932.

Sectarismo

Es la tendencia de las pequeños colectivos sociales a encerrarse sobre sí mismos y con los que se identifican ideológicamente consigo mismos a fin de preservar su identidad y diferenciarse de todos los demás.

Es una práctica de aislamiento de la clase obrera y de las masas, e incluso de abierto menosprecio de ellas, que habitualmente se establece sobre estrictos criterios ideológicos de tipo dogmático cuya validez los sectarios se niegan a contrastar. Conduce a la hipertrofia de la teoría sin ninguna práctica para evitar el cuestionamiento de la primera, que debe permanecer virginal y limpia. Es propio de los socialistas y demás corrientes utópicas que no pretenden cambiar la sociedad sino simplemente imaginarla idealmente.

Secuestro

Es el depósito provisional de un objeto mientras el juez decide quién es su propietario.

En sentido técnico legal, en España el secuestro sólo era posible sobre las cosas, nunca sobre las personas, hasta el Código Penal de 1995, que introdujo como delito el empleo usual de la palabra referida a lo que hasta entonces se calificaba como detención ilegal de una persona.

Secular

— 1. Es lo temporal o mundano, por oposición a lo eclesiástico y religioso, falsamente concebido como eterno o propio de una vida más allá de la muerte.

— 2. Es aquella parte del clero que no vive enclaustrado.

Sedición

Es un levantamiento popular, asonada u oposición colectiva y tumultuaria frente las órdenes de las autoridades.

Semántica general

Es una ideología burguesa que afirma que el lenguaje es la causa de los males sociales y las enfermedades.

Alfred Korzybski (1879-1950) fundó la semántica general en 1923, que se divulgó con su libro La ciencia y el sentido común publicado diez años después. A ella se sumaron luego Ogden y Richards y su semántica del simbolismo del lenguaje.

Las influencias de Korzybski están en el conductismo y el freudismo. Aunque su teoría surgió como una corriente de la sociología, finalmente se le otorgó un carácter general, como antropología general, decía Korzybski, panacea de todas las calamidades de la salud.

Su tesis central es que el lenguaje es un obstáculo para el conocimiento. En el lenguaje está la causa de los problemas sociales, individuales y familiares. Según él hay una ruptura entre las palabras y sus significados y, para superarla, hay que fundamentar el lenguaje corriente en el lenguaje científico.

Semiología

Es la ciencia que estudia los signos y los significados en la comunicación de los hombres entre sí y en la referencia de esa comunicación al mundo exterior al que se refieren y reflejan.

Por tanto, la semiología no versa únicamente sobre los signos ni éstos tienen siempre un carácter convencional, sino que necesariamente debe referirse al significado de los signos, en donde se refleja el mundo exterior en forma de conceptos y de conocimientos. En consecuencia, de la semiología forman parte integrante tanto la sintaxis, que estudia de los signos y su encadenamiento recíproco, como la semántica que estudia los significados de esos signos.

La diferencia más importante es que mientras la sintaxis expresa un vínculo convencional entre los signos y de éstos con la realidad exterior, la semántica expresa un vínculo necesario con ella porque la refleja. Por tanto, como unión de una dualidad con dos momentos contradictorios, en su conjunto la semiología es un reflejo necesario del mundo exterior expresado mediante signos.

El lenguaje es el sistema más desarrollado de signos y, en consecuencia, el objeto de estudio más importante de la semiología. También la lógica y la matemática son sistemas semiológicos abstractos, si bien todos ellos, aunque estrechamente relacionados, no pueden identificarse pues representan reflejos de aspectos diversos de la realidad de modo que ni pueden identificarse ni separarse manera completa.

Semiótica

Es el nombre dado en los países anglosajones a la semiología.

Semitismo

Es todo aquello que concierne al judaísmo, tanto desde el punto de vista étnico como religioso.

Sentencia

— 1. En el sentido jurídico, es aquella resolución judicial que decide en un litigio entre partes.

— 2. En el sentido lógico, es sinónimo de enunciado, oración o proposición.

Senado

Es uno de los dos órganos constitucionales que en los países bicamerales desempeñan las funciones legislativas.

Surge como un mecanismo de integración al aparato del Estado burgués de sectores influyentes pero no hegemónicos por dos motivos: o bien como una necesidad de distribución territorial del poder en los Estados federales, o bien como una concesión de la revolución burguesa a los sectores feudales.

Normalmente la cámara alta dispone de un derecho de veto sobre las disposiciones de la otra cámara y asume importantes funciones judiciales, hasta el punto de convertirse en tribunal para los asuntos importante de naturaleza política.

Señorío

Era el territorio sometido bajo la dominación de un noble feudal y que alcanza tanto a los bienes, como a las personas y al poder público.

Los señoríos desaparecieron con la revolución burguesa a comienzos del siglo XIX.

Separación de poderes

Es el reparto del poder del Estado entre la aristocracia y la burguesía consagrado constitucionalmente en la etapa inicial de la revolución burguesa.

Su exponente fue el francés Montesquieu quien desarrolló en 1748 un plan para evitar la lucha de clases entre la aristocracia y la burguesía, estableciendo un acuerdo para repartirse el poder político de una forma equilibrada: el rey dispondría del poder ejecutivo, el gobierno, la aristocracia el poder judicial y la burguesía el legislativo.

Montesquieu, como otros burgueses avanzados mucho antes que Marx, reconocían la existencia de diversas clases en la sociedad y la lucha entre ellas. Pero trataron de impedir que ello condujera a conflictos y revoluciones, para lo que trataron de buscar soluciones, como la separación de poderes, de carácter amistoso. La tesis de Montesquieu fue recogida en la primera Constitución francesa de 1789 donde se estableció ese reparto del poder político entre las clases antagónicas. A pesar de ello, no fue posible la propuesta pacífica de la burguesía porque la aristocracia feudal no se resignó a su suerte; trató de preservar todos sus privilegios y pasó a desatar la guerra. Entonces la burguesía reaccionó con el terror para aplastar a la reacción feudal, se adueñó de todos los poderes del Estado, imponiendo la República y una centralización absoluta.

El reparto de poderes fue arrinconado, al menos temporalmente; las tesis moderadas de Montesquieu fueron arinconadas en beneficio de otras más progresistas, como las de Rousseau, que era contrario a la separación de poderes y preconizaba que el poder legislativo, o sea la burguesía, estaba por encima de todos los demás.

En España, en los orígenes de la revolución burguesa, tanto la Constitución de Cádiz de 1812 como las subsiguientes, siguen el patrón más conservador de Montesquieu.

La interpretación que la propia burguesía elaboró posteriormente de la teoría de la separación de poderes es completamente falsa, ya que no alude a la división de la sociedad en clases antagónicas y trata de aparentar la independencia de unos poderes del Estado con respecto de otros, como si el poder no fuera único y pudiera ser repartido, además de aparentar la no injerencia del poder político sobre los tribunales.

Separatismo

Es la política de las minorías nacionales sometidas a otra nación dominante, de separarse de ella y crear un Estado independiente.

Serendipia

Es la absurda atribución de un descubrimiento científico a la casualidad.

La invocación de la serendipia forma parte del infantilismo del que se rodea a la ciencia y demuestra el profundo declive del pensamiento científico en la época actual. La experimentación científica pone a prueba determinadas hipótesis y líneas de investigación sobre una realidad acotada, es decir, sobre una selección limitada de circunstancias que la práctica demuestra luego como errónea, normalmente porque es necesario tener en cuenta otro tipo de factores que no se tuvieron en cuenta.

El progreso científico no es casual sino causal. Depende de numerosos factores que forman parte de la política científica, como la formación académica, la organización de la investigación, la divulgación, las inversiones en equipamiento y otras.

Servidumbre

Es la sumisión feudal de una persona sobre otra.

Sevicia

Sinónimo de tortura, crueldad o mal trato por parte de quien tiene autoridad sobre quienes están bajo su dominio.

Signo

Es la envoltura material por medio de la cual se expresa un significado acerca del mundo exterior.

La semiología es la ciencia que analiza los signos en relación con los significados que los mismos encierran. Los signos más importantes son los lingüísticos y la sintaxis es la ciencia que investiga su articulación inteligible.

El estudio de los signos se remonta a la Edad Media, cuando se desarrolló en relación con la gramática y la lógica, y desde entonces ha recibido diferentes nombres.

Simbiogénesis

Es una teoría biológica según la cual la evolución de las especies se basa en la colaboración y no en la lucha entre ellas.

Aunque la divulgó la bióloga Lynn Margulis en los años sesenta del siglo XXI, se trata de la teoría tradicional en la biología, previa a la explosión darwinista que acabó devorándola en casi todo el mundo, excepto en Rusia. Engels destacó que tras las publicaciones de Darwin, la biología evolucionista había entrado en una etapa en la que no veía en la naturaleza más que competencia y lucha por la existencia, pero que había otro punto de vista, la teoría de la simbiosis, según la cual los seres vivos cooperan y colaboran en beneficio mutuo. En 1875 en una carta al científico ruso Piotr Lavrov, Engels sostuvo que la tesis darwinista de que la lucha de todos contra todos había sido la primera fase de la evolución humana era unilateral y parcial. La sociabilidad instintiva, escribió Engels, fue una de las palancas más esenciales del desarrollo del hombre a partir del mono.

Al mismo tiempo, Engels destacó el carácter predarwiniano de la teoría de la simbiosis, lo cual no suponía una oposición al evolucionismo. Hasta Darwin la biología había destacado el funcionamiento cooperativo y armonioso de la naturaleza. Pero después de sus escritos los biólogos no vieron más que lucha por todas partes. Según Engels ambas concepciones son unilaterales. La interacción en la naturaleza incluye a la vez la armonía y los choques. No se puede resumir la múltiple riqueza de la evolución, concluye Engels, en la magra frase unilateral de lucha por la existencia.

Durante un siglo las tesis simbióticas, incluidas las de Margulis, fueron duramente censuradas y acalladas en los países capitalistas. Sin embargo, una parte de las corrientes evolucionistas rusas siguieron defendiendo las tesis simbióticas. En 1880 K.F.Kessler, decano de la Facultad de Ciencias San Petersburgo pronunció un discurso favorable a las concepciones simbióticas. Luego las tesis de Kessler tuvieron el apoyo de biólogos evolucionistas rusos como N.A.Sivertsov, Pedro Kropotkin y otros. Luego una parte de las corrientes evolucionistas soviéticas, representadas por Konstantin Merejkovsky, Kozo Polyansky y Famintzin, siguieron defendiendo las tesis simbióticas.

La tesis de Margulis es endosimbiótica. Según la bióloga estadounidense las células eucariotas (las que tienen núcleo, como las humanas) se originaron a partir de diferentes células sin núcleo procedentes de bacterias mediante una especie de fusión o simbiosis. Las investigaciones de las últimas décadas han venido confirmando esta teoría en casi todos sus puntos.

Simbolismo

Es una teoría filosófica burguesa contemporánea según la cual la ciencia es un sistema de signos que no refleja la realidad sino que sólo la designa o representa.

El simbolismo separa el signo de su significado y elimina éste o lo confunde con aquel. De esa manera elimina la reflexión del mundo exterior que el signo transporta. Es una teoría que ha ganado en importancia a causa de la creciente importancia que los lenguajes artificiales y modelos formales han ido adquiriendo en las ciencias modernas, especialmente los matemáticos y cibernéticos. En dichos modelos se ha extraído el contenido para retener sólo el esquema formal de su funcionamiento. No obstante, ese proceso es imprescindible para extender la aplicación del modelo a regiones diversas de la realidad. Por tanto, la formalización no es más que una etapa de abstracción en la que se le priva de su origen concreto así como de su incorporación final a otra realidad concreta.

Está muy vinculado a las corrientes convencionalistas, pues los signos pueden ser creados mediante un acuerdo, por tanto, pueden tener un carácter arbitrario, como en los lenguajes artificiales.

Con la influencia sicoanalística, el simbolismo ha engendrado toda una corriente de superficialidad en la filosfía contemporánea y también en la estética y el análisis literario, abusando del empleo de metáforas y realizando comparaciones infundadas sin necesidad de justificación científica.

Simonía

Es la financiacion de la Iglesia católica con la comercialización de cosas que deberían ser sagradas.

En la teología católica se admite sin tapujos la salvación eterna a cambio de limosnas y donaciones; también se venden indulgencias a cambio de dinero y se exime de obligaciones, como el ayuno, pagando un precio. De esta manera lo más sagrado se confundía con lo más profano, con la avaricia de los profesionales del culto.

Sinarquía

Es el sistema político en el que el poder es ejercido por un círculo reducido y secreto de conspiradores.

A diferencia de otros términos políticos similares, como oligarquía, que provienen de la antigüedad, la noción de sinarquía es relativamente moderna. El primer uso registrado aparece en la obra Nueva Historia de la Sagrada Biblia desde la Creación del Mundo hasta la Creación de la Cristiandad del clérigo británico Thomas Stackhouse. Pero hasta la obra El Arqueómetra del ocultista francés Alexandre Saint-Yves d'Alveydre el término no ganó popularidad. Saint-Yves utilizó la noción de sinarquía para describir el gobierno por parte de los miembros de una sociedad secreta que ejerce el poder real tras la fachada de un gobierno de otro tipo. La fascinación victoriana con las sociedades secretas contribuyó a la rápida difusión del concepto. Los reaccionarios emplearon la noción en reiteradas campañas de propaganda destinadas a elaborar la imagen amenazadora de ligas masónicas, comunistas o judías empeñadas en el gobierno secreto del mundo.

Uno de los más persistentes ejemplos de este uso lo constituyen los apócrifos Protocolos de los Sabios de Sión, el ficticio programa -mayormente extraido de una novela de Eugenio Sue- de una hipotética conjura judía mundial; el tópico de la conspiración judeomasónica perteneció también al arsenal ideológico del franquismo, mientras que el de la comunista figuró en la de la mayoría de los países imperialistas durante la guerra fría.

Sincategoremático

Es un término que carece de significado autónomo dentro de un enunciado lógico.

Su función es la de modificar el significado de otro, llamado categorema, que tiene significado por sí mismo. Un ejemplo son los cuantificadores, como algunos o todos.

Sincretismo

Sinónimo de eclecticismo, aunque se emplea preferentemente esta expresión en el terreno religioso y cultural.

Sindicato

— 1. Es una forma de acuerdo monopolista entre empresas que pierden su independencia comercial en la venta de sus mercancías, aunque conservan su independencia jurídica y productiva.

La pérdida de la independencia comercial se traduce en que es la oficina del sindicato la que se ocupa de la venta de las mercancías y, a veces, de la compra de materias primas; a dicha oficina han de entregar sus mercancías los miembros del sindicato a precios establecidos de antemano. Así, pues, el sindicato actúa como intermediario entre las empresas y el mercado. El objetivo del sindicato, como de cualquier otra forma de agrupación monopolista, consiste en obtener elevadas ganancias monopolistas y aumentar la estabilidad en la lucha competitiva. Los empresarios también utilizan los sindicatos como una de las formas de las organizaciones de clase de los capitalistas en su lucha contra los trabajadores.

— 2. Es la organización característica de la clase obrera para defender colectivamente sus condiciones de vida y de trabajo.

Síndico

En el feudalismo era la persona que dentro de un ayuntamiento tenía la función de los defender los intereses de los vecinos.

Estuvo muy extendido en Aragón y Cataluña, que actualmente han recuperado una figura similar para ejercer las funciones constitucionales de Defensor del Pueblo.

Síndrome holandés

Son los perjuicios económicos que un país experimenta cuando se produce un aumento significativo en las entradas de divisas.

La expresión se acuñó en 1960 como consecuencia del descubrimiento de los yacimientos de gas natural en el Mar del Norte que aumentó los ingresos en divisas de Holanda, provocando la apreciación del florín, lo que perjudicó la competitividad de las exportaciones.

El fenómeno no sólo aparece con el descubrimiento de un recurso natural sino con la entrada de grandes cantidades de divisas por cualquier motivo, como el aumento de los precios de un recurso natural, la asistencia externa o la inversión extranjera directa.

El síndrome holandés explica los efectos paradójicos de la llegada a España de los tesoros procedentes de la colonización de América en el siglo XVI o el descubrimiento de oro en Australia en 1850.

Sinequismo

Es la teoría filosófica que sostiene la infinita divisibilidad de la materia y su continuidad perfecta, lo que conduce a negar la existencia del vacío.

El término es un neologismo introducido por Charles Peirce a finales del siglo XIX que alcanza a todas aquellas corrientes que, como Leibniz, niegan la existencia de bruscos saltos cualitativos en la naturaleza. Por lo tanto, se opone al atomismo. El materialismo dialéctico, por el contrario, defiende la unidad de la continuidad y la discontinuidad por la transformación de los cambios cuantitativos en cambios cualitativos.

Sinergia

Es el efecto multiplicativo que se obtiene con la interacción y colaboración de múltiples elementos que, por sí mismos, no lograrían los mismos resultados.

La sinergia deriva de que una totalidad no es sólo la suma mecánica de cada una de sus partes sino que permite incrementar exponencialmente los resultados al lograr coordinar a sus diversos componentes, organizándolos de una manera más eficaz.

Sinóptico

Es el problema histórico y teológico derivado de la existencia de tres evangelios, los de Marcos, Mateo y Lucas, de contenido muy similar.

En 1766 J.J. Griesbach presentó una sinopsis sobre esos tres evangelios, organizando las partes comunes entre ellos en un formato de columnas y desde entonces esos tres evangelios se llaman sinópticos, planteándose el problemas tanto de las coincidencias como de las divergencias. Antes del siglo XIX no se planteó el problema sinóptico; lo que se buscaba era armonizar los cuatro evangelios. La hipótesis más verosímil del problema sinóptico es que los evangelios de Mateo y de Lucas se basaron en el de Marcos, el más antiguo, y en otra fuente desconocida.

Sintaxis

Es aquella parte de la gramática que estudia los vínculos de los signos lingüísticos con los objetos del mundo exterior que designan, así como el encadenamiento interno entre ellos mismos.

La sintaxis mantiene un vínculo indisociable con la semántica porque los signos lingüísticos (voces, palabras) no son nada sin sus significados respectivos.

Por extensión, actualmente se considera que la lógica y la matemática son pura sintaxis, sin tener en cuenta la semántica, lo cual es falso. Esto ha conducido a la filosofía burguesa al convencionalismo.

Síntesis

Es la unión de dos elementos distintos para formar un tercero también distinto de los anteriores.

La síntesis no es una mezcla o amalgama de sus componentes sino algo diferente, nuevo y superior a ellos. Expresa el salto cualitativo que se produce a partir de unos ingredientes previos y es equivalente a la negación de la negación.

También expresa el avance progresivo del conocimiento a partir de una tesis originaria, siguiendo por el momento negativo de su crítica u oposición, hasta una nueva tesis más profunda que mejora a ambas. Aunque normalente se reduce a ello la dialéctica, hay que tener presente que la dialéctica no expresa sólo las leyes del pensamiento sino tambien las de la realidad, porque aquellas no son más un reflejo de éstas.

Sionismo

Es una corriente imperialista surgida en el siglo XIX dentro del judaísmo que preconiza la imposición de un Estado teocrático propio, llamado Sión, en Palestina.

Inicialmente fue promovido por los imperialistas británicos para introducir una base de operaciones en Oriente Medio que preservara su influencia política, militar y económica en una región estratégica. Tras la II Guerra Mundial el Estado de Israel fue la materialización concreta de esa política imperialista.

Sistema operativo

Es un programa informático compuesto por un núcleo, varias aplicaciones y un entorno gráfico capaces de coordinar el funcionamiento del procesador con los dispositivos periféricos del ordenador o equipo que interactúa con el usuario.

Los sistemas operativos han ido ganando importancia con respecto al ordenador en el que funcionan. Los primeros se llamaron lenguaje máquina porque dependían del ordenador; cada equipo era diferentes y necesitaba un lenguaje propio para ponerlo en funcionamiento. Con el tiempo aparecieron más ordenadores con los mismos o parecidos componentes. Al mismo tiempo, los sistemas operativos ganaron versatilidad, se independizaron del equipamiento, pudiendo funcionar en varios de ellos.

Situacionismo

Fue una corriente ideológica burguesa y contrarrevolucionaria surgida en Francia en la segunda mitad del siglo XX que con ademanes aparentes de crítica radical del capitalismo pretendió desmoralizar y sembrar la confusión.

Su representante más característico fue Guy Debord que, siguiendo la estela de la Escuela de Frankfurt, también aparentó denunciar de manera frontal a la sociedad burguesa, con frases izquierdistas acerca de la socidad de consumo, la cultura de masas y prácticamente todas las manifestaciones más superficiales del capitalismo contemporáneo. Pero ocultaron las causas de ello, se enfrentaron a la clase obrera, de la que anunciaron su desaparición, e incluso a los comunistas y a los países socialistas. Parecían criticarlo todo como una manera de no criticar nada y, en cualquier caso, todo quedaba en una crítica nihilista sin solución ni alternativa posible.

Para engañar mejor a las masas, aparentaron fundar una Internacional al modo del movimiento obrero que tanto detestaban. Finalmente algunas de sus poses han pasado a formar parte de los sectores más reaccionarios del movimiento libertario.

Socialdemocracia

Es el nombre que adoptaron las primeras organizaciones políticas de la clase obrera.

Esta denominación estuvo inicialmente muy generalizada, no sólo entre las corrientes marxistas sino también entre las bakuninistas. Con ella se expresaba la necesidad que tenía la clase obrera de participar en las luchas políticas de una manera independiente, como medio de que su lucha fuera una verdadera lucha de clase y no meramente sindical. Sus reivindicaciones más importantes fueron el derecho de asociación política y el sufragio electoral universal, es decir, la posibilidad de que también los obreros pudieran participar en las elecciones.

A finales del siglo XIX la II Internacional generalizó la expresión, que degeneró con el inicio de la I Guerra Mundial cuando aquella Internacional adoptó una política patriotera, rompiendo la solidaridad de clase de todos los obreros del mundo. A partir de entonces, la expresión tomó un carácter despectivo, como sinónimo de reformismo.

Socialfascismo

Es una expresión acuñada por la III Internacional para expresar la complicidad de la socialdemocracia y los reformistas con el ascenso al poder y con las medidas adoptadas por los fascistas de todos los países en diferentes momentos.

Socialimperialismo

— 1. En Lenin, es la colaboración de la socialdemocracia con el expansionismo y el militarismo de sus respectivas burguesías nacionales, abjurando del internacionalismo propio del movimiento obrero.

— 2. En los nacionalistas y revisionistas chinos, fue un ataque dirigido a partir de 1968 contra la política exterior e interior de la Unión Soviética para encubrir y justificar el alineamiento de la República Popular de China con los imperialistas estadounidenses.

Socialismo utópico

Es una corriente ideológica aparecida a comienzos del siglo XIX precursora del socialismo científico de Marx y Engels.

Entre ellos destacaron en Francia, Henry Saint-Simon (1760-1825) y Charles Fourier (1772-1837), y en Inglaterra Robert Owen (1771-1858). Sus predecesores fueron los filósofos de la Ilustración del siglo XVIII.

A comienzos del siglo XIX su pensamiento expresaba la ruina del campesinado y los artesanos ante la expansión del capitalismo, la insatisfacción generada por la instauración en Europa de un nuevo modo de producción que reemplazó al feudalismo. El aumento de la productividad del trabajo y, por consiguiente, de las riquezas sociales, que trajo consigo el paso de la manufactura a la gran industria no fue acompañado de una mejora de las condiciones de vida de las masas trabajadoras. El antagonismo entre ricos y pobres, lejos de disolverse en el bienestar general, se había ahondado. Las condiciones de vida de las masas empeoraron, trayendo consigo un progresivo malestar y descontento. El Estado de la razón y de la eterna justicia proclamado por los filósofos de la Ilustración, no resultó ser, tras la victoria de la revolución burguesa, sino una decepcionante caricatura de su proclama. Las consignas de Libertad, Igualdad y Fraternidad, mediante las cuales la burguesía llevó al combate contra la reacción feudal a todo el pueblo, se convirtieron en justicia, igualdad y propiedad sólo para la burguesía.

En este período inicial del enfrentamiento entre el proletariado y la burguesía, es cuando hace su aparición el socialismo utópico, con ideas que seguían moviéndose en el reino de la especulación; su pretensión no era otra que extraer de su cerebro la solución a los problemas sociales existentes; trataban simplemente de imaginar un sistema nuevo y más perfecto de orden social. El socialismo lo entendían como un ideal de la razón, pero no como un ideal de una determinada clase; su fin no era otro que emancipar de golpe a toda la humanidad y no al proletariado en particular. Sus teorías reflejaban el estado incipiente de la producción capitalista. De aquí que repudiaran manifiestamente la lucha de clases, como verdadera fuerza motriz del desarrollo social. El proletariado no existía para ellos sino bajo el aspecto de la clase que más padece. Su objetivo era el de atraer al lado del socialismo a los capitalistas, a las clases que ostentaban el poder, para llegar al compromiso y la armonía generales. Los utopistas no actuaban como exponentes de los intereses del proletariado, sino de los sectores burgueses y pequeño-burgueses arruinados.

Sus teorías oscilaban entre el utopismo y el reformismo: o bien eran imposibles de realizar, o bien se trataba de mejorar el capitalismo. Como el desarrollo del antagonismo de clase va parejo con el de las fuerzas productivas, y éstas estaban aún en su forma embrionaria, no llegaron a encontrar las condiciones materiales que llevaran a la emancipación del proletariado. A la acción social contraponían su propio ingenio; en lugar de la organización gradual del proletariado en clase, la organización de una sociedad ideada por ellos. En su sistema no tenía cabida la acción política, y menos aún una actuación revolucionaria.

Tras la Revolución de 1917 en Rusia, el socialismo utópico entró en una segunda fase bajo la forma de un repudio de la nueva sociedad socialista que allá se empzó a edificar y una nueva escisión entre la teoría y la práctica, entre el marxismo y el poder soviético que reconvertía al marxismo en una nueva variedad del utopismo. Los nuevos utopistas se hicieron pasar por marxistas y, aunque reivindicaban de palabra los nombres de Marx y Engels, rechazaban la construcción del socialismo en la Unión Soviética, también llamado socialismo real. Según ellos el marxismo es distinto e incluso opuesto a ese socialismo real. A veces trataron de enfrentar a Marx y Engels con Lenin y con Stalin, aduciendo que su marxismo era diferente del centroeuropeo. Para ello aducían las dificultades por las que tuvo que atravesar el poder soviético, en especial, la represión de la contrarrevolución, imaginando que es posible otra forma de socialismo sin clases sociales, sin lucha entre ellas y sin la feroz oposición del imperialismo. Es una manera sutil de engañar y desarmar al proletariado, ocultando las dificultades no sólo para hacer la revolución socialista sino de preservarla de sus enemigos internos y externos.

Sociedad anónima

Es la forma de organización de las grandes empresas capitalistas en las que el capital se obtiene mediante la venta de acciones.

Dominante en la actualidad, las sociedades anónimas surgieron cuando el desarrollo de las fuerzas productivas llegó al estadio en que la fundación de empresas gigantes, la construcción de ferrocarriles, canales, etc., exigía la centralización de capitales individuales. Los beneficios de la sociedad anónima se reparten entre los accionistas bajo el aspecto del dividendo por acción. Los apologistas de la burguesía intentan presentar el desarrollo de las empresas en forma de sociedades anónimas como una democratización del capital, pero en la gestión de las sociedades anónimas, la abrumadora mayoría de los accionistas no desempeñan ningún papel, pues la dirección de la sociedad se elige en asambleas generales de accionistas, donde cada uno de ellos cuenta con un número de votos proporcional al de las acciones que posee. De ahí que, en las elecciones, el voto decisivo corresponda a los grandes capitalistas, dueños del paquete de control de las acciones.

En la época imperialista, los magnates del capital financiero utilizan las sociedades anónimas para ampliar la esfera de su dominio sobre capitales ajenos desarrollando el denominado sistema de participaciones, que consiste en lo siguiente: los principales jerarcas de una sociedad anónima (sociedad matriz) adquieren el paquete de control de acciones de otras sociedades (filiales) que, a su vez, poseen paquetes de control de terceras sociedades (subfiliales), etc. De este modo, un grupo de magnates de las finanzas, dueños de la sociedad anónima matriz, disponen de los capitales de otras varias sociedades anónimas cuyos medios, en su conjunto, superan en mucho los recursos propios de aquéllos.

Sociniano

Sinónimo de arriano o monifisista.

Sofisma

Es una inferencia que trata de defender algo falso confundiendo al interlocutor con una argucia en la argumentación.

Los argumentos falsos pero aparentemente verdaderos, pueden ser lingüísticos o extralingüísticos. Pueden consistir, o bien en exponer premisas falsas como verdaderas, o bien en deducir de premisas verdaderas conclusiones que no se siguen realmente de dichas premisas. En la actualidad sofisma es sinónimo de falacia.

Sofismo

Fue una corriente de escuelas filosóficas de la antigua Grecia practicada por profesionales de la elocuencia que en el siglo V a.n.e. propugnó la relatividad de los conocimientos, normas y valores sociales.

Fueron los primeros enciclopedistas, sabios de vastos conocimientos. Rechazaban la religión y promovieron explicaciones de tipo racional para la explicación de los fenómenos de la naturaleza centrados sobre el hombre y no sobre ninguna divinidad. Consideraban al hombre como medida de todas las cosas. De ahí que, no obstante su relativismo, fuera una ideología progresista. La escuela inicial de sofistas viejos, como Protágoras e Hipias, se posicionaron a favor de los esclavos y sus concepciones eran materialistas. Otros, como Gorgias, se caracterizaron por su escepticismo.

Junto a la anterior existió otra escuela aristocrática de tipo idealista que, con el transcurso del tiempo, pasaron a emplear premeditadamente argumentos engañosos y trucos verbales para inducir al error. No tardaron en degenerar en un movimiento de demagogos.

Solipsismo

Sinónimo de idealismo subjetivo.

También tiene su origen en el empirismo y se caracteriza no sólo por la escisión radical entre el objeto y el sujeto, sino también por una consideración individualista y aislada de este último, que revela su origen burgués. La concepción solipsista del sujeto es nominalista; es un individuo singular, diferente de cualquier otro. Por tanto, concebido, además, como sujeto pensante, su pensamiento también es singular, diferente de cualquier otro e incomunicable. El idealismo subjetivo se presenta entonces como subjetivismo.

Somatén

Fue una cuerpo armado de tipo parapolicial de origen medieval que se difundió en Cataluña para la represión de las masas oprimidas y la defensa de los propietarios rurales.

Sorites

Es la paradoja lógica que se deriva del empleo de cantidades indeterminadas o conceptos imprecisos.

Sorites es una palabra que en griego significa pila o montón. Por ejemplo, si a una playa le vamos retirando la arena progresivamente, llegará un punto en que dejará de ser tal playa, pero es imposible decir en qué momento se produce porque el concepto de playa no requiere que exista un número determinado de granos de arena.

La paradoja de sorites apareció por primera vez en la época estoica, en concreto en la Escuela de Megara. Por sucesiva aplicación de la regla modus ponens se obtiene que un conjunto de granos de arena nunca constituirá una playa.

Si Zenón y los eleáticos utilizaban las paradojas del movimiento para demostrar su imposibilidad, también utilizaban el sorites para demostrar la identidad e inmutabilidad del ser. Se trataba de negar la multiplicidad, el cambio.

La explicación reside en que se trata de examinar el movimiento mediante el empleo de la lógica formal, que es estática, en lugar de hacerlo mediante la lógica dialéctica. En la dialéctica, los cambios cuantitativos se transforman en cambios cualitativos, de manera que la playa deja de ser tal en un momento determinado de la pérdida de su arena.

También se utiliza la expresión sorites para aludir a un silogismo con una pluralidad de premisas. Es de tipo regresivo cuando el predicado de cada enunciado es el sujeto del enunciado siguiente, siendo idénticos los sujetos de la premisa mayor y de la conclusión. Es progresivo o goclénico cuando se sobreentiende la conclusión de cada silogismo, salvo la última, que es explícita.

Sostenibilidad

Es una propuesta contemporánea de política económica que pretende reforzar el imperialismo y el capitalismo monopolista de Estado con pretextos ecologistas y de defensa medioambiental.

Como el propio concepto indica, la sostenibilidad expresa, en medio de un nebulosa de confusión teórica, el desmoronamiento del capitalismo y las nulas expectativas de futuro que ofrece. Pone de manifiesto la exasperación de la lucha por la conquista de las fuentes de abastecimiento de materias primas en la época imperialista y la imprescindible intervención del Estado burgués en la economía para asegurar la supervivencia del capital monopolista a corto plazo. En consecuencia, contradice a las corrientes burguesas neoliberales que se han planteada frente a ella, pero siempre dentro de las filas de la propia burguesía monopolista.

Esta crisis capitalista va acompañada también, como no podía ser de otra forma, de su crisis teórica, formando un revuelo de concepciones que van desde los medios académicos oficiales hasta la sectas esotéricas y catastrofistas, pasando por todo tipo de modas ideológicas de la burguesía, aunque presididas por una especie de malthusianismo de nuevo cuño como elemento dominante.

Como el malthusianismo, la teoría de la sostenibilidad aparece como expresión de una ley natural y eterna, cuantitativa, que concierne exclusivamente a las fuerzas productivas, pero en ningún caso a las relaciones de producción capitalistas. Las corrientes ecológicas burguesas no tienen en cuenta que, como demostró Marx, el capitalismo es una unidad entre una producción socializada y una apropiación privatizada, de modo que no se puede tener en cuenta sólo uno de los dos aspectos de la contradicción. Por el contrario, la tesis del desarrollo sostenible pretende preservar la continuación de la apropiación privada, la cumulación de capital, reforzando el capitalismo monopolista de Estado y, por medio de él, trasladando a los trabajadores una parte de los gastos de reproducción del capital.

La reproducción del capital es una unidad integrada por una parte física (de valor de uso) y otra intangible (de valor de cambio) de modo que ambos componentes se deben reponer y, además en un ciclo de rotación cada vez más acelerado. El desgaste del capital fijo es a la vez físico y técnico, lo cual significa una amortización cada vez mayor y más rápida, en ciclos más cortos para superar la obsolescencia. Esto resulta cada vez más difícil sin la intervención del Estado burgués e incluso sin un acuerdo entre todas las potencias imperialistas sobre el acceso a las fuentes de materias primas y de energía, cada vez más escasas en proporción con las necesidades de una reproducción capitalista cada vez mayor y más acelerada.

Esta necesidad ha creado una dependencia cada vez mayor de las potencias imperialistas respecto a determinados países que disponen de ellas, concediendoles un protagonismo que los imperialistas se niegan a reconocer. Para impedirlo, ha llevado, a su vez, a los imperialistas a buscar materias primas y fuentes de energía alternativas así como a reutilizar las ya existentes en un segundo ciclo productivo. Finalmente, esa crisis ha obligado a intervenir en defensa del capitalismo primero al denominado Club de Roma en 1971 y luego a las Naciones Unidas y otros organismos internacionales, creando toda una alarma catastrofista para atraer a las masas a la defensa del capitalismo monopolista y el imperialismo bajo la excusa de la defensa del medio ambiente y con la amenaza explícta de graves catastrofes naturales inevitables. Para la burguesía el futuro no es la revolución social sino la catástrofe natural; lo que mueve al planeta no son los hombres sino oscuras e inelectables fuerzas telúricas.

Soviet

Fue el órgano de participación colectiva de las masas explotadas y oprimidas en el poder conquistado por ellas tras la Revolución de 1917 en Rusia.

La expresión proviene del ruso y significa consejo. Se crearon en Rusia de manera espontánea durante la Revolución de 1905 como órganos de lucha o comités de huelga amplios. Se elegían democráticamente por obreros delegados de las fábricas. Sin embargo, no alcanzaron el poder hasta la revolución socialista de 1917, una de cuyas consignas fue la de reconocer que todo el poder descanzaba en los soviets, esto es, en los obreros, campesinos y soldados de manera colectiva y organizada.

La Unión Soviética tomó su nombre de esta experiencia de organización proletaria, constituyendo el sistema más democrático y directo de gobierno popular que jamás haya creado ninguna sociedad.

Stajanovismo

Fue un movimiento desencadenado en la Unión Soviética que promovió los estímulos ideológicos y políticos de los obreros para alcanzar los planes de industrialización.

Stajanov fue un minero soviético que, con su brigada de trabajo, consiguió elevar la productividad cuatrocientas veces por encima de la tasa normal. Se convirtió así en un referente de la emulación socialista, un ejemplo a imitar. Fue el prototipo de obrero que después alcanzó carácter oficial en la Unión Soviética: el Héroe Socialista del Trabajo.

Su caso no fue el único. Se repitió en multitud de anónimos obreros stajanovistas por la geografía de la Unión Soviética durante los primeros planes quinquenales y que fueron los protagonistas de un fenómeno de masas hasta entonces desconocido.

En torno a la industrialización se realizó toda una profunda campaña ideológica de movilización del proletariado. La industria, el campo o la minería se convirtieron en frentes.

Stalinismo

Es sinónimo de marxismo-leninismo o bolchevismo.

La expresión deriva del dirigente revolucionario José Stalin (1879-1953), quien se consideró a sí mismo no a la altura de Lenin, sino como un alumno o continuador de su obra. Stalin defendió la causa del proletariado internacional y defendió su legado teórico y práctico con dedicación y tenacidad, en condiciones verdaderamente adversas, ganándose una feroz enemistad entre los imperialistas, que jamás pudieron derrotarle.

Subversión

Es el movimiento popular que pretende una modificación radical de los principios políticos que sostienen a un Estado.

La burguesía emplea preferentemente este término para referirise a los movimientos revolucionarios porque nada dice acerca del contenido y los objetivos de clase de la lucha.

Sufismo

Es una corriente mística del islamismo.

De todas las religiones existentes, el islamismo es la más mundana y la menos ascética, por lo que los sufistas son una excepción surgida por influencia de otras religiones vecinas, como el nestorianismo, e incluso filosofías, como el gnosticismo y el neoplatonismo, que injertaron en el Islam la idea cristiana de un segundo advenimiento de Jesucristo, transformado en el advenimiento del Mahdí, el discípulo.

Hacia el siglo II de la Hégira (siglo IX d.n.e.) una corriente propugna el uso de ropas de lana sin teñir (suf) como signo de penitencia a imitación de Jesucristo, costumbre que acabó convirtiéndose en un uniforme distintivo de los místicos. Progresivamente fueron apareciendo costumbres que se convirtieron en ritos litúrgicos (dhikr), como el recitado en voz alta del Corán y otros. Se impusieron normas extrañas al Islam, como el celibato o la sumisión de los discípulos (murid) a los maestros religiosos (shaij o jeque). También es influencia cristiana la veneración sufita por los santos, severamente criticada en el Islam como una forma de politeísmo.

Los sufitas se convirtieron en los más activos propagadores del Islam, aunque fueron perseguidos y los más destacados, como Mansur al-Hallaj en el siglo IV, fueron condenados y ejecutados. Pero el sufismo no se desarrolló como corriente doctrinal hasta los escritos de al-Ghazalí en el siglo XII d.n.e., intelectualmente equiparable a Agustín de Hipona o Lutero para los cristianos.

Con el tiempo, los sufitas desarrollaron otra práctica tomada del cristianismo y ajena al Islam, como las órdenes religiosas (tarik, que significa camino) y los monasterios (ribat), entre cuyos promotores está el murciano Ibn al-Arabí en el siglo XIII d.n.e. Algunas de estas cofradías eran propagandistas itinerantes y mendicantes a los que se atribuían facultades milagrosas, llamados fakir en árabe o derviches en persa. Pero la primera cofradía y más importante es la qadiriya (cuadrilla) fundada en el siglo XII por los discípulos de Abd el-Qadir de ideas abiertas y avanzadas.

Los sufitas practican un islamismo abierto, tolerante, partidario de la separación entre la religión y la política, hacen hincapié en la convicción individual y no en los rituales. Con 15 millones de fieles es mayoritario entre los sunitas de Egipto, donde están enfrentados a los salafistas.

Sujeto revolucionario

Es un concepto con el que los intelectuales de la pequeña burguesía reinterpretan el marxismo como una forma de idealismo histórico.

La influencia del marxismo condujo a comienzos del siglo XX a las corrientes izquierdistas de la pequeña burguesía en Alemania (Lukacs, Korsch) y fuera de ella (Sorel), a mezclar el marxismo con el idealismo, por reacción simétrica frente al revisionismo imperante en la II Internacional, en las que predominaba un mecanicismo. Para ello tuvieron que falsificar también el concepto de práctica en un sentido individualista y existencialista, fuera de cualquier tipo de organización y programa, como una especie de esfuerzo o sacrificio personal, e incluso una aventura.

A comienzos del siglo XIX el idealismo alemán trató de establecer los fundamentos de la historia como expresión de las aspiraciones humanas más sentidas, especialmente la libertad. Un siglo después las corrientes izquierdistas trataron de recuperar estas concepciones idealistas para oponerse al mecanicismo de la II Internacional basado en la evolución de la economía capitalista, que se hundiría como consecuencia del estallido de sus propias contradicciones internas. Para el reformismo la historia es un engranaje ajeno a las clases sociales y a sus luchas y, por lo tanto, a los seres humanos. Es la tesis defendida también por Althusser sobre una historia sin sujetos. Para el reformismo los movimientos son puramente sociales (apolíticos) y las reivindicaciones fundamentalmente sindicales. Ante esto, los izquierdistas pusieron el acento en las cuestiones políticas, ideológicas y culturales, degenerando en una retórica vacía acerca de la conciencia, la ideología, la alienación y el fetichismo.

Aquella polémica era por completo ajena al materialismo histórico, que ignora esa separación metafísica del objeto con el sujeto, concebidas como otras tantas abstracciones. A veces se plantea como una dicotomía entre las condiciones objetivas y las subjetivas en las que unas siempre son pasivas, es decir, actúan sobre las otras, pero nunca ambas interaccionando entre sí. Precisamente la práctica no es otra cosa que una interacción entre ambos que, por lo demás, reúne tres elementos fundamentales, sin los cuales no se puede entender: es colectiva o social, es interactiva y, finalmente, es concreta. En palabras de Marx, los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que exis­ten y les han sido legadas por el pasado.

Superestructura

Es el conjunto articulado de normas, instituciones e ideas que reflejan las relaciones económicas materiales de un modo de producción determinado.

Superpoblación

Es el sobrante de población obrera en comparación con la demanda de fuerza de trabajo por parte de los capitalistas.

Con la acumulación del capital y el crecimiento de su composición orgánica, aumenta la parte constante del capital en comparación con su parte variable, por lo que se reduce la demanda de fuerza de trabajo, pues dicha demanda está determinada exclusivamente por la parte variable del capital. La acumulación del capital produce un excedente relativo de población obrera sobrante en comparación con la necesidad que de ella tiene el capital. Ese excedente superfluo está obligado a ir al paro. En el régimen capitalista no es posible acabar con el paro forzoso, que no es sólo un producto de la producción capitalista, sino, además, una condición obligatoria de la existencia del capitalismo, un acompañante suyo inexcusable, sin el cual la producción capitalista no podría existir ni desarrollarse. Los capitalistas, aprovechándose de la desocupación, elevan la intensidad del trabajo de los obreros ocupados, les reducen el salario.

En la sociedad burguesa, contribuyen a aumentar el volumen de la superpoblación relativa el perfeccionamiento de la técnica, el aumento de la intensidad del trabajo de la parte de la clase obrera que tiene empleo, así como la utilización en gran escala del trabajo de mujeres y niños en las empresas capitalistas.

La superpoblación relativa presenta tres formas: superpoblación flotante, superpoblación agraria y superpoblación estancada. Estas tres formas de superpoblación constituyen el ejército industrial de reserva. A él se suman los mendigos, los vagabundos, el lumpenproletariado, etc., gente arrojada de la producción, destrozada física y moralmente por el capitalismo. El aumento del volumen de la superpoblación relativa es una prueba de que la situación de los trabajadores empeora y de que se agudizan las contradicciones del capitalismo.

En la época de la crisis general del capitalismo, el paro forzoso se ha hecho masivo y crónico. Por ello aumenta el número de obreros arrojados para siempre de la producción, con lo cual empeora la situación de todos los trabajadures.

La superpoblación estancada comprende a las personas que han perdido la ocupación permanente debido al progreso técnico y no tienen la posibilidad de trabajar en la producción durante largo tiempo. Abarca también a las amplias capas de trabajadores que poseen ocupaciones de carácter muy irregular. A medida que la producción se perfecciona y se eleva la intensidad del trabajo, se va reduciendo considerablemente el límite de edad hasta el cual los obreros son admitidos en las empresas capitalistas, con lo que se aumenta también en alto grado la superpoblación estancada.

La superpoblación flotante es una forma de la superpoblación relativa constituida por los obreros que pierden su trabajo debido a que la producción se reduce, a que se cierran las empresas, a que se instalan nuevas máquinas, más productivas, a que se introducen sistemas extenuantes de trabajo, a que se eleva la intensidad del trabajo de los obreros y empleados, etc. Se encuentra más ampliamente difundida en las ciudades y en los centros industriales, donde a veces pierden el trabajo importantes grupos de obreros y empleados. Esta forma de paro forzoso se acentúa sobre todo durante las crisis económicas de superproducción. La superpoblación flotante constituye la única forma de paro forzoso que se toma en consideración en los países económicamente desarrollados. La superpoblación flotante incide duramente en la situación de toda la clase obrera, acarrea la pérdida de las viejas profesiones, cambios de ocupación y una reducción del salario real.

Superproducción

Es el desequilibrio causado por la crisis capitalista, cuando la producción no encuentra demanda capaz de satisfacerla a causa de la miseria creciente de las masas.

La superproducción es el rasgo esencial de las crisis del capitalismo. Su manifestación más evidente es un exceso de mercancías que los capitalistas no pueden vender, acumulándose en sus almacenes o en forma de impagados. Los excedentes no son absolutos, sino relativos a la demanda solvente. El capitalismo no sólo produce más de lo que puede vender sino que podría producir aún mucho más, pues la propia crisis mantiene la producción a un ritmo bajo.

En su codicia por los beneficios, los capitalistas amplían continuamente la capacidad de producción, lanzan al mercado una cantidad de mercancías cada vez mayor, al tiempo que multiplican la explotación de los trabajadores y reducen su nivel de vida. Ello hace que la demanda solvente de las masas se retrase con respecto a las posibilidades de producción, lo que dificulta la venta de las mercancías producidas, que se almacenan, las empresas no pueden cubrir sus costes y acaban paralizando la producción.

La superproducción acentúa la competencia de unos capitalistas con otros por buscar salidas a sus excedentes. Al mismo tiempo, expresa la contradicción entre el carácter social de la producción y la forma capitalista privada de apropiarse los resultados de la misma. Dicha contradicción se manifiesta en la anarquía de la producción capitalista, en la alteración constante de las proporciones en la economía, en la contradicción existente entre la producción y el consumo, y entre la burguesía y el proletariado. En el curso de la reproducción capitalista se pone al descubierto el antagonismo entre los fines de la producción capitalista y el medio de alcanzarlos.

El capitalismo sale de la crisis destruyendo parte de las fuerzas productivas (cierre de empresas, destrucción de mercancías, guerra), acentuando la explotación de los trabajadores y también renovando el capital fijo. Las crisis demuestran que el capitalismo se desarrolla a costa de un despilfarro de fuerzas productivas, a la vez que condena a la miseria a millones de trabajadores en todo el mundo.

Bajo el capitalismo no es posible eliminar las crisis de superproducción, que se reproducen una y otra vez en todos los sectores económicos (la producción, la distribución, la industria y la agricultura) y se extienden a todo el mundo capitalista.

En la etapa imperialista las crisis se hacen crónicas, mucho más agudas y destructivas, al tiempo que se acentúa la desigualdad en el desarrollo de los diferentes países capitalistas y aparecen nuevos síntomas de la crisis, como la inflación, el endeudamiento interior y exterior y el déficit público, es decir, el intento del Estado de compensar la reducción del consumo privado con un aumento del gasto público, especialmente con la militarización y el rearme, que es la esencia de las políticas económicas keynesianas.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z | Descargar