A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

Fabiano | Facción | Factor | Fago | Falange | Fallido | Falsacionismo | Fascismo | Fatalismo | Fe | Federalismo | Felonía | Fenomenología | Fenotipo | Fertilidad decreciente del suelo | Fetichismo | Feudalismo | Fideicomiso | Fideísmo | Filibustero | Filioque | Filosofía | Finalismo | Finiquito | Finito | Fiscal | Fisco | Física | Fisicalismo | Fisiocracia | Fisión nuclear | Flete | Flogisto | Fluxiones | Foquismo | Formación social | Formalismo | Foro | Fósil | Fotosíntesis | Fourierismo | Fracción | Fractal | Fracturación hidráulica | Franquismo | Frenología | Frente Popular | Freudismo | Fuero | Fuerza de trabajo | Fuerzas productivas | Fundamentalismo | Fusión nuclear |

Fabiano

Fue un movimiento fundado en Londres en 1884 por intelectuales partidarios de introducir reformas progresivas y graduales en la economía capitalista.

El adjetivo fabiano hace referencia al general romano Quinto Fabio Máximo, apodado El Temporizador por preconizar la espera del momento oportuno para realizar los objetivos. Sus miembros más conocidos fueron George Bernard Shaw (1856-1950) y el matrimonio Sidney (1859-1947) y Beatriz Webb (1858-1943).

La Sociedad Fabiana emprendió una intensa actividad propagandística mediante conferencias y folletos para promover la introducción de reformas sociales graduales. En 1889 se publicaron los Ensayos Fabianos sobre el Socialismo, una recopilación de conferencias donde concebían un socialismo no fundado sobre especulaciones filosóficas sino sobre la misma evolución de la economía capitalista. Para ellos el socialismo no era más que la siguiente fase del desarrollo del capitalismo, fase inevitable como consecuencia de los cambios subsiguientes a la revolución burguesa.

Los fabianos se remitían a la experiencia de los levellers (niveladores) en la época de la primera revolución inglesa (1642-1646) y el utilitarismo de Jeremías Bentham. Por oposición a los utopistas y los revolucionarios, revalorizaron del papel del Estado y de la organización social como elementos de racionalidad, casi en forma ingeniería social, para impulsar la reforma social y el desarrollo económico.

En 1895 la Sociedad Fabiana creó la London School of Economics and Social Sciences para la formación de los cuadros de la administración pública. En 1912 comenzaron la publicación del semanario New Statesman y a partir de 1890 influyen en las agrupaciones socialistas y sindicales, hasta la fundación, en 1906, del Partido Laborista.

En 1931 los dirigentes fabianos visitaron la Unión Soviética de la que dieron una valoración muy positiva en su obra El comunismo Soviético: ¿Una nueva civilización?

Facción

— 1. En la etapa originaria del capitalismo, se denominaba así a un grupo de bandoleros o gente alzada en armas que vagaban por los caminos o las montañas y vivían de expropiaciones y asaltos.

— 2. Actualmente, es una parte disidente dentro de una organización política que dispone de una línea de actuación diferente de la mayoritaria y pretende cambiarla o escindirse de ella.

Factor

Es el delegado de una empresa capitalista en una localidad alejada de la sede de la misma con la facultad de actuar en su nombre.

Fago

Es aquel virus que coloniza bacterias y las destruye, por lo que también se llama bacteriófago.

Falange

— 1. Es la comuna utópica ideada en el siglo XIX por el francés Charles Fourier para remediar las consecuencias más trágicas que el capitalismo impone a los obreros.

— 2. Es uno de los partidos fascistas españoles, fundado por Jose Antonio Primo de Rivera en 1933.

En España ni la Falange ni ningún otro partido fascista tuvieron ninguna influencia entre las masas, siendo el único país donde el fascismo se impuso no por medio de elecciones sino tras tres años de dura guerra civil. La oligarquía tuvo que recurrir a los militares para implantar su poder omnímodo y para continuar desde entonces en el poder ininterrumpidamente.

— 3. Es un movimiento político de cristianos libaneses tradicionalmente aliado al imperialismo y al sionismo.

Fallido

Es el capitalista que ha suspendido pagos, bien por falta de liquidez inmediata, bien por bancarrota.

Falsacionismo

Es la teoría idealista del conocimiento expuesta a mediados del siglo XX por el filósofo reaccionario burgués Karl Popper (1902-1994).

Esencialmente la teoría falsacionista de Popper es agnóstica ya que no considera que la ciencia pueda ser objeto de corroboración empírica, pero sí puede ser refutada por las observaciones. Frente a la inducción, Popper defiende el carácter hipotético del conocimiento y la importancia de las conjeturas y tesis.

Otro de sus rasgos característicos de Popper es el relativismo, la negación de la ciencia como sistema coherente de conocimientos y su sustitución por modelos parciales y limitados.

En defensa de esta misma línea vulgar y seudocientífica han escrito T.S.Kuhn (1922-1996) e Imre Lakatos (1922-1974).

Popper fue un furibundo anticomunista y apoyó a la reacción thatcheriana en Gran Bretaña en los años ochenta del siglo XX.

Fascismo

Es la dictadura terrorista abierta que desatan los grandes monopolistas y financieros cuando asumen definitivamente las riendas del Estado al llegar el capitalismo a su última fase.

El fascismo aparece con la llegada del capitalismo a su etapa monopolista para frenar el ascenso del movimiento obrero y tratar de superar la crisis que tal etapa engendra inevitablemente. El imperialismo es un sistema en descomposición, en crisis permanente y, a fin de impedir su hundimiento definitivo, está obligado a adoptar las más drásticas medidas de fuerza. La agudización de todas las contradicciones de esta etapa, impiden a la burguesía resolverlas por los métodos propios de la democracia burguesa: parlamentarismo, elecciones, partidos, tribunales, etc.

Pero el fascismo no es sólo una ideología; el fascismo no está representado sólo, ni siquiera pincipalmente, por determinados grupos o partidos de extrema derecha, chovinistas o racistas. No se puede separar al fascismo del poder del Estado y surge cuando el capitalismo ha llegado a su última etapa como una forma de impedir la revolución socialista. El fascismo es el monopolismo en la política, el control del poder por un reducido núcleo de los sectores financieros más poderosos. Es la superestructura política que adoptan los países imperialistas, de manera que si la democracia burguesa corresponde al capitalismo premonopolista, el fascismo es la forma de Estado del capitalismo monopolista. En consecuencia, no es un fenómeno político limitado al momento transcurrido entre las dos guerras mundiales del siglo XX, sino una tendencia permanente y general de todos los países capitalistas.

Tampoco se puede identificar al fascismo con sus formas exteriores, ni tampoco con las manifestaciones nacionales en la que se materializó (nazional-socialismo en Alemania, fascismo en Italia, falangismo en España).

El fascismo crea la premisas para incorporar a sectores muy extensos de las masas a la lucha a causa de la privación absoluta de derechos, poniendo de manifiesto la identidad de intereses entre la democracia y la revolución socialista.

Fatalismo

Es la ideología burguesa que concibe como inevitables los fenómenos sociales, renunciando a la capacidad humana de cambiar su rumbo.

A esta variedad de fatalismo, que niega por completo el libre albedrío, se contrapone otra posición extrema: el voluntarismo. Para los fatalistas el mundo y en la vida humana todo se halla sujeto a la predeterminación del destino. Ya en la mitología antigua se encontraba difundida la idea de que los hados imperan sobre los hombres e incluso sobre los dioses. El hombre era concebido como un abúlico juguete de dios o de la naturaleza, creado en cierta ocasión e incapaz de modificar el curso preestablecido de los acontecimientos. El libre albedrío no existía, concepción que alcanza su máxima expresión en las religiones que, aunque admiten con ciertas salvedades el libre albedrío del hombre, mas nunca pudo reconciliar la «buena» voluntad de Dios con la «mala» voluntad humana.

Contemporáneamente el fatalismo caracteriza las teorías filosóficas que preconizan la repetición absoluta de todos los acontecimientos en cada ciclo del devenir. Esta concepción concibe la casualidad y la libertad del hombre como instrumento y premisa del destino, con lo cual reconoce que el hombre es el creador de su vida. Por ejemplo, en la filosofía de Nietzsche, fatalista hasta la médula y, al mismo tiempo, voluntarista, del amor al destino se desprendía la voluntad de poder. Históricamente, el fatalismo ha desempeñado un papel reaccionario. Por una parte, el considerar el destino como un plan de la vida del hombre establecido desde arriba, incitaba a la pasividad, a subordinarse servilmente a las circunstancias. Por otra parte, la seguridad en la omnipotencia de la voluntad suprema que conducía a los elegidos por el destino a la victoria inevitable y al dominio favorecía el fanatismo religioso.

Por el contrario, para los comunistas, como decía Marx, las circunstancias hacen al hombre en la misma medida en que éste hace las circunstancias. Los hombres pueden cambiar su futuro, que nunca es inexorable, ni tampoco inmutable.

Fe

Es la creencia irracional que las religiones introducen en la conciencia de las personas acerca de la existencia de fenómenos sobrenaturales o verdades reveladas que son imposibles de comprobar.

Federalismo

Es la organización descentralizada y autónoma de los Estados y las organizaciones sociales que agrupan en su seno colectividades diversas.

El federalismo surge como ideología de los elementos más revolucionarios de la burguesía en la fase ascendente del capitalismo para superar la dispersión política propia del feudalismo. Especialmente tuvo gran incidencia en los Estados Unidos, donde una parte muy importante de los grandes revolucionarios burgueses de aquel país se agruparon en el partido federal. En aquellos países donde el absolutismo no había preparado las condiciones centralizadoras propias del capitalismo, los federalistas articularon mecanismos políticos opuestos que permitieron integrar importantes colectividades dispersas por razones religiosas, nacionales, étnicas o culturales. Además de los Estados Unidos, México, Suiza y Alemania son también ejemplos de esa forma de estructura estatal federal.

Proudhon heredó de la burguesía los postulados federales, integrándolos dentro del anarquismo como una forma de lograr la desaparición del Estado. Las organizaciones sociales (cooperativas, sindicatos, mutualidades) debían federarse libremente para sustituir al Estado. Los anarquistas conciben que de ese modo se hace realidad su principio de autogestión y que la sociedad federada puede representar un contrapoder, una alternativa frente al Estado burgués que convierte a éste en un instrumento inservible. Desde entonces el federalismo forma parte integrante del anarquismo. Pero las teorías del contrapoder y del doble poder han demostrado siempre ser erróneas e improcedentes porque las organizaciones sociales no prefiguran la sociedad socialista y, además, porque el Estado monopolista impide hoy, por su propia naturaleza, la creación de cualquier forma de contrapoder.

El movimiento comunista internacional rechazó el federalismo como forma de organización social, aunque a partir de la Revolución de 1917 admitió la posibilidad de crear Estados socialistas federales, como fueron la Unión Soviética desde 1924 y Yugoeslavia desde 1945, para integrar nacionalidades sometidas en países económicamente atrasados. Las federaciones en los países socialistas deben fundamentarse en el libre consentimiento de las naciones que integran, así como en el derecho a separarse de ellas.

Los Estados federales se caracterizan por el bicameralismo y en la distribución de competencias entre el Estado federal y los Estados federados, así como por una serie de complejos mecanismos institucionales que duplican la tareas burocráticas.

Las tendencias concentradoras y centralizadoras del capitalismo, especialmente en la etapa monopolista, han conducido a la merma de los Estados federados frente al Estado federal, cuyas competencias se refuerzan, acentuando la presencia del Estado federal.

Felonía

Es sinónimo de traición o infidencia.

Fenomenología

Es una corriente idealista subjetiva fundada por Husserl que ha ejercido una gran influencia sobre la filosofía burguesa contemporánea.

El concepto central de la fenomenología, la intencionalidad de la conciencia, su orientación hacia el objeto, está destinado a sustentar el principio idealista subjetivo de que no hay objeto sin sujeto. Los requisitos básicos del método fenomenológico son: primero, la reducción fenomenológica, es decir, abstenerse de formular juicios de cualquier clase que conciernan a la realidad objetiva y que rebasen los límites de la experiencia pura, esto es, subjetiva; y segundo, la reducción trascendental, es decir, el ver al propio sujeto del conocimiento no como un ser real, empírico, social y psicofisiológico, sino como conciencia pura trascendental.

Fenotipo

Es el conjunto de rasgos singulares de los individuos de una determinada especie viva que provienen de la herencia genética y de la interacción con el medio ambiente.

Fertilidad decreciente del suelo

Es una teoría económica burguesa según la cual cada inversión suplementaria de capital en la tierra proporciona un rendimiento inferior al de la inversión precedente de manera que, alcanzado determinado límite, resulta imposible obtener ningún incremento adicional.

Los economistas burgueses utilizan esta supuesta ley económica para sostener que la tierra está superpoblada y que es imposible alimentar a una población en continuo aumento, justificando así e1 desempleo y la miseria en la sociedad capitalista. El error fundamental de quienes sustentan esta ley estriba en tener sólo en cuenta la fertilidad natural del suelo, que consideran invariable. Ahora bien, no se debe examinar dicha fertilidad al margen del progreso de la agronomía, de la zootecnia y de la agroquímica, al margen del incremento de la mecanización y de la automatización de la producción, de la aplicación de métodos progresivos para cultivar la tierra, etc. El progreso técnico agrícola se refleja en que la población rural disminuye a la vez que se eleva la producción de artículos del campo, en que disminuyen los gastos de trabajo por unidad de producto obtenido, en que se obtienen mejores cosechas gracias a la aplicación de productos químicos y de nuevos procedimientos agrotécnicos, en que se aprovechan tierras en zonas donde antes se consideraba inconcebible que pudieran crecer plantas útiles. La fertilidad del suelo se modifica constantemente debido no sólo a las condiciones naturales, sino, ademas, a las condiciones económicas y sociales que, a su vez, determinan el carácter del desarrollo de la ciencia y la aplicación de sus resultados en la agricultura.

Fetichismo

Es la manifestación concreta de las relaciones sociales entre los seres humanos en las economías mercantiles bajo la apariencia de un intercambio de productos.

El fetichismo es consecuencia de la división social del trabajo y de la propiedad privada sobre los medios de producción que están en la base del intercambio mercantil. En la compraventa las mercancías cumplen dos funciones: relacionan entre sí a sus productores directos y, además, materializan algo tan abstracto como el valor. No tiene el carácter negativo, mistificador, con el que habitualmente lo presenta la ideología burguesa, ya que el intercambio mercantil exterioriza el tiempo de trabajo socialmente necesario para fabricar una mercancía.

La teoría económica burguesa presenta a las personas como Robinson Crusoe, como seres aislados e independientes entre sí. Sin embargo, los productores privados se necesitan unos a otros a causa de la división social del trabajo. Pero los nexos sociales entre ellos únicamente se manifiestan en el intercambio de sus mercancías en el mercado, que nadie controla ni regula, sino aparecen espontáneamente como relaciones entre los productos del trabajo humano.

El trabajo de cada productor de mercancías representa una parte del trabajo social total, pero este carácter social de su trabajo únicamente se pone de manifiesto en el mercado, donde el productor comprueba si su mercancía es necesaria y, por tanto, si es necesario su trabajo para la sociedad. Resulta, pues, que toda mercancía, para obtener un reconocimiento social, ha de ser equiparada a otra mercancía, con la que ha de ser cambiable en una determinada proporción. Subjetivamente, los productores de mercancías ven dicha materialización como una facultad misteriosa e independiente de ellos mismos que posee una cosa de cambiarse por otras en unas determinadas proporciones. Esta facultad parece una propiedad natural de la mercancía y ésta, a su vez, aparece como algo independiente dotado de vida propia, como un fetiche dotado de propiedades sobrenaturales. Según Marx, el carácter misterioso de la forma mercancía estriba, por tanto, pura y simplemente, en que proyecta ante los hombres el carácter social del trabajo de éstos como si fuese un carácter material de los propios productos de su trabajo, una propiedad natural de estos objetos y como si, por tanto, la relación social que media entre los productores y el trabajo colectivo de la sociedad fuese una relación social establecida entre los mismos objetos, al margen de sus productores.

El producto en que se desarrolla el cambio de mercancías es el dinero, el capital, y por este motivo al fetichismo de la mercancía le sigue el fetichismo del dinero, del capital, en el poder del oro sobre los hombres. Parece que no es el desarrollo de la producción mercantil y del cambio ni el desarrollo de las relaciones sociales lo que ha conducido a que una determinada mercancía, el oro, se convirtiera en dinero, sino, por el contrario, que todas las mercancías se cambian por oro y expresan en él su valor únicamente porque el oro es dinero por naturaleza.

Si la alienación desliga lo individual de lo social, el fetichismo desliga lo social de lo natural. Su esencia es la cosificación de las personas y la personificación de las cosas. A diferencia de la alienación, el fetichismo tiene una existencia autónoma que no depende del conocimiento que los sujetos tienen de él. No es una conciencia adulterada sino la manera en que necesariamente aparecen las abstracciones: lo social aparece como lo natural, el valor aparece como una cualidad de la cosa y no del trabajo que la ha creado. En la alienación la percepción está alterada por una escisión o extrañamiento de la subjetividad, mientras que el fetichismo es una realidad ajena a los problemas de una conciencia falsa o verdadera. Se mantiene aunque se conozca.

Todas las categorías económicas de la sociedad burguesa se revisten de una forma material y por este motivo poseen un carácter fetichista. Como afirma Marx: El valor no lleva escrito en la frente lo que es. La economía política burguesa no analiza la forma del valor para eludir las contradicciones internas del capitalismo; se limita a estudiar el aspecto externo de los procesos económicos, tras las relaciones entre las cosas no descubre las relaciones sociales entre los hombres. Tan sólo el marxismo descubre, bajo la envoltura material, las relaciones de producción entre los hombres, para efectuar un análisis científico de todas las categorías de la producción mercantil y capitalista.

Feudalismo

Es un sistema de explotación de los siervos basado en el vasallaje y la prestación obligatoria y gratuita de trabajo a favor de los nobles.

El feudalismo se configura definitivamente cuatrocientos años después de la caída del Imperio Romano. Los bárbaros destruyeron el Imperio Romano y repartieron sus tierras creando, junto al antiguo colono romano, el trabajador libre. Al destruir el Estado esclavista, crearon otro Estado: la monarquía. La debilidad de los monarcas permitía a cada jefe militar erigirse en señor todopoderoso en el interior de sus dominios y extenderlos continuamente con las guerras y la explotación de los campesinos. La inseguridad creada por estas guerras llevará a los campesinos a buscar la protección de los jefes militares y de la Iglesia, a cambio de su propiedad y, más tarde, a cambio de la renuncia a su propia libertad.

Aparece así, por un lado, la figura del señor feudal, dueño de una gran extensión de tierra o feudo, y también de los campesinos que la trabajan; y por otro, los siervos de la gleba, ligados de por vida a la tierra (que no pueden dejar libremente) teniendo que pagar un tributo al señor feudal. En el feudalismo, la mayor parte de la producción proviene de la explotación agrícola y ganadera de carácter familiar y casi autosuficiente, llegando a desaparecer en muchas zonas la división social del trabajo. Una parte de las tierras del señorío no era parcelada y formaba la hacienda propia del señor; el campesino tenía la obligación de trabajar gratis estas tierras señoriales o apacentar los rebaños como prestación personal. El siervo, una vez pagada su renta feudal, se queda con el resto del producto, que consume con su familia; ahora bien, si hay excedentes, el campesino puede comerciar con él. En esto reside el progreso del régimen feudal: el siervo tiene interés en acrecentar la producción, se preocupa por trabajar más y mejor, cuida los aperos y se interesa por cuantos adelantos técnicos le permitan hacer más rentable su trabajo.

La característica fundamental de la sociedad feudal es su gran jerarquización y dispersión. La base de la pirámide social y política así establecida es el señorío. En su seno, las relaciones de vasallaje se dan directamente entre productores y propietarios, entre explotadores y explotados, entre siervos y señores. Esta es la contradicción principal del feudalismo. La nobleza es una clase parasitaria que no participa en ninguna tarea productiva.

El Estado feudal es monárquico aunque el rey es el primero entre sus iguales, y su dominio se establece jerárquicamente, de señor feudal a señor feudal. El papel del rey se limitaba, aparte de cobrar impuestos a otros señores, o en sus propios feudos, a reunir un ejército cuando había que defender el territorio o hacer una guerra de rapiña, a mantener un cierto orden entre los distintos nobles o a reprimir las revueltas campesinas que pudiesen poner en peligro la existencia del sistema. La Iglesia ejerció un papel fundamental enseñándo a los siervos que el orden jerárquico era natural y divino. Los religiosos eran los monopolizadores de la cultura clásica y del arte. Los altos jerarcas eclesiásticos eran a su vez señores feudales, con grandes extensiones de tierra, siervos bajo su dominio, sus propios ejércitos y sus diezmos.

A causa de la autosuficiencia, las ciudades decaen. Pero la producción de excedentes por parte de los campesinos, así como la acumulación de riquezas en manos de los señores feudales, volvieron a hacer aparecer de nuevo el comercio; la ciudad recobró importancia económica; los comerciantes y artesanos comienzan a organizarse y consiguen imponer determinados estatutos jurídicos y privilegios frente a los señores feudales, independizándose poco a poco de su dominio y creando confederaciones de ciudades. Fueron un elemento desestabilizador del sistema, pues rompen el equilibrio de la economía cerrada de autoconsumo.

Fideicomiso

Es aquella parte de la herencia que el testador, llamado también fideicomitente, deja a otra persona, llamado fiduciario, para que se la entregue a un tercero, llamado fedeicomisario, o bien para que la invierta o le de un destino determinado.

Por extensión se aplicó también al Derecho Internacional, al dejar una organización internacional en manos de un Estado los destinos de un territorio, llamado fideicomiso, a fin de que proceda a su descolonización y se regula en el artículo 76 de la Carta de las Nacionues Unidas, aunque actualmente apenas quedan territorios bajo régimen de fideicomiso.

Fideísmo

Es la concepción religiosa que atribuye a la fe la capacidad de establecer la veracidad de una afirmación.

El fideísmo está en oposición frontal a la ciencia y sus componentes son totalmente irracionales. La fe afirma que la verdad llega al hombre revelada directamente por dios, aunque sólo se manifiesta a algunos hombres, mientras que a otros nos mantiene en el error. También admite la veracidad de sucesos absurdos, a los que llama milagros, de entes sobrenaturales así como de vida antes del nacimiento o más allá de la muerte.

Filibustero

Era el nombre que en el siglo XVII recibía el pirata de las Antillas que saqueaba las localidades costeras, en lugar de los buques mercantes.

A finales del XIX este término se empleó en España para designar a los que apoyaban la independencia de las colonias de ultramar y, más concretamente, la independencia de Cuba.

En la actualidad se emplea para aludir a un parlamentario que toma la palabra y se manteniene en el uso de ella para retrasar la aprobación de una ley.

Filioque

Es la controversia teológica acerca de si el Espíritu Santo procede sólo del Padre, como sostiene la Iglesia ortodoxa, o del Padre y el Hijo, como sostiene la Iglesia católica.

Filosofía

Es la ciencia de las leyes universales que rigen la evolución tanto el ser (es decir, la naturaleza y la sociedad) como el pensamiento del hombre y, por tanto, el proceso de conocimiento.

La filosofía es una de las formas de conciencia social y está determinada, en última instancia, por las relaciones de producción imperantes en la sociedad. La cuestión fundamental de la filosofía estriba en el problema de la relación entre el pensar y el ser, entre la conciencia y la materia, donde el ser se sitúa en el primer plano. Sobre este punto la filosofía se ha polarizado históricamente en dos corrientes opuestas: el materialismo y el idealismo, ocupando una posición intermedia entre ambos el dualismo. A lo largo de la historia, la lucha entre el materialismo y el idealismo marcha unida al desarrollo de los intereses económicos, políticos e ideológicos de las clases sociales.

Las teorías burguesas contemporáneas, sobre todo el neopositivismo, declaran que los problemas de la filosofía son seudoproblemas, metafísica; pretenden sustituir el análisis filosófico por el análisis del lenguaje de la ciencia, es decir, por el análisis lingüístico-semántico de las formas externas del pensar, del idioma y de los sistemas de signos con que se expresa el pensamiento.

Por el contrario, las preguntas capitales que la filosofía ha planteado, así como las respuestas ofrecidas, no han cambiado sustancialmente a los largo de la historia, lo cual demuestra su trascendencia. Sin embargo, la pofundización en el conocimiento de las mismas sólo puede derivar de los nuevos avances científicos. Sin tomarlos en consideración la filosofía está condenada a repetir fórmulas estereotipadas que nada nuevo pueden aportar.

En la filosofía, la lógica y la historia aparecen unidas como una misma forma, que es la dialéctica. ésta no es una forma externa del pensamiento sino una ley que rige el desarrollo de todas las cosas materiales y espirituales, es decir, el desarrollo de todo el contenido concreto del mundo y del conocimiento del mismo. La filosofía marxista considera las formas y leyes lógicas como formas y leyes aprehendidas y comprobadas por toda la práctica humana del desarrollo de los procesos naturales, históricos y sociales. La coincidencia de la dialéctica, de la lógica y de la teoría del conocimiento constituye un principio básico del materialismo dialéctico. Las formas y leyes lógicas se presentan, en esta teoría, como formas y leyes universales reflejadas en la conciencia del hombre en el transcurso de todo proceso natural o histórico social.

Finalismo

Es la ideología que atribuye a la naturaleza facultades que son exclusivas de los seres humanos.

El finalismo es una derivación del pensamiento aristotélico, según el cual hay cuatro tipos diferentes de causas, una de las cuales son las causas finales. La escolástica incidió en la importancia de este tipo de causas, que vinculó a un supuesto designio o providencia divina, a la existencia de un plan, un destino o una tendencia hacia la perfeccción, propia de cualquier obra de origen sobrenatural.

En importantes aspectos, el finalismo forma parte de las corrientes vitalistas, por lo que la crítica está justificada ya que no se puede separar a la materia viva como algo diferente de la inerte, sobrenatural y capaz de decidir todos los destinos de ambas, tanto el de la viva como el de la inerte. Aunque el viatalismo tiene una forma deísta y otra antropomórfica, ambas son variedades de la misma concepción, que transfiere a o dios o a una humanidad deificada un capacidad de regulación ominímoda sobre la naturaleza y la historia. El finalismo transfiere a la naturaleza las leyes que son propias sólo de la sociedad.

Desde el Renacimiento esta concepción se vió sometida a fuertes críticas, restringiendo el concepto de causalidad que, progresivamente, se transformó en su contrario, en un determinismo calificado de ciego, es decir, en mecanicismo y en fatalismo. Sólo existen causas eficientes, que operan inexorablemente. El mecanicismo transfirió a la sociedad las leyes propias de la naturaleza y alcanzó incluso a la biología, en donde se ha impuesto, causando verdaderos estragos.

En biología los finalistas interpretan la clasificación y la evolución de las especies como si siguieran una eterminada dirección que, además, es lineal, continuamente ascendente de mejora o perfeccionamiento progresivo. Esta hipótesis es errónea, pero también es erróneo imputársela a Lamarck, que se declaró a sí mismo como partidario del determinismo ciego. Según Lamarck, la clasificación de las especies, a diferencia de otro tipo de clasificaciones, las ordena también en el tiempo, es decir, que tiene un significado evolutivo y sigue un patrón de desarrollo y complejidad crecientes. Los seres más compejos no sólo son posteriores a los más simples, sino que surgen de ellos.

El finalismo es tan insuficiente como el mecanicismo ciego. La causalidad se basa en la acción recíproca: los fines influyen sobre el comportamiento pero, al mismo tiempo, hay que tener en cuenta los factores que influyen sobre los fines y la voluntad. Las causas finales siempre están ligadas a las eficientes y ambas se condicionan mutuamente.

En el hombre y otros seres vivos superiores son muchos y muy importantes los comportamientos finales, por lo que no se pueden ignorar. El hombre no sólo se adapta al medio sino que, al mismo tiempo, lo adapta a sus necesidades y a sus intereses.

Finiquito

Es la liquidación de cuentas entre el capitalista y el obrero al finalizar la vinculación laboral entre ambos.

El finiquito declara extinguida la relación laboral entre el patrono y el obrero, detalla las cantidades pendientes de pago por el capitalista, significa un recibo de dichas cantidades por el obrero y la declaración de que con dicho recibo no queda ninguna otra cantidad por reclamar.

Finito

Es todo aquello que está acotado o limitado en todas sus propiedades.

Lo finito está unido dialécticamente a lo infinito, que es un concepto más amplio porque toda la materia, así como el movimiento, el espacio y el tiempo, son inifinitos. Pero además, cada objeto, cada ser y el hombre mismo, son infinitos, infinitamente complejos y están en permanente cambio. Cada ser mantiene infinitos vículos con su entorno y con los demás seres, influyendo sobre ellos y siendo a su vez influido por ellos de una manera continua. Por eso, la consideración finita de cualquier objeto sólo puede ser una simplificación.

Fiscal

En el derecho español, es el funcionario que ejerce la acusación pública ante los tribunales en los procesos criminales.

Fisco

Es sinónimo de la Hacienda pública.

Originariamente el fisco era el patrimonio privado del rey, frente al erario, que era el patrimonio público. Tenía todos los privilegios de un menor de edad. Pero finalmente acabaron confundiéndose ambos conceptos, porque el rey saqueaba los bienes públicos en provecho privado. De ahí derivó la palabra confiscación, que es la apropiación pública de lo que es privado. También derivó el término fiscal y el verbo fiscalizar, sinónimo de vigilar, controlar o supervisar la actividad de otro.

Física

Es la ciencia que estudia los fenómenos de la naturaleza, los movimientos de las partículas elementales, la estructura de los átomos, los campos gravitatorios, eléctricos y magnéticos, así como los procesos moleculares.

En la Antigüedad, la palabra física designaba todo el conjunto de datos sobre la naturaleza. Posteriormente, empezó a comprenderse por física la ciencia que trata de las leyes del movimiento de los cuerpos (mecánica), de las causas de los fenómenos sonoros (acústica), térmicos, eléctricos, magnéticos y ópticos. Hasta el siglo XIX la física estuvo dominada por las leyes de la mecánica, que eran leyes dinámicas, de los cuerpos en movimiento. La termodinámica comenzó a estudiar fenómenos irreversibles, mientras que los procesos propiamente mecánicos no poseen semejante irreversibilidad. Por otra parte, se comprobó que las leyes del campo electromagnético no podían reducirse a las leyes de la mecánica. De este modo, en el siglo XIX la física se emancipó de la mecánica. El principio de la conservación de la energía se convirtió en el principio fundamental de la física.

A fines del siglo XIX se descubrieron fenómenos físicos nuevos, anteriormente desconocidos: emisión y propagación de las señales de radio, de los rayos X, radiactividad. Durante la primera mitad del siglo XX, la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica hicieron que la física se apartara de los conceptos clásicos, que las corrientes idealistas trataron de aprovechar. Sin embargo, la física proporciona argumentos irrefutables en favor del materialismo dialéctico.

Fisicalismo

Es una teoría errónea defendida por algunos filósofos neopositivistas a comienzos del siglo XX según la cual el lenguaje científico debe emplear términos que se refieran a la realidad física, o que puedan ser traducidos en dichos términos sin perdida de significado.

Los defensores más importantes de esta ideología fueron Rudolf Carnap y Otto Neurath. El fisicalismo es un reduccionismo mecanicista, que veces toma el nombre de monismo e incluso pretende hacerse pasar por materialismo. Según su criterio, sólo existe la realidad física espacio-temporal; por tanto, el único lenguaje con sentido es aquél que se refiere a cosas físicas, sus propiedades y comportamientos.

Para los neopositivistas todas las leyes son leyes físicas, en el sentido de que se refieren (o se han de referir si quieren tener sentido) a realidades espacio-temporales, a realidades físicas. Según ellos no hay diferencias esenciales entre las distintas ciencias: la distinción entre las ciencias naturales y las ciencias humanas o ciencias del espíritu es gratuita. Toda ciencia, si es tal, es ciencia natural, ciencia física. Todo concepto legítimo ha de poder reducirse a términos que describan cosas físicas, propiedades o comportamientos físicos. Cada ciencia no tiene un dominio propio de leyes, por lo que las leyes de la física, y por lo tanto leyes referidas a lo inorgánico, pueden explicar los fenómenos que estudian las demás ciencias.

Ciertamente el mundo material es único, pero la materia está en perpetuo movimiento y cambio, adoptando las formas más diversas, por lo que sus leyes no se pueden reducir a las de la física, ni mucho menos a las de la mecánica, que sólo estudia algunas de ellas sin abarcarlas todas.

Fisiocracia

Fue una corriente de la economía política burguesa en Francia en el siglo XVIII.

El fundador de esta teoría fue F. Quesnay. Los fisiócratas rechazaron la idea mercantilista de la riqueza como acumulación de dinero en el país. Consideraban que la única fuente de riqueza es la naturaleza, de donde proviene, según ellos, la plusvalía, que concebían como un incremento material de los valores de uso, y no como un incremento del valor. Según ellos, la agricultura es la única rama en que se crea producto neto, mientras que la industria es estéril.

Los fisiócratas situaron el origen de la riqueza social en la producción, en lugar de situarlo, como hasta entonces se había hecho, en la circulación. Examinaron el capital en el proceso de producción, en vez de identificarlo -como hacían los mercantilistas- con la forma monetaria con la que aparece en la esfera de la circulación. Con ello sentaron las bases del análisis de la producción capitalista en su conjunto. El cuadro económico de Quesnay, aunque contenía muchas tesis contradictorias y erróneas, fue el primer ensayo para presentar el proceso de la reproducción capitalista en su conjunto. Fueron los primeros en hacer depender la situación de las clases sociales de la estructura económica. Fueron también partidarios del dominio ilimitado de la propiedad privada, de la libre competencia y de la libertad de comercio exterior.

Es asimismo un mérito científico de los fisiócratas no confundir el capital con su forma monetaria en el proceso de circulación sino analizarlo en el proceso de producción.

Fisión nuclear

Es el proceso de escisión de un núcleo atómico para formar otros.

A diferencia de la fusión nuclear, para lograrlo se requiere que los núcleos tengan la máxima repulsión posible, lo que se consigue con átomos con muchos protones, como el uranio.

Flete

Es el precio que se paga por el alquiler de un buque.

Fletador es quien toma en alquiler el buque para transportar una carga, y armador o naviero el dueño del mismo. En realidad, el armador no sólo cede el buque sino que realiza el porte con su propia tripulación.

Flogisto

Es una sustancia inexistente que en los orígenes de la química se imaginó asociada al fuego y a la combustión.

Los antiguos griegos consideraban al fuego como uno de los elementos básicos que entraban en la composición de todas las sustancias conocidas y sinónimo de vida. El dominio del fuego equivalía al dominio de la vida misma. El fuego consumía las cosas reduciéndolas a cenizas, por lo que los combustibles parecían tener una sustancia de la que se desprendían al arder. En el siglo XVIII se impuso la tesis del flogisto, nombre dado por Becher (1635-1682) y Stahl (1660-1734) a esa sustancia que desaparecía en el aire al arder y que no tenía masa.

Hasta que en 1643 no se crearon máquinas vacío y se demostró que en condiciones de vacío la combustión era imposible, no se comenzó a pensar que había algo en el aire directamente relacionado con el fuego. La hipótesis del flogisto se demostró inconsistente cuando Joseph Priestley (1733-1804) demostró en 1774 que ese elemento era el oxígeno: la combustión era un proceso de oxidación en el que el elemento no perdía ningún elemento sino que ganaba oxígeno, nombre que fue aportado pocos años después por Lavoisier a la química.

Fluxiones

Es el nombre que dio Newton al cálculo infinitesimal y que prevaleció en Gran Bretaña hasta mediados del siglo XIX.

Al mismo tiempo que Leibniz y bajo el nombre flujos o fluctuaciones, Newton desarrolló un método cuantitativo de medida del movimiento de la materia que revolucionó la matemática y otras ciencias.

Foquismo

Es una concepción de la guerrilla que se extendió en Latinoamérica después de la revolución cubana para impulsar la revolución a partir de un núcleo reducido de combatientes armados.

A causa del éxito de la Revolución Cubana, los revolucionarios latinoamericanos entendieron equivocadamente que se trataba de un modelo de aplicación general para todo el continente. Sin embargo, Cuba fue una excepción a causa de la concurrencia de una serie de circunstancias favorables y su ejemplo no se pudo extender en la misma forma en que se había practicado en la isla.

Formación social

Es la sociedad humana en una determinada fase de su desarrollo histórico, caracterizada por el modo de producción y por la superestructura política y jurídica, por las formas de conciencia social, una y otras determinadas por dicho modo de producción.

El concepto de formación económico-social constituye la piedra angular de la concepción materialista de la historia, proporciona la clave para explicar el curso de las relaciones sociales entre los hombres en el proceso de producción, de distribución y consumo de bienes materiales. En la historia de la humanidad, se conocen cinco formaciones económico-sociales, que se han ido sucediendo consecutivamente unas a otras: la de la comunidad primitiva, la esclavista, la feudal, la capitalista y la comunista. En cada formación social actúan leyes generales que las enlazan en el proceso, único, de la historia mundial de la humanidad. El modo de producción de los bienes materiales, base de cada formación económico-social concreta, constituye la unidad de las fuerzas productivas y las relaciones de producción. El desarrollo de una determinada formación económico-social se expresa en el paso de una de sus etapas a otra más elevada. En una determinada etapa, como consecuencia del conflicto entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, se hace necesario cambiar el viejo modo de producción por otro nuevo, más progresivo, cuyo establecimiento hace que también se transformen todos los demás aspectos de la vida de la sociedad. En las formaciones económico-sociales antagónicas que precedieron al sociallismo, el nuevo modo de producción se estableció como resultado de la lucha de clases y de la revolución social llevada a cabo bajo la dirección de la clase avanzada. El capitalismo es la última formación económico-social basada en la explotación del hombre por el hombre.

Formalismo

— 1. En lingüística, fue una corriente surgida en la Unión Soviética los primeros años de la revolución partidarios de un análisis estructuralista de la creación literaria.

Sus representantes más destacados fueron Ossip Brik (1888-1945), Sklovski (1893-), I.Tinianov (1894-1943) y Roman Jakobson (1896). No obstante sus extraordinarias aportaciones, sus tesis eran erróneas, ya que el lenguaje no es sólo una relación de signos donde está ausente a realidad que refleja. La lengua no es un álgebra independiente del significado en el que sólo interese el punto de vista del receptor del mensaje pero no el del hablante que se expresa ni su expresividad. Es consecuencia del culto a la forma estática, inmóvil e igual a sí misma, por encima del fondo.

— 2. En matemáticas, fue una corriente surgida a comienzos del siglo XX que pretendió la axiomatización completa de la matemática a partir de la lógica formal.

Su representante más destacado fue el matemático alemán David Hilbert (1845-1918). Para evitar la ambigüedad y fomentar la precisión, Hilbert rechazó el empleo de la intuición o de cualquier otro argumento ajeno al propio sistema lógico. La lógica era independiente del significado de los símbolos utilizados. En 1931 el matemático checo Kurt Gödel (1906-1978) demostró que el proyecto era inviable, indicando los propios límites de la lógica formal. Sin embargo, el proyecto sirvió para desarrollar los lenguajes formales de los ordenadores y los programas informáticos.

Foro

Es un contrato por el que el propietario de un terreno cede a otro la explotación del mismo por una o varias generaciones a cambio de una cantidad de dinero anual o de una parte de los frutos que se obtengan.

Fue caracterísico de Galicia y tiene una naturaleza semifeudal.

Fósil

Es el residuo orgánico de un ser vivo inexistente en la actualidad.

La compresión científica de los fósiles constituye uno de los mayores descubrimientos de la ciencia contemporánea. En su obra Hidrogeología, escrita en 1801, Lamarck desarrolló por vez primera este concepto científico, al sostener aunque en la actualidad los fósiles formaban parte de la materia inerte, eran rastros de antiguas formas de materia viva ya desaparecidas. Por lo tanto, dijo Lamarck, los seres vivos no aparecieron simultáneamente sino que hubo épocas anteriores en las cuales vivieron animales (y plantas) que ya no existen y que también hubo épocas en las cuales seres vivos que hoy existe no existieron.

El naturalista francés incluyó dentro de la clasificación de las especies a las extinguidas, por lo que descubrió el vínculo de los fósiles con la evolución, demostrando que los seres vivos y los extinguidos están mutuamente relacionados y que la manera de relacionarlos es a través de su clasificación. Esa relación es genealógica, es decir, que unos seres vivos proceden de otros.

Fotosíntesis

Es la absorción por las plantas de la energía solar para transformarla en sustancia viva.

Descubierta por el biólogo ruso Timiriasev, la fotosíntesis demuestra la transformación recíproca de la materia inorgánica en materia orgánica, que es una de las pruebas de la unidad de la materia.

Fourierismo

Es la corriente del socialismo utópico impulsada por el francés Charles Fourier (1772-1837).

La característica predominante de Fourier es su espíritu crítico y su sátira mordaz. Fourier puso al desnudo despiadadamente la miseria material y moral del mundo burgués, las lacras del capitalismo, la anarquía de la producción inherente a dicho régimen, que conduce a las crisis, el parasitismo, la venalidad y la codicia, la creciente miseria de los trabajadores y la riqueza de una minoría, la hostilidad de sus intereses. Expuso, por primera vez y de forma magistral, la posición esclava de la mujer en la sociedad burguesa. Para él, el grado de emancipación de la mujer en una sociedad es el termómetro natural por el que se mide la emancipación general.

Sin embargo, lo más relevante de las ideas de Fourier es la forma en que concibe la historia. Para él, la historia de la sociedad se divide en cuatro etapas de desarrollo: salvajismo, patriarcado, barbarie y civilización; fase ésta convergente con la sociedad burguesa del momento, de la que dijo: El orden civilizado eleva a una forma compleja, ambigua, equívoca e ilimitada todos aquellos vicios que la barbarie practicaba en medio de la mayor sencillez.

La dialéctica era también manejada por Fourier con gran maestría. Es de Fourier esta célebre frase: En la civilización, la pobreza brota de la misma abundancia. Según Fourier, la civilización se movía en un ciclo de contradicciones, que se reproducen constantemente, sin llegar a superarlas: Toda fase histórica tiene su vertiente ascensional, más también su ladera descendente, y proyecta esta concepción en su estudio de la historia introduciendo la idea del acabamiento futuro de la humanidad.

Fourier elaboró planes para la transformación pacífica de la sociedad burguesa en un régimen de armonía en el que el hombre pudiera desarrollarse libremente y satisfacer todas sus necesidades. El eslabón fundamental de esa sociedad armónica, según Fourier, es la falange o asociación basada en el trabajo universal. Entendía Fourier que el trabajo perderá sus rasgos repulsivos y se convertirá en la primera necesidad del hombre, en un placer, dado que cada miembro de la falange elige voluntariamente su clase de trabajo y en el transcurso de la jornada laboral puede cambiar sus ocupaciones en la industria y en la agricultura. En lugar de la competencia burguesa, se establecerá la emulación entre los individuos para alcanzar los mejores resultados, desaparecerá la división del trabajo, división que deforma al hombre, desaparecerá la contradicción entre el trabajo intelectual y el trabajo manual, entre la ciudad y el campo. En la falange, a juicio de Fourier, el trabajo alcanzará una gran productividad, y se obtendrá la abundancia de bienes materiales, que se distribuirán en consonancia con la labor realizada y el talento. El paso a la nueva sociedad será el resultado de la propaganda que se haga en torno a la experiencia de los falansterios, cuyo ejemplo será seguido por la humanidad entera. Fourier confiaba en poder organizar los falansterios con la ayuda de capitales facilitados por burgueses de buen corazón. No comprendió la misión histórica del proletariado, negaba la significación de la lucha de clases y la necesidad de que la sociedad capitalista se transformara por la vía revolucionaria, lo cual reflejaba el escaso desarrollo del proletariado. Sin embargo, a pesar del carácter utópico y fantástico de muchas de sus conjeturas, la doctrina de Fourier tuvo un influjo positivo y constituyó una de las fuentes del socialismo científico.

Fracción

Es una parte minoritaria de una organización política que funciona con personalidad propia.

En el partido comunista, aunque todos los militantes expresan libremente sus opiniones en todas las reuniones, de forma individual o colectiva, no pueden existir ningún tipo de fracciones para asegurar la unidad de acción. Quienes hagan labor fraccional deben ser expulsados.

Pero las organizaciones políticas burguesas, así como las trotskistas, admiten la configuración interna de grupos y corrientes diversas que expresan la lucha de intereses dentro de la burguesía y su necesidad de agrupar fuerzas para fines electorales.

Fractal

Es una figura geométrica cuya dimensión no es un número natural y tiene la característica de autosimilitud.

En la geometría euclídea las figuras tienen una dimensión cero, como el punto, una dimensión unitaria, como la línea, dos dimensiones, como el cuadrado, tres dimensiones, como el cubo, y así sucesivamente. Sin embargo, las dimensiones de las figuras fractales pueden ser 1'32 o cualquier otra fracción no entera.

También en la geometría euclídea las figuras cambian cuando aumenta o disminuye la escala con la que se las examina, por lo que cualquier circunsferencia vista a través de un microscopio presenta irregularidades. Por el contrario, las figuras fractales presentan autosimilitud o simetría de escala: no cambian sustancialmente por más que se aumente la escala a la que se las represente.

Fractal fue un término acuñado en 1975 por el matemático polaco Benoît Mandelbrot y tiene una doble significación: por un lado significa irregular, quebrado y, por el otro, significa también fraccional, no entero.

La geometría fractal sirve para expresar de una manera gráfica los modelos matemáticos del caos que se obtienen repitiendo en un ordenador la misma operación matemática muchas veces.

Fracturación hidráulica

Es la ruptura de la roca de esquisto o pizarra a unos 5.000 kilómtros del subsuelo terrestre para extraer gas o petróleo.

También se la conoce como fracking. El esquisto o pizarra es un tipo roca porosa que acumula gas en las profundidades, distribuido en pequeñas bolsas microscópicas, no conectadas entre sí. Aunque ya era conocida anteriormente, desde 2007 se empezó a utilizar industrialmente para conseguir reunir el gas, que fluye hacia la superficie donde se puede almacenar industrialmente.

Es posible utilizar una técnica similar para extraer petróleo, aunque aún no se ha puesto en funcionamiento. No obstante, la técnica requiere grandes cantidades de agua a presion, así como arena y productos químicos altamente contaminantes. Económicamente no ha cumplido con ninguna de las expectativas porque los yacimientos se agotan muy rápidamente y no compensan las grandes inversiones necesarias.

Franquismo

Es el régimen fascista impuesto en España tras la guerra civil de 1936 a 1939 y que, retocado en 1978, subsiste hasta la actualidad.

Sobre una base fascista común, el franquismo presenta diferencias notables respecto a otros sistemas parecidos, como el hitleriano en Alemania. Primero que no alcanzó el poder en unas elecciones, sino tras tres años de feroz guerra civil. Segundo, el importante papel que desempeñaron los militares y no lo partidos civiles. Tercero, se ha prolongado en el tiempo como ningún otro, demostrando una extraordinaria capacidad de adaptación a las más diversas circunstancias internas e internacionales.

El carácter militar del franquismo no ha desaparecido en ningún momento, pues los militares, por sí o a través del rey, controlan importantes resortes del Estado, ya que se trata de una forma de gobierno que se sostiene en el uso sistemático y planificado del terror y la violencia contra las masas.

Frenología

Es la teoría sicológica errónea según la cual los rasgos del carácter y demás facultades humanas radican en las protuberancias de puntos determinados del cráneo.

Fue expuesta a comienzos del siglo XIX por los anatomistas austriacos Francis Joseph Gall (1758-1828) y su alumno John Caspar Spurzheim (1778-1832). Sus teorías las llevaron a la práctica en la cárceles, ya que consideraban que las causas de la criminalidad estaban en la forma del cráneo y que se podían tratar quirúrgicamente, lo que condujo a experimentos y prácticas aberrantes con los reclusos.

Sus absurdas teorías, sin embargo, tuvieron mucho éxito entre la burguesía, especialmente entre los positivistas.

Frente Popular

Es la estrategia política del partido comunista de unión de todas las fuerzas políticas y sociales para hacer frente al fascismo.

Freudismo

Es la corriente sicoanalítica impulsada por Sigmund Freud (1856-1939).

El pensamiento de Freud se encuadra en el marco de las corrientes irracionalistas y vitalistas que aparecieron a finales del siglo XIX con la entrada del capitalismo en su etapa monopolista. Sus fundamentos ideológicos son idealistas, presentando una interpretación simbólica de la historia y del comportamiento sicológico sustentado fundamentalmente en analogías establecidas de manera arbitraria.

El núcleo del freudismo es el inconsciente, que aparece sobrevalorado en todos sus escritos y que, además, considera como opuesto a la conciencia. El inconsciente determina el comportamiento humano, aunque Freud no explica su naturaleza síquica.

Además, subraya la invariabilidad de los mecanismos psíquicos fundamentales del inconsciente. Fred presenta como invariable la naturaleza psíquica y estima que los instintos orgánicos del ser humano, sus pasiones, determinan por entero la conducta del hombre, lo mismo en la vida privada que en la social.

Freud se declaró partidario de un determinismo psicológico riguroso: lo psíquico se determina siempre por lo psíquico. Consideraba que lo síquico es primario respecto a lo somático, a su vez, dominado por el inconsciente, retenido y sublimado por la censura. Resulta así que los fenómenos somáticos están determinados por los psíquicos y éstos lo están por fenómenos también psíquicos. La conjetura de que el inconsciente predomina en la sique se demuestra recurriendo a interpretaciones arbitrarias basadas precisamente en la conjetura misma. El problema de lo psíquico queda, pues, enfocado en un sentido.

El inconsciente se forma bajo la influencia del sistema de inhibiciones sociales. En caso de conflicto, las inclinaciones inconscientes engañan a la censura y se presentan ante la conciencia bajo el aspecto de sueños, de lapsus en el habla y neurosis.

El sicoanálisis es un método subjetivo de análisis de la psique que se basa, entre otros, en asociaciones libres con las que se interpretan los sueños, la neurosis y los lapsus. Estos métodos están llamados a adivinar, tras el sentido manifiesto, aparentemente absurdo, del inconsciente, su fondo verdadero, que es de tipo sexual.

Además de un método terapéutico de las enfermedades nerviosas y psíquicas, el freudismo pretende ser una teoría general de la historia, del arte y de la sociedad. En el último período de su actividad, Freud aplicó el sicoanálisis a multitud de fenómenos sociales, interpretándolos arbitrariamente como expresiones del inconsciente de un individuo o de pueblos enteros. Los psicoanalistas justifican las lacras del capitalismo como manifestaciones inevitables de las tendencias inconscientes del hombre en cualquier época. Al considerar que la base del régimen político dominante está en las inclinaciones que se dan en la naturaleza humana y no en las relaciones sociales, el freudismo se erige como una variedad de la sociología idealista y reaccionaria.

Fuero

Es una expresión compleja derivada del feudalismo español que puede tener muy distintos significados:

— 1. Ley o recopilación de normas jurídicas feudales

— 2. Privilegio, franquicia o prebenda concedida en el feudalismo a una ciudad, pueblo o grupo de personas

— 3. Sinónimo de jurisdicción así como de competencia territorial de un órgano judicial.

Fuerza de trabajo

Es el conjunto de capacidades físicas, espirituales y organizativas, de que dispone el hombre para utilizar en el proceso de producción de bienes materiales.

En las sociedades antagónicas de clase, los obreros carecen de medios de producción y son explotados. Las formas en que se explota la fuerza de trabajo dependen del tipo de propiedad imperante. Bajo el capitalismo, la se explota fuerza de trabajo se convierte en una mercancía, para lo cual son necesarias dos condiciones: primera, la libertad de disponer de su fuerza de trabajo y, segunda, la carencia de medios de producción y, por tanto, la necesidad de vender la capacidad de trabajo para obtener medios de subsistencia. Bajo el capitalismo, la fuerza de trabajo, como cualquier otra mercancía, posee valor y valor de uso. El valor de la fuerza de trabajo se determina por el valor de los medios de subsistencia indispensables para mantener la normal capacidad de trabajo de su poseedor y sostener a los miembros de su familia, y también por los gastos que implica el aprendizaje del obrero. Con el desarrollo de la sociedad, el valor de la fuerza de trabajo cambia de magnitud, dado que se modifican las necesidades y la cantidad de medios de vida necesarios al obrero y a su familia; también cambia el valor de dichos medios de vida a causa del avance de las fuerzas productivas. Las diferencias de nivel en el desarrollo económico, las peculiaridades nacionales e históricas de los países, así como las condiciones naturales y climáticas, hacen que el valor de la fuerza de trabajo en los diferentes países presente diferencias esenciales. A medida que la producción progresa, se registra una tendencia general a que se eleve el nivel de las necesidades del obrero y aumente el valor de la fuerza de trabajo. Los capitalistas procuran reducir al mínimo las necesidades materiales y culturales de los trabajadores disminuyendo los salarios. El valor de uso de la mercancía fuerza de trabajo estriba en la facultad que posee el obrero de crear, en el proceso de trabajo, un valor que supera al de la propia fuerza de trabajo, es decir, estriba en la facultad de proporcionar plusvalía.

Fuerzas productivas

Es la combinación de los medios de producción y de los trabajadores que los emplean para producir bienes materiales.

Las fuerzas productivas expresan la relación que existe entre el hombre y la naturaleza, el grado en que éste la domina y crecen de manera incesante. En el proceso de producción de los bienes materiales, los hombres perfeccionan los instrumentos de trabajo, crean nuevas máquinas, aprenden a explotar las riquezas naturales, amplían sus conocimientos, van dominando las leyes que rigen el desarrollo de la sociedad y de la naturaleza.

Existe una parte material y técnica de las fuerzas productivas, compuesta ante todo por los medios de trabajo, pero la fuerza productiva principal está formada por los trabajadores, que crean los instrumentos de producción, los ponen en movimiento, poseen experiencia, conocimientos y hábitos de trabajo.

En nuestra época, la ciencia también es una fuerza directamente productiva. Otra importante fuerza productiva es la organización del trabajo, su distribución y su especialización.

Por el influencia del crecimiento de las fuerzas productivas y, ante todo, del perfeccionamiento de los instrumentos de producción, cambian las relaciones de producción y se modifica también el modo de producción. A un determinado nivel de las fuerzas productivas corresponden determinadas relaciones de producción, en las que entran los hombres en el proceso de producción. Marx decía que lo que distingue a las épocas económicas unas de otras no es lo que se hace, sino el cómo se hace, con qué instrumentos de trabajo se hace. Los instrumentos de trabajo no son solamente el barómetro indicador del desarrollo de la fuerza de trabajo del hombre, sino también el exponente de las condiciones sociales en que se trabaja.

En una determinada fase de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes. En las formaciones económico sociales antagónicas, como la capitalista, dicha contradicción se convierte en un conflicto insoluble, dado que las relaciones de producción se convierten en un freno. La revolución social es la forma en que se expresa y se resuelve este conflicto. El capitalismo, después de haber desarrollado de manera gigantesca las fuerzas productivas, se ha convertido en un obstáculo para el progreso social. El conflicto entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción plantea a la clase obrera la tarea de romper la descompuesta envoltura capitalista, liberar las poderosas fuerzas productivas creadas por los trabajadores y utilizarlas en provecho de toda la sociedad.

Fundamentalismo

Es la aplicación rigurosa de los dogmas de cualquier religión.

Todas la religiones disponen de un sistema de creencias que consideran no inventadas por los hombres sino reveladas por dios, al que se reputa infalible y al que, además, se debe una obediencia ciega. Por tanto, el creyente está sometido a ellas.

Sin embargo, para expandirse, las religiones necesitan, al mismo tiempo, flexibilizar sus dogmas para adaptarlos a otras culturas o costumbres y adaptarse a los cambios sobrevenidos con el paso del tiempo por el progreso social. Así durante dos mil años la Iglesia católica ha venido realizando sus ritos litúrgicos en latín, hasta hace treinta años, lo que hacía que sus fieles no comprendieran absolutamente nada de ellos. Todas las religiones se crearon hace miles de años y el dogmatismo las ha dejado fosilizadas y obsoletas, por lo que aparece siempre un conflicto entre quienes pretenden modernizar los ritos de conformidad con los nuevos tiempos, y quienes tratan de sostener la literalidad de sus preceptos.

Sin embargo, el imperialismo difunde la idea de que únicamente el islam padece esa corriente rigorista porque son precisamente algunas corrientes islamistas las que vienen haciéndole frente de una manera más firme en determinados países.

Fusión nuclear

Es el proceso mediante el cual dos núcleos atómicos se unen para formar uno de mayor peso atómico.

El nuevo núcleo tiene una masa inferior a la suma de las masas de los dos núcleos que se han fusionado para formarlo. Esta diferencia de masa se libera en forma de energía, cuya cantidad varía en función de los núcleos que se unen y del producto de la reacción.

Los núcleos atómicos se repelen debido a que están cargados positivamente. Esto hace que la fusión solo pueda darse en condiciones de temperatura y presión muy elevadas que compensen esa fuerza de repulsión. La temperatura elevada hace que aumente la agitación térmica de los núcleos y esto los puede llevar a fusionarse, debido al efecto túnel. Para que esto ocurra son necesarias temperaturas del orden de millones de grados. El mismo efecto se puede producir si la presión sobre los núcleos es muy grande, obligándolos a estar muy próximos.

La fusión es más fácil cuando los núcleos tienen la mínima fuerza de repulsión, y esto se logra con los átomos más ligeros, los de hidrógeno, que sólo tienen un protón en su núcleo. Por eso la fusión más utilizada es la del deuterio y el tritio, dos isótopos del hidrógeno, para formar helio. La bomba de hidrógeno no es más que una fusión nuclear que provoca una temperatura muy elevada.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | X | W | Y | Z | Descargar