A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z

Detención

Es la captura por la policía de un militante.

La detención de un militante revolucionario supone una victoria táctica para la burguesía. Aunque la detenciones de los revolucionarios son inevitables, siempre siembran la desmoralización entre los más vacilantes, que tienden a interpretar este hecho como algo una derrota estratégica. Este tendencia se amplía con las muestras que omnipotencia de las que la policía hace gala hacia el detenido, aparentando que lo saben todo y que lo pueden todo. La tortura es el máximo ejemplo de esa pretendida omnipotencia cuyo objetivo primordial no es tanto obtener información como destruir al propio detenido, hundirle moralmente, hacerle renegar de sus ideales e incluso reconvertirle en un confidente suyo.

La detención pone a prueba la firmeza política del revolucionario y, si la supera, ayuda a templarle en la larga lucha. El detenido es un representante de la revolución ante los esbirros más sinestros de la burguesía y debe ponerlo de manifiesto en su comportamiento: negándose a declarar, negando todas las evidencias, no firmando ningún papel y no reconociendo ni ofreciendo los nombres de ningún compañero. En este tipo de situaciones es más cierto que nunca la consigna de que resisir es vencer. Esa misma actitud se debe mantener ante los esbirros con toga, los jueces.

Ante una situación así, la policía suele cambiar de táctica y trata de entrar en un diálogo informal con el revolucionario para luego llegar al interrogatorio de una manera sutil. También es importante evitar ese tipo de conversaciones distendidas, que son una trampa, sobre todo para los más inexpertos.

Es importante no caer en la pasividad, no bajar la guardia. Las detenciones son un batalla más de la lucha revolucionaria, y hay que afrontarlas como cualquier otra. La detención puede ser importante para que el militante obtenga información de la policía.

Las detenciones son tambien importantes para impulsar la lucha. Se deben denunciar ante las masas y recabar su solidaridad de manera que una derrota táctica se convierta en una victoria estretégica, al reforzar los vínculos de la vanguardia con las masas. Ante una detención, la pasividad es siempre el peor enemigo, tanto del detenido como de la organización.

Determinismo

Es la doctrina científica que afirma la interacción causal y universal de todos los fenómenos naturales y sociales.

La ideología burguesa actual sigue condicionada por las concepciones de la física del siglo XVIII, que confunde el determinismo con el mecanicismo y sostiene una concepción metafísica de la causalidad, equiparada a la necesidad. Para el mecanicismo el universo es un engranaje gigantesco y homogéneo, de tal manera que siempre está regido por las mismas leyes, que no son sólo fijas e inmutables sino, además, tan exactas que bastan para predecir el comportamiento futuro de los fenómenos. El estado presente del universo es un efecto de su estado anterior y la causa de su estado futuro. Bajo las mismas circunstancias se obtienen resultados también idénticos, y si las circunstancias varían ligeramente, el resultado cambiará proporcionalmente.

En última instancia el mecanicismo era una forma de fatalismo religioso al revés; adquiere un carácter místico y conduce a la predestinación. El futuro está fijado por el pasado; el futuro ya está escrito en la naturaleza, el destino es inexorable, la libertd no existe.

No se puede equiparar el determinismo al mecanicismo. El materialismo dialéctico critica el mecanicismo al mismo tiempo que defiende el determinismo: no existe efecto sin causa ni causa sin efecto. Los fenómenos están conectados entre sí por vínculos causales y la tarea de la ciencia no es es otro que averiguarlos. Las conexiones de causa y efecto no son tampoco unilaterales sino que existe una acción recíproca entre ambos, por lo que las causas se convierten en efectos y los efectos en causas.

El determinismo afirma la unidad del azar y la necesidad. La libertad no es otra cosa que la conciencia de esa misma necesidad.

En la actualidad la interpretación realizada por la Escuela de Copenhague de la mecánica cuántica ha impuesto el denominado principio de indeterminación en la ideología burguesa, promoviendo el indeterminismo sobre la base de un concepto falso de azar. Lo mismo ha ocurrido en la genética con la teoría de las mutaciones al azar, la denominada teoría del caos y otras concepciones idealistas que la burguesía ha puesto en boga.

Devaluación

Es la pérdida de valor de una moneda con respecto al oro o a otras monedas en el comercio internacional.

Unas veces los gobiernos fijan el cambio de su moneda con respecto a otras de forma estable, pero la mayor parte de la veces dejan que sea el mercado de divisas quien fije al valor de la propia moneda. Por tanto la pérdida de valor puede ser bien por decisión del propio país o por imposición del mercado internacional. Cuando la devaluación es una medida de política económica decidida por un país, significa que el Estado acude en apoyo de los monopolios internacionales para desbancar a sus competidores. Por el contario, cuando deriva de la libre flotación de la moneda, expresa la debilidad relativa de toda su economía.

Dialéctica

Es la concepción de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento como un cambio continuo producido por la colisión de sus contradicciones internas.

La unidad y la lucha de los contrarios es la esencia de la dialéctica y se encuentra en todas las formas cualitativamente distintas de materia, en todos los fenómenos, constituyendo la esencia misma de ellos, cualquiera que sea su naturaleza.

La dialéctica estudia las leyes más generales del movimiento de la materia, de la sociedad y del pensamiento. A la filosofía se le ha planteado siempre el problema de la concepción del movimiento, es decir, el problema del desarrollo. Ya los griegos de la Antigüedad tenían una visión materialista y dialéctica del mundo, pero el escaso desarrollo de las ciencias no les permitió demostrar sus observaciones y ello obró en favor de la concepción idealista y metafísica del mundo, la cual se impuso a toda la sociedad durante un largo período de tiempo hasta que la aparición del capitalismo, el desarrollo de la lucha de clases y la investigación científica hicieron posible la actualización y reelaboración, sobre bases firmes, científicas y materialistas, de la dialéctica. El mérito principal de esta labor corresponde a Marx y Engels.

El movimiento es la cualidad más universal y absoluta de la materia. Todas las cosas del universo se encuentran en movimiento. En palabras de Engels, el movimiento, en su sentido más general, concebido como modo de existencia, atributo inherente a la materia, abarca todos los cambios y procesos que se producen en el Universo, desde el simple cambio de lugar hasta el pensamiento. La forma más elemental de movimiento de la materia es el simple cambio de lugar, mientras que la forma cualitativamente superior de movimiento es el pensamiento humano.

En la concepción del desarrollo, los filósofos se dividen en dos campos, la metafísica y la dialéctica. La concepción metafísica del mundo ve las cosas aisladas unas de otras, sin ningún movimiento, estáticas, y de manera unilateral, apreciando uno solo de sus aspectos. Cuando reconoce el movimiento o el desarrollo, lo considera únicamente como aumento o disminución en la cantidad, o como simple desplazamiento. Además, las causas de tal desarrollo estarían fuera de las propias cosas, en las fuerzas externas.

La concepción opuesta, la concepción materialista dialéctica del mundo, sostiene que las cosas están íntimamente relacionadas unas con otras, en pleno movimiento y transformación de unas formas en otras cualitativamente distintas. Además, las causas del movimiento de los fenómenos no son externas, sino internas, obedecen a su carácter contradictorio interno.

Los cambios en las cosas son ocasionados principalmente por el desarrollo de las contradicciones internas, es decir, considera que las causas internas constituyen la base del cambio. El movimiento concebido como automovimiento, resultado de las contradicciones internas, de la unidad y de la lucha de los contrarios, es el núcleo, la esencia de la dialéctica. Como dijo Lenin la división de un todo y el conocimiento de sus partes contradictorias es la esencia de la dialéctica. El desarrollo como unidad y lucha de los contrarios es la clave que permite concebir el automovimiento, la vitalidad manifiesta de todas las cosas, su riqueza cualitativa, su variedad infinita, sus cambios y transformaciones. Según expuso Engels, la dialéctica, la llamada dialéctica objetiva, predomina en toda la naturaleza, y la denominada dialéctica subjetiva, el pensamiento dialéctico, no es más que el reflejo del movimiento a través de opuestos que se manifiestan en todas partes, en la naturaleza, y que en el constante conflicto de los contrarios y su paso final del uno al otro, o a formas superiores, determina la vida de la naturaleza.

El movimiento están determinados por las tres leyes dialécticas más importantes, que son objetivas y universales. La primera es la transformación de los cambios cuantitativos en cambios cualitativos; la segunda es la unidad de los contrarios y la tercera, la negación de la negación.

La transformación de los cambios cuantitativos en cambios cualitativos establece que la acumulación de cambios cuantitativos graduales, imperceptibles, en un momento determinado conduce a cambios esenciales, radicales, cualitativos, al salto de la vieja calidad a una calidad nueva.

Todo proceso de desarrollo es al mismo tiempo discontinuo y continuo. La discontinuidad se presenta en forma de salto cualitativo y la continuidad, en forma de cambio cuantitativo. Los cambios cuantitativos y los cualitativos están relacionados entre sí y se condicionan unos a otros: no sólo se produce el tránsito de los cambios cuantitativos a cualitativos, sino también el proceso inverso, es decir, la transformación de las características cuantitativas como resultado del cambio de la calidad.

Los cambios cuantitativos y cualitativos son relativos. Unos mismos cambios son cualitativos respecto a determinadas propiedades, y son únicamente cuantitativos respecto a otras propiedades (más generales). Así, el paso del estadio premonopolista del capitalismo al estadio monopolista no constituye un cambio absoluto de la calidad: la calidad de capitalismo, en este caso, se modifica únicamente en el sentido de que aparecen algunos nuevos rasgos y propiedades esenciales, pero en el fondo el capitalismo no cambia.

Dialógico

Es una expresión desarrollada por algunas corrientes de la lingüistica soviética para denotar el papel central de la comunicación humana viva y directa en el análisis del lenguaje.

El estructuralismo y el formalismo defienden una concepción atomizada, abstracta e individualista del lenguaje, propio de las lenguas muertas. A diferencia de Saussure, los lingüistas soviéticos como Medveved y Voloshinov, insistieron en la importancia del diálogo y del habla por encima de otros factores, como la gramática o el léxico. El habla no puede entenderse sin las personas que lo utilizan para comunicarse.

En la comunicación el oyente no es un receptor pasivo. La palabra, el enunciado, su contenido, dependen de la situación de enunciación y de la respuesta del oyente. La comunicación es activa, está preñada de respuesta y, de alguna manera, la genera: el oyente se convierte en hablante. No hay palabra sin respuesta, la esfera de la verdadera vida de la palabra es el diálogo, de tal modo que las relaciones entre autor y lector, hablante y oyente, emisor y receptor, se modifican en el proceso mismo de la comunicación. El diálogo cubre toda la comunicación; la literatura no es un monológo del escritor sino polifónica: en sus textos subyacen muchas voces anómimas la mayor parte de las ocasiones.

Pero no sólo la lengua es un intercambio sino que también la creación literaria no se puede considerar como el fruto de la inspiración individual sino que expresa todo un conjunto de pensamientos colectivos. La literatura no son sólo palabras sino ideología, un conjunto interrelacionado de creencias y normas de muy variado signo, que es donde se manifiesta su carácter colectivo.

Dictadura

Es el empleo de la fuerza coactiva del Estado por parte de una clase social para imponerse sobre sus enemigos políticos.

En la mentalidad burguesa, la dictadura es lo contrario de la democracia, pero no es así. Un régimen político puede ser al mismo tiempo dictadura y democracia

Dictadura del proletariado

Es el régimen político de los países que construyen el socialismo y tropiezan con la férrea oposición de la burguesía, viéndose obligados a recurrir a toda la fuerza del aparato del Estado revolucionario para aplastarla.

El triunfo de la revolución proletaria no atenúa sino que intensifica la lucha de clases. La burguesía recurre a todos los medios para rehacerse y pasa a la ofensiva con toda la violencia de que es capaz. Por otro lado, la dictadura del proletariado es un régimen democrático que se apoya en la clase obrera y en la amplias masas trabajadoras; además, este régimen recurre también a las masas para luchar contra la reacción burguesa que intenta derrocar al proletariado. Ahora bien, muchas veces eso no resulta suficiente y los obreros deben recurrir a los aparatos de su Estado, de la policía, el ejército, los tribunales y las cárceles, para aplastar a la burguesía. Entonces aparece en toda su fuerza la dictadura del proletariado que debe imponer sin contemplaciones su fuerza frente a los capitalistas.

El primer Estado de dictadura del proletariado fue la Comuna de París, surgida en 1871.

Dieta

— 1. En los países del centro y norte de Europa, fue antiguamente el parlamento.

— 2. Es el complemento salarial medido por días que se debe pagar a un trabajador al que se obliga a desplazarse de su lugar de trabajo en concepto de alojamiento, transporte y manutención.

Diezmo

— 1. Es el tributo que en la época feudal se debía pagar a la Iglesia católica en España y que ascendia a la décima parte de la producción.

Este tributo debía abonarse a la Iglesia porque sus jerarcas ostentaban la condición de señores feudales, y no fue abolido hasta 1841.

— 2. Es el antiguo castigo impuesto por los tribunales militares consistente en la ejecución de uno de cada diez habitantes de una población sublevada.

Cuando en una localidad se producía una rebelión, las tropas tardaban en llegar a aplastarla, e incluso había finalido ya antes de que llegaran. Entonces el ejército procedía a tratar de averiguar quiénes habían sido sus promotores para ejecutarlos; si no se lograba conocer a los dirigentes, la sanción consistía en matar a uno de cada diez habitantes, elegidos por sorteo. Ese mismo castigo se imponía cuando una parte de la tropa se amotinaba contra los mandos militares.

Este castigo desapareció a mediados del siglo XIX, subsistiendo la voz diezmar para indicar la pérdida de una parte de los efectivos de un colectivo humano por causas diversas.

Diferencial

En la matemática es sinómimo de infinitésimo o infinitesimal.

Digital

Es todo aquello que se presenta codificado en un álgebra binaria o booleana.

A diferencia de lo analógico, que es continuo, lo digital es discreto y no tiene ninguna semejanza ni proporción con aquello que representa. Para ello cualquier elemento complejo debe descomponerse en sus elementos más simples y, finalmente, en un par de ellos. El cálculo digital de un ordenador exige introducir los datos en forma binaria, operará con un álgebra binaria y ofrecerá también respuestas en forma binarias.

Digresión

— 1. Es la interrupción del hilo de un discurso con un cambio de tema intencionado.

— 2. En retórica, es el cierre del discurso, donde se deben ratificar los argumentos.

Dimorfismo sexual

Son las diferencias morfológicas y fisiológicas que diferencian a los dos sexos de una misma especie.

Dinero

Es la mercancía que desempeña la función de equivalente general de todas las demás.

El dinero surgió en la remota Antigüedad, con el desarrollo del intercambio. En sus estadios iniciales se emplearon diversas mercancías como equivalentes generales, como la sal o el ganado. Después, por sus propiedades físicas, la función del dinero se fue fijando en la plata y el oro. En el siglo XX, la función de dinero se circunscribió exclusivamente al oro.

La aparición del dinero fue resultado del desarrollo de la contradicción interna en la mercancía entre el valor de uso y el valor. El mundo mercantil quedó escindido en dos polos. En el primero, todas las mercancías como valores de uso, y en el segundo, el dinero, plasmación general del valor. En el valor de uso del dinero se expresa el valor de todas las demás mercancías; el trabajo concreto contenido en el dinero se manifiesta el trabajo abstracto, y el trabajo privado materializado en el dinero aparece de una forma socialmente reconocida.

Por medio del dinero se realiza el cálculo social del trabajo, se mide el trabajo contenido en la mercancía, no de manera directa sino por medio del precio de la mercancía. A diferencia de las otras mercancías, el dinero posee la propiedad de ser directa y universalmente cambiable por cualquier otra mercancía. La aparición del dinero resuelve la contradicción del cambio directo de mercancías a la vez que da origen a las condiciones para que sigan desenvolviéndose las contradicciones de la economía mercantil.

En una economía mercantil desarrollada, el dinero cumple cinco funciones: medida del valor, medio de circulación, medio de atesoramiento, medio de pago y dinero mundial.

El valor de las mercancías se mide en dinero. Es su precio, a través del cual se comparan cuantitativamente los valores de mercancías diversas. El dinero puede cumplir su función de medida del valor porque existe una determinada correlación entre el valor del oro y el valor de una determinada mercancía. Esa correlación es posible porque en la producción de ambas se invierte un determinado trabajo socialmente necesario.

El dinero sirve de intermediario en la circulación de las mercancías. Esta función es fugaz. El dinero corre de mano en mano. Una vez realizado el intercambio de una mercancía, el dinero sirve para realizar la siguiente, lo cual permite sustituir al dinero por signos suyos, como las monedas fraccionarías y los billetes. La economía burguesa considera que el dinero sólo tiene esta función de intercambio, lo que le conduce a confundir al dinero son los signos que lo sustituyen.

Como el dinero representa a la riqueza de una manera universal, se utiliza como medio de atesoramiento. La acumulación de riqueza adopta la forma de acumulación de dinero. La función de atesoramiento sólo puede realizarla el oro. Cuando circulaban monedas de oro, la función de atesoramiento era importante para regular su cantidad.

El dinero funciona como medio de pago cuando el precio no se abona inmediatamente, es decir, cuando las mercancías se compran a crédito. Entonces el dinero circula cuando vence el plazo del pago, pero no es ya un medio de circulación sino un medio de pago. Esta función economiza el dinero ya que permite compensar unas deudas con otras.

El dinero cumple su función de dinero universal en el mercado mundial y en el sistema de pagos entre los diversos países. En el mercado mundial, el dinero actúa bajo la forma natural, como lingotes de metales preciosos.

El dinero expresa las relaciones de producción dominantes entre los productores de mercancías y, por lo tanto, su función cambia según el modo de producción al que sirve. Con el desarrollo del capitalismo, tambiénn cambia el papel del dinero. Aunque por sí mismo, el dinero no es capital, se transforma en capital cuando se utiliza para explotar el trabajo asalariado. Entonces se utiliza con fines de lucro, su poder se acentúa y la acumulación del dinero se convierte en un fin en sí mismo.

Dios

Es el ente sobrenatural creado por la imaginación del hombre para sublimar sus propias limitaciones.

La idea de un solo dios aparece en un estadio de la evolución humana de cierta sofisticación ideológica, ya que sintetiza al cúmulo de criaturas sobrenaturales que proliferaban en las fases anteriores politeístas y henoteístas. El dios único es una abstracción de los distintos dioses primitivos y, al mismo tiempo, una abstracción de las propias facultades humanas. Sin embargo, el monoteísmo nunca se deshizo por completo de la idea de múltiples dioses, aunque la encubrió idealizando figuras como el dios-padre, el dios-justiciero, el dios-sabio, el dios-maestro, el dios-vengador, etc., porque como en toda creación ideológica, en dios aparecen expuestas de manera fantástica las condiciones reales de vida de los hombres.

Los cultos religiosos están volcados sobre la muerte y, por tanto, sobre el miedo como método de sumisión de unos hombres sobre otros. El culto a la muerte es una negación y una desvalorización de esta vida como una mera etapa efímera, frente a una supuesta vida eterna, así como un rechazo hacia todas las manifestaciones vitales, como la sexualidad o la felicidad, que todas las religiones proscriben, tratando de sembrar en la vida terrenal un pánico escatológico (muerte, juicio final, infierno). El objtivo es sacrificar el presente en interés de un futuro hipotético.

En todas las religiones dios es un ser sanguinario y brutal. Por ejemplo el Deuteronomio (32:22-25) describe una divinidad irascible y colérica como cualquier otro ser humano: Y lo vio Yavéh, y se encendió en ira por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro, veré cuál será su fin; porque son una generación perversa, hijos infieles. Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios; me provocaron a ira con sus ídolos; yo también los moveré a celos con un pueblo que no es pueblo. Los provocaré a ira con una nación insensata. Porque fuego se ha encendido en mi ira, y arderá hasta las profundidades del sol; devorará la tierra y sus frutos, y abrasará los fundamentos de los montes. Yo amontonaré males sobre ellos; emplearé en ellos mis saetas. Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente y de peste amarga; diente de fieras enviaré también sobre ellos. Con veneno de serpientes de la tierra. Por fuera desolará la espada, y dentro de las cámaras el espanto; así al joven como a la doncella, al niño de pecho como al hombre cano. La Biblia convirte a dios en un ser inculto, mentiroso, sanguinario porque sanguinarios eran los dioses bárbaros de su entorno cultural y el suyo lo tenía que ser más que los otros pues lo utilizaban para exterminar a otras naciones. Su dios tenía que ser más fuerte, más poderoso que los demás.

A diferencia de otras fantasías, las concepciones teístas se asientan sobre tres ejes básicos: primero, la fe, esto es, una creencia que no quiere salir de su error ni argumentar acerca del mismo; segundo, la relación emocional con dios (amor, temor, aflicción), que también escapa a la discusión racional; y tercero, la convicción de que dios influye sobre los hombres, así como de que éstos también pueden influir sobre dios y que, en consecuencia, hay una vinculación práctica entre ambos. Esto es lo que diferencia a dios de otros entes abstractos ideales que han imaginado los filósofos.

La idea aberrante de dios sirve para preservar la situación de opresión de las masas, a quienes se predica la sumisión y el respeto por la autoridad y el poder establecido. Por ejemplo, la Biblia exige al pueblo una absoluta obediencia. En la Biblia los devotos se dirijen a Yavéh como verdaderos esclavos. Es común encontrar diálogos que dicen habla señor que tu siervo escucha, y se dirigen a dios otorgándole el título de señor, como si fuera un terrateniente. La palabra siervo aparece cientos de veces a través en la Biblia. Los sacerdotes y profetas sometían al pueblo a la más terrible sumisión para que el pueblo no se revelara, y para que aceptaran todas las injusticias posibles sin protestar. Y todo con el propósito de sacarles el dinero, de vivir del sudor de sus frentes. En el Nuevo Testamento la primera carta a Timoteo le dice que la gente pobre se tiene que conformar con lo que tiene; que teniendo para comer y vestir ya es suficiente. Y añade: El servicio de Dios es un negocio, y grande.

Disgenia

Es la teoría racista que sostiene la decadencia de la civilización occidental como consecuencia de la excesiva procreación del proletariado, cuya dotación genética es de peor condición que la burguesa pero cuantitativamente dominante.

Esta tesis aúna el malthusianismo, que destaca la superpoblación de trabajadores o de etnias inferiores, con la eugenesia y el racismo, que estipulan que se trata de seres inferiores por naturaleza a la burguesía. De ese modo, con el transcurso de las generaciones, el mestizaje impondrá los rasgos genéticos de los seres inferiores porque éstos son predominantes.

Distopía

Por oposición a utopía, es una sociedad ficticia indeseable o utopía negativa.

Las épocas revolucionarias tienen un componente utópico y las contrarrevolucionarias lo tienen distópico. En la actualidad la literatura, el cómic y el cine de ficción muestran el paso del optimismo a un pesimismo típico de la ideología decadente de la burguesía en la etapa imperialista, que se manifiesta como una proyección hacia el futuro de los aspectos más sombríos de la sociedad actual, a fin de mostrar que no hay alternativa o que la misma es aún peor que la realidad presente.

A pesar de su obvia naturaleza ideología, la distopía se adorna con un aparente barniz seudocientífico o con innovaciones técnicas y mecánicas, adoptando posturas reaccionarias.

Disuasión

Es la amenaza dirigida a un enemigo político a fin de que realice o se abstenga de realizar una acción previniéndole con el uso de la fuerza en caso contrario.

En términos corrientes, es el chantaje, la coacción y la intimidación, que forma parte habitual de la política burguesa para mantener sometidas a las masas. El Estado burgués alardea y exhibe continuamente todos sus medios de fuerza, incluso celebrando desfiles y fiestas, para demostrar que la revolución es imposible como consecuencia de la disparidad de medios.

La disuasión imperialista adquirió un carácter brutal durante la guerra fría cuando amenazaron durante décadas a los países socialistas con el lanzamiento de bombas nucleares a fin de mantener una situación permanente de tensión internacional que paralizara a las masas por el temor a una guerra devastadora.

Dirección

Es el arte de orientar a las masas en sus luchas a fin de que venzan la resistencia de la burguesía y los aparatos del Estado y alcancen la revolución socialista.

Hay quien confunde la dirección con la manipulación, pero no nay nada más lejano. Dirigir exige una larga preparación y mucha experiencia. Los luchadores de vanguardia son los elementos más destacados de las masas, han surgido de su seno y han atravesado muchas y dramáticas vicisitudes, ganándose el aprecio y la admiración de sus compañeros por su prolongada entrega. Las masas saben que los verdaderos dirigentes son los primeros en las obligaciones y los últimos en los derechos; son aquellos que en los momentos difíciles se van a poner en la primera línea y no van a vacilar ni a doblegarse por treinta monedas, los que van a soportar todos los golpes del enemigo, los que abren camino y nunca se cansan.

Lo primero que hay que tener presente para dirigir a las masas es conocerlas bien, hablar con ellas y saber sus problemas. Luego hay que organizar su participación, precisar las reivindicaciones y empezar a movilizarse por ellas con un plan previo detallado y discutido con las masas.

No hay ninguna lucha duradera que carezca de dirección, que sea absolutamente espontánea. En una sociedad dividida en clases antagónicas y enfrentadas, es imposible sostener una reivindicación sustancial que ponga en juego al capitalismo sin contar con el partido comunista, que debe convertirse en el más firme puntal de todas la batallas contra la burguesía y orientar las luchas parciales hacia los objetivos finales.

Discriminación

Es el tratamiento desigual establecido por ley para situaciones que son idénticas.

El capitalismo surgió teniendo como divisa el criterio de igualdad, de tratamiento uniforme para todos. Pero con su entrada en la fase imperialista, está regresando de nuevo, como en el feudalismo, el régimen de los privilegios y de las excepciones. El tratamiento específico, particular y diferenciado en función de la personas, de los lugares o de los momentos, es uno de los síntomas más evidentes de la quiebra del derecho burgués contemporáneo.

Dividendo

Es la retribución que obtiene el accionista de una sociedad anónima, proporcional a los beneficios anuales obtenidos por la misma y al número de acciones que posee.

En el lenguaje bursátil el dividendo es una renta variable, ya que mientras el prestamista de dinero obtiene un interés fijo, el accionista obtiene una remuneración variable, ya que los beneficios de la sociedad anónima también cambian de un año para otro.

Divisa

Es la capacidad que tiene el papel moneda de un país para acumular reservas en el banco central de otro.

Las divisas son las monedas de los países económicamente más fuertes. Con la entrada del capitalismo en su etapa monopolista, las reservas de oro las acaparan unos pocos países, mientras que los demás deben formar sus reservas con el papel moneda de esos países. De esa manera los grandes países capitalistas pagan sus importaciones con papel moneda, lo que les permite financiarse gratuitamente.

División del trabajo

Es la dedicación específica de determinadas personas a la realización de tareas también específicas, de la que emana el mercado y el intercambio de mercancías.

Existe una división social del trabajo, que Marx calificó de división del trabajo en general, que se verifica entre la agricultura y la industria y, a su vez, entre la minería y la metalurgia, etc. Pero esto ya surgió en los estadios más primitivos de la historia; lo que el capitalismo introduce como novedad es la división del trabajo en particular, es decir, la división del trabajo dentro de la fábrica. Esta distinción, como advirtió el propio Marx, no es meramente cuantitativa sino esencial y decisiva porque permite comprender la contradicción entre el trabajo intelectual y el manual, una de las divisiones más importantes en las sociedades modernas.

Si bien por un lado, la división social del trabajo expresa un determinado grado de desarrollo de las fuerzas productivas, por el otro fomenta la anarquía capitalista, porque mientras en la fábrica (división del trabajo en particular) desarrolla la tiranía del capitalista, en la sociedad (división social del trabajo) conlleva la anarquía del mercado. La división del trabajo engendra la contradicción entre el campo y la ciudad, entre el hombre y la mujer, entre los adultos y los niños, entre el trabajo manual y el intelectual, entre la producción y el intercambio, etc. Todas estas esferas de la actividad económica se desarrollan de manera desigual y desproporcionada, de forma que mientras unas avanzan mucho, otras se quedan estancadas.

La división del trabajo aniquila al trabajador en beneficio del capitalista; el proceso de producción se impone sobre el trabajador y no éste sobre el proceso de producción; el aislamiento de las personas se combina con su mutua dependencia respecto de las cosas; el obrero convertido en órgano mecanizado, limitado y vitalicio de una función rutinaria; la autoridad incontestable del capitalista sobre hombres que son otros tantos miembros de un mecanismo global de su propiedad. Fomenta artificialmente una sola de las habilidades parciales del trabajador, a costa de aplastar todo un mndo de fecundos estímulos y capacidades. Además de distribuir los diversos trabajos parciales entre diversos individuos, se secciona al individuo mismo, se le convierte en un aparato automático adscrito a un trabajo parcial. Incapacitado por su propia naturaleza para hacer nada por su cuenta, el obrero manufacturero sólo puede desarrollar una actividad productiva como parte accesoria del taller capitalista.

El salto de la herramienta a la máquina reforzó aún más las taras de la explotación laboral: el peso de la producción pasó de la fuerza de trabajo hábil en el manejo de su instrumento, al artefacto mecánico del cual el obrero es un anexo, un apéndice más. La herramienta multiplicaba la precisión, la rapidez o la habilidad del trabajador; la máquina funciona independiente y uniformemente, cualquiera que sea quien la gobierne. Ya no hace falta conocer el oficio sino que basta conocer el funcionamiento de la máquina. En la manufactura la división del trabajo es subjetiva, depende de la forma de trabajar del obrero; en el maquinismo es objetiva: está en función de la velocidad y el ritmo de la máquina.

Otra forma completamente distinta de división del trabajo es la división internacional del trabajo, que consiste en la especialización de determinados países, en el marco de la economía mundial, en la producción, fundamentalmente, de uno o varios productos para su venta en el mercado mundial. Esta división del trabajo ha alcanzado su máximo desarrollo en el período del capitalismo monopolista, cuando se han establecido estrechos lazos económicos entre países muy diversos por sus condiciones naturales, por su desenvolvimiento económico y por la productividad del trabajo social. La división internacional del trabajo facilita el ascenso general de las fuerzas productivas de la sociedad y la utilización más completa de los recursos materiales de los países capitalistas sobre la base de los resultados obtenidos por la ciencia y la técnica. Al mismo tiempo, acarrea hondas contradicciones, fruto de la naturaleza explotadora del capitalismo. A ellas se debe el carácter deforme de la división internacional del trabajo, la cual -dadas la dura lucha competitiva entre los monopolios de diversos países y la situación dominante de los Estados más desarrollados- intensifica la explotación de los países poco desarrollados. Las potencias imperialistas procuran impedir que estos países establezcan su propia industria, en particular la industria pesada, base de su independencia económica y política. Incluso en los casos en que los monopolios montan en los países indicados empresas para extraer o elaborar determinados productos, preferentemente materias primas, lo hacen para satisfacer las necesidades del gran capital, con desprecio de los intereses de la población autóctona. Los antagonismos irreconciliables penetran asimismo en los lazos de producción engendrados por la división internacional del trabajo entre los países capitalistas industriales desarrollados. La lucha entre las diversas agrupaciones monopolistas internacionales, que persiguen su propio lucro, actúa en sentido contrario a la tendencia de internacionalizar la producción.

Doble hélice

Es una de las formas tridimensionales de la molécula de ADN descubierta en 1953 por Watson y Crick.

La configuración en doble hélice se denomina ADN-B y se basa en el análisis del ADN en disolución (hidratado), con un 92 por ciento de humedad relativa y en soluciones con baja fuerza iónica. Pero no es la única que pueden adoptar los ácidos nucleicos. Además, existen ADN-A, ADN-C, ADN-Z, ADN con enrollamiento paranémico, ADN de triple hélice y ADN cuadruplexo. El ADN puede formar cadenas dobles o sencillas, lineales o circulares. El ADN de los fagos M13 y ΦX174 sólo tiene una hélice, existe ARN de una y de doble hélice. Algunos organismos tienen cadenas mixtas, es decir, ADN con tramos sencillos y otros dobles.

Doble poder

Es una concepción trostskista equivocada según la cual antes de toda revolución socialista se produce un equilibrio de fuerzas entre la burguesía y el proletariado que permite a éste desplegar sus propias organizaciones clasistas.

Trotski tergiversó la experiencia que se produjo en Rusia después de la Revolución de Febrero de 1917 cuando, según Lenin, hubo un equilibrio entre el Estado republicano burgués y la clase obrera organizada en sus propios soviets. En torno a esta idea desarrolló su tesis -también errónea- acerca de la revolución permanente.

Hoy los autónomos sostienen la idea similar del contrapoder, es decir, de la posibilidad de crear grandes organizaciones de masas en los centros de trabajo o en los barrios populares capaces de balancear el poder del Estado.

No obstante su aparatosidad verbal, todas estas teorías son reformistas y la experiencia ha desmentido en numerosos países y en épocas distintas su viabilidad.

Doctrina Monroe

Fue la declaración de principios de la política exterior del presidente de Estados Unidos expuesta ante el Congreso el 2 de diciembre de 1823 que bajo la consigna de ‘América para los americanos’ pretendía sustituir a los colonialistas europeos en el continente por la intervención de su propio país.

Doctrinario

— 1. Es la tendencia de algunos a recitar teorías leídas que nada tienen que ver con la práctica o la experiencia.

Es la burguesía la que difunde su ideología por todos los canales a su alcance, que van desde los medios de comunicación hasta las editoriales y la universidades. Como consecuencia de ello, los intelectuales son propensos al fárrago de conocimientos que gustan de repetir, más que nada para exhibirse a sí mismos como pedantes. Piensan que las teorías coexisten unas al lado de las otras y carecen de criterio ante ellas. Aunque es positivo profundizar en los problemas y estudiar lo más posible, no hay que perder de vista que el criterio de la verdad es el criterio de la práctica, de los hechos.

— 2. Fue una corriente ideológica en el seno de la burguesía surgida tras la Revolución Francesa para limitar el avance y alcanzar un acuerdo con los sectores feudales reaccionarios.

En la arquitectura constitucional defendieron unan nueva configuración del rey como cuarto poder situado por encima de los demás poderes del Estado, con carácter moderador o arbitral respecto a ellos. Eso significaba que el rey estaba por encima del parlamento y del poder legislativo en el que residía la voluntad popular y que encarnaba la energía de la revolución burguesa. Su exponente más significado fue Benjamín Constant y en la España del siglo XIX defendió estas posiciones el partido moderado.

Dogmatismo

Es la aplicación mecánica de principios abstractos en la lucha política sin tener en cuenta la particularidades concretas de cada situación.

Los principios generales tienen un gran importancia y sirven de guía para entender la realidad y actuar sobre ella. Pero rara vez las situaciones se repiten, por lo que en la aplicación de los principios se debe ser creativo: mantener lo esencial y cambiar todo aquello que sea necesario para hacerlos vivos, actuales y plenamente aplicables. Lenin decía en 1899 que la verdad es siempre concreta y que él no consideraba el marxismo como algo acabado e intangible y que para los comunistas rusos era particularmente necesario impulsar independientemente la teoría de Marx, porque esta teoría da solamente los principios rectores generales, que se aplican en particular de manera diferente en cada país.

Dolarización

Es el uso legal de la moneda de Estados Unidos en otro país.

Los países tienen una moneda propia para controlar las emisiones de dinero que realiza el banco central en busca de la estabilidad. Pero cuando una economía nacional ha tenido crisis profundas, la moneda local pierde mucho valor frente a monedas extranjeras, creando un ambiente de desconfianza e incertidumbre en la economía del país y principalmente sobre su moneda. Con una economía dolarizada se facilitan las relaciones comerciales puesto que las partes que negocian no han de realizar sus actividades con diferentes monedas, disminuyendo costos por conversión y cambios de monedas. De la misma forma, existe una mayor posibilidad de obtener más y mejores créditos de instituciones o bancos extranjeros al negociar con una moneda más fuerte que tenga menor posibilidad de perder valor frente a otras, lo que genera una mayor confianza por parte de las instituciones en la negociación.

Otro tipo de sistemas relacionados con la dolarización son los sistemas bimonetarios. En estos sistemas se admite el uso de una moneda extranjera, la cual predomina en algunas actividades como los depósitos bancarios, pero no se elimina el uso de una moneda local, la cual se utiliza principalmente en el pago de impuestos o salarios y en las transacciones oficiales.

Donatismo

Fue una corriente puritana y reformista surgida en el siglo IV dentro del cristianismo del norte de áfrica partidaria de que en la Iglesia se integraran solamente los justos y los santos.

El movimiento toma el nombre del obispo Donato, que fue su organizador, apoyándose en el descontento del campesinado norteafricano, esquilamado por los impuestos de Roma.

Los donatistas fracasaron porque los cristianos dominantes contaron con la fuerza represiva del Imperio Romano.

Agustín de Hipona se opuso a los donatistas afirmando que la Iglesia está constituida por hombres buenos y malos. Frente a los donatistas, que no admitían los sacramentos procedentes de sacerdotes corruptos, Agustín de Hipona estableció el subterfugio teológico de que los sacramentos reciben su eficacia de Cristo y no de quienes lo administran.

Los donatistas sobrevivieron en el norte de áfrica hasta la llegada del Islam en el 650.

Dualismo

Es la corriente filosófica que separa la materia y la conciencia considerándolos como independientes uno de otro.

Sus exponentes más importantes han sido Descartes y Kant, quienes trataron así de superar el antagonismo entre el materialismo y el idealismo, entre el alma y el cuerpo. Frente al dualismo se opone el monismo, uno de cuyos representantes más característicos fue el filósofo materialista Espinosa. Otra corriente monista de gran influencia actual fue la impulsada por Berkeley y los positivistas, que únicamente admiten la realidad de la percepciones, que conciben de manera subjetiva como meras creaciones de nuestros sentidos.

El defecto fundamental del dualismo es que niega la unidad material del mundo porque materia y conciencia corren paralelas, lo cual significa que las fuerzas espirituales son independientes de la materia, por lo que acaban incurriendo en el idealismo.

El materialismo dialéctico demuestra que la materia y la conciencia forman una unidad de contrarios donde la materia es la parte principal y la conciencia un reflejo interno creado por ella. Lo que une el ser a la conciencia es la práctica porque no solamente la naturaleza impacta en el intelecto, sino que éste actúa también sobre la naturaleza, modificándola y esa actividad práctica influye a su vez sobre nuestras concepciones: En la medida que el hombre aprendió a modificar la naturaleza, creció su inteligencia, afirmó Engels. La acción entre la materia y la conciencia, es pues recíproca y es fundamentalmente práctica.

Duma

Es el parlamento ruso.

Dumping

Es la venta en los mercados exteriores de mercancías por debajo de su precio para desplazar a los competidores.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z | Descargar