A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z

Charvaka | Checa | Chiísmo | Chip | Chivato | Chovinismo |

Charvaka

Fue una de las escuelas filosóficas materialistas y ateas más consecuentes de la antigua India.

Fundada por Brihpasti en el siglo VII a.n.e., los charvakas, también llamados lokayatas, mantenían postulados similares a los atomistas griegos; consideraban que el mundo era material y se componía de cuatro elementos básicos: tierra, agua, aire y fuego. Rechazaban la existencia de dios o de cualquier otro tipo de ente celestial, así como de vida antes del nacimiento o después de la muerte. Defendieron también que el conocimiento se forma de percepciones sensoriales provenientes del mundo exterior. A diferencia de otras corrientes materialistas hindúes, también rechazaron la existencia de un quinto elemento, el éter, una especie de sustancia eterna e imperceptible que todo lo llena.

Sin embargo, como todas las corrientes materialistas hindúes revistieron sus postulados con un ropaje teológico y místico.

Checa

Es una expresión derivada del acrónimo ruso VChK que significa comisión extraordinaria y designó en los primeros tiempos de la Revolución de Octubre a la milicia creada para requisar las existencias de los acaparadores.

Luego aquella milicia se convirtió en una fuerza de choque para aplastar a la contrarrevolución zarista y, finalmente, durante la guerra civil de 1936 a 1939 los fascistas españoles utilizaron la expresión con un sentido peyorativo para referirse a las comisarías de policía republicanas.

Chiísmo

Es una rama del islam que sigue la doctrina del profeta Alí, sobrino de Mahoma, y que está extendida principalmente en Irán.

Se diferencian de los sunitas en que para éstos la Sunna, un colección de narraciones en las que se describe la vida y las palabras de Mahoma, es un complemento fundamental del Corán, mientras que los chiítas sólo tienen en cuenta la Sunna en lo que se refiere a Alí y sus seguidores.

Casi desde sus orígenes el islam se escindió, al considerar los sunitas que el poder de los primeros califas era legal, rodeándolos de santidad, mientras los chiítas reconocían al profeta Alí como cuarto califa y herederos suyos a los imames.

Para los chiítas es importante el duodécimo imán oculto, que desapareció misteriosamente a finales del siglo IX y al que veneran y consideran como un mahdí, es decir, un salvador. Al igual que los católicos, los chiítas esperan pasivamente que el salvador venga a rescatarles y resolver sus problemas. En el chiísmo está muy extendido el culto a los mártires, sobre todo al gran mártir Hussein, ante el que se mortifican los creyentes.

Los alevis o alevitas profesan en la frontera entre Turquía y Kurdistán una variante del chiísmo.

Chip

Es una placa fina de silicio que contiene un circuito integrado miniaturizado que puede contener millones de dispositivos electrónicos interconectados, como transistores, diodos, resistencias y capacitores, y es capaz de realizar múltiples operaciones en los ordenadores y dispositivos electrónicos.

A veces se denomina también microchip o microprocesador porque no es más que un circuito integrado miniturizado. Aunque el silicio es el más utilizado, se fabrican también en otros materiales semiconductores. Inventados por Jack Kilby en 1958, los primeros circuitos integrados aparecieron en los años sesenta del siglo XX sustituyendo a los transistores y las válvulas de vacío. Fueron consecuencia de la profundización en el conocimiento de los semiconductores. En los años setenta se fabricaron los primeros chips.

Chivato

Es un sinónimo de confidente, delator o informador de la policía.

Chovinismo

Es un componente de la ideología fascista que difunde la superioridad nacional, el racismo y la esclavización las poblaciones que considera inferiores.

En los orígenes de la revolución burguesa, el nacionalismo tuvo un componente revolucionario frente a los grandes imperios feudales que, con la entrada del capitalismo en su fase monopolista, degeneró y se convirtió en su contrario, hasta el punto de que el chovinismo se incorporó a las ideologías fascistas.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z

Darwinismo | Decembrista | Decreto | Decrecimiento | Deducción | Déficit presupuestario | Déficit exterior | Deflación | Deísmo | Delación | Democracia | Depresión | Depuración | Derecha | Derecho | Desamortización | Desarme | Desarrollo | Desarrollo desigual | Desclasado | Desempleo | Desinformación | Desmochar | Despotismo | Destajo | Detención | Determinismo | Devaluación | Dialéctica | Dialógico | Dictadura | Dictadura del proletariado | Dieta | Diezmo | Diferencial | Digital | Digresión | Dimorfismo sexual | Dinero | Dios | Dirección | Discriminación | Disgenia | Distopía | Disuasión | Dividendo | Divisa | División del trabajo | Doble hélice | Doble poder | Doctrina Monroe | Doctrinario | Dogmatismo | Dolarización | Donatismo | Dualismo | Duma | Dumping

Darwinismo

Es la teoría científica del biólogo inglés Charles Darwin (1809-1882) que al evolucionismo de Lamarck incorporó su teoría de la selección natural, el origen africano del hombre (Out of Africa) y la hipótesis de la pangénesis.

La teoría de la evolución fue elaborada antes del nacimiento de Darwin, quien la conoció por las explicaciones de su preceptos, el lamarckista Robert Grant. No obstante, gracias a la posición central de Inglaterra en el mundo de mediados del siglo XIX, Darwin y sus partidarios extendieron el evolucionismo hastas unas cotas jamás alcanzadas hasta aquella época, defendiendo que además de las sociedades humanas, también las demás especies animales evolucionan y se modifican con el transcurso del tiempo. Demostró que el mundo proviene de la evolución de la materia, que no ha sido creado, y que el mismo hombre proviene de esta misma evolución, que su origen era material, que tampoco había sido creado por nadie. La expansión de la biología científica desató una contraofensiva del idealismo religioso que no ha cesado en nuestro tiempo. Como consecuencia de ello, en Estados Unidos y otros países del mundo, el evolucionismo ha estado censurado y apartado de la enseñanza pública durante décadas, una prohibición que no ha cesado.

El evolucionismo y Darwin encontraron en el movimiento obrero a sus más consecuentes partidarios. Cuando Darwin era cuestionado incluso en los medios científicos, Marx y Engels salieron desde un principio en su defensa. Los ataques contra Darwin se intensificaron por toda Europa tras al fracaso de la Comuna de París en 1871, no sólo por parte de los religiosos sino también de los positivistas. Virchow, que hasta entonces había defendido a Darwin, exigió en una reunión de biólogos, prohibir sus libros, ya que consituían una apología del movimiento socialista.

No obstante, como el propio Darwin observó en su tiempo, desde un principio sus teorías fueron tergiversadas y aún lo continúan siendo, incluso por quienes se consideran sus seguidores, aprovechando los aspectos más débiles de su teoría, el concepto de selección natural y la lucha por la existencia, que proceden del malthusianismo. Hasta entonces la biología había venido defendiendo el funcionamiento armónico, simbiótico, de la naturaleza, pero a partir de Darwin, sus seguidores exageraron unilateralmente los aspectos contradictorios de la misma, destacando en todas partes la lucha y el antagonismo de unas especies contra otras. La interacción de cuerpos en la naturaleza no viviente, escribió Engels, incluye a la vez la armonía y los choques; la de los cuerpos vivientes, la cooperación conciente e inconciente, así como la lucha consciente e inconsciente.

La dialéctica materialista también critica la concepción gradualista que Darwin destaca unilateralmente en la evolución de los seres vivos, ya que no tiene en cuenta los saltos, la discontinuidad o las extinciones.

Las teorías sobre la lucha por la existencia eran un traslado mecánico de la sociología a la biología, un traslado de la compentencia capitalista que observaban en las sociedades humanas, al mundo animal, cuyo fin último era la eliminación de la lucha de clases. La sociedad capitalista se basa en la sobreproducción y el exceso; crea mucho más de lo que puede consumir por lo que se ve obligada a destruir en masa lo producido. El problema en las sociedades humanas, decía Engels, no está en los medios de existencia, sino en los medios de producción. No es un problema físico, cuantitativo, de abundancia o escasez, sino social porque concierne a la propiedad privada sobre ellos.

Desde comienzos del siglo XXI los seguidores de Darwin también asociaron su pensamiento al de Mendel, creando la denominada teoría sintética, una concepción genética de la evolución que, a pesar de su arraigo en los medios académicos, es anticientífica. Darwin defendió la herencia de los caracteres adquiridos y, como consecuencia de ello, sostuvo la hipótesis de la pangénesis, que contradice los postulados de la teoría sintética.

Decembrista

Fue el revolucionario ruso surgido de la nobleza que participó en la sublevación armada de diciembre de 1825 contra el zarismo.

A principios del siglo XIX una parte de la nobleza rusa se incorporó a la lucha contra la autocracia y la servidumbre, creando organizaciones clandestinas. Los decembristas reflejaron el descontento de las masas populares que luchaban contra el feudalismo y por establecer las libertades democráticas. Algunos defendían la necesidad de implantar la república.

Por su composición de clase, los decembristas se hallaban alejados del pueblo. Tenían miedo a una revolución popular, lo que se manifestó en una táctica vacilante durante el levantamiento, que fue fue aplastado y sus dirigentes ejecutados.

Las concepciones de los decembristas se inspiraban en el materialismo de Lomonósov y de Radíshchev, así como en el materialismo francés. Se expresaron contra la servidumbre, la religión, el misticismo y el idealismo. Criticaban el dualismo de Descartes y la filosofía alemana idealista, se manifestaban contra los partidarios del idealismo entre los adheridos al movimiento. Su materialismo se apoyaba en las ciencias naturales. Iakushkin por ejemplo, en su trabajo ¿Qué es la vida? escribía que los objetos de la naturaleza existen objetivamente; la materia se compone de átomos o unidades en eterno movimiento y llenan el espacio infinito. La concatenación de los átomos llevó a la formación de los cuerpos del universo. El mundo material está subordinado a leyes inmutables, entre las cuales la fundamental es la de causalidad. Según Iakushkin, la materia engendra a los seres vivos, en cuyo desarrollo el hombre ocupa el lugar más elevado. Pero el hombre se distingue en principio de los animales porque posee la facultad de pensar. El pensamiento constituye una propiedad peculiar de una sustancia material: el cerebro. Los decembristas no reducían el pensamiento a la materia, subrayaban lo que tiene éste de específico, pero no comprendían su naturaleza social.

También sostenían que el mundo es cognoscible y señalaban dos vías de conocimiento: la experiencia (o los sentidos) y la razón. Bajo la acción de los objetos, los sentidos proporcionan representaciones, sensaciones. En cambio la razón descubre lo que, es general, el nexo entre los fenómenos y las leyes del mundo. La veracidad de los conocimientos se comprueba poniendo en concordancia los nuevos conceptos con los viejos, y eliminando las contradicciones que entre unos y otros se produzcan.

La filosofía materialista y el conocimiento de las ciencias naturales ayudaron a algunos decembristas a llegar al ateísmo. Los decembristas veían las raíces de la religión en el anhelo de los oprimidos de embellecer su dura situación con la esperanza de alcanzar una vida mejor en un mundo de ultratumba. Aunque en su tiempo resultaba avanzada, la filosofía de los decembristas poseía un carácter metafísico y contemplativo. En la explicación de los fenómenos sociales, los decembristas eran idealistas y atribuían a la instrucción un valor decisivo en la vida de la sociedad. Muchos de ellos hacían suya la teoría del derecho natural y del contrato social. El movimiento decembrista influyó poderosamente sobre la segunda generación de revolucionarios rusos, los demócratas revolucionarios como Herzen, Ogariev, Bielinki y Chernishevski.

Decreto

Es una norma juríca de carácter general emanada del gobierno en pleno o de un ministro.

Decrecimiento

Es una ideología económica y ecológica difundida por la pequeña burguesía en los países imperalistas más fuertes como forma de adaptación a la crisis económica capitalista iniciada a comienzos del siglo XXI.

Su origen está en los economistas que en los años sesenta del siglo XX trataron de fundamentar una teoría económica sobre bases físicas y cuantitativas, el volumen de recursos, sin tener en cuenta las relaciones de producción. Con los mismos presupuestos ficticios, en 1973 el Club de Roma impuso en todo el mundo la teoría de los límites del crecimiento.

Sus fundamentos son malthusianos. Expresan la contradicción entre una abrumadora propaganda incitando al consumismo, con la creciente depauperación de las masas. Lo mismo que el concepto de sostenibilidad, pretende apoyarse en una supuesta entropía, por lo que incurre en las típicas predicciones catastrofistas sobre un inminente agotamiento de los recursos, las materias primas y las fuentes de energía, cuyo origen encuentran en un consumo excesivo de los mismos, propio de una supuesta opulencia que conduce a un despilfarro de recursos.

Todas las crisis económicas capitalistas, incluida la de 2007, no son de carestía subconsumo sino precisamente de todo lo contrario, de sobreproducción, una situación que coincide con una esquilmación progresiva de un número cada vez mayor de personas en todo el mundo. Por lo tanto, para la inmensa mayoría de la humanidad las necesidades no han decrecido, sino todo lo contrario, son cada vez mayores.

Frente a la creciente internacionalización de las fuerzas productivas, la teoría del decrecimiento propone alternativas propias del utopismo, basadas en mercados locales y cooperativas.

En el capitalismo el consumo depende de la producción y, por consiguiente, de las relaciones de producción y las clases sociales. Es la burguesía quien derrocha, no los trabajadores, que viven en umbrales próximos a la subsistencia. En la medida en que la sociedad avanza, las necesidades son crecientes, especialmente para los trabajadores, para quienes la brecha entre la carestía y las posibilidades se acrecienta cada vez más, poniendo de manifiesto la necesidad de la revolución socialista.

Deducción

— 1. Es el razonamiento demostrativo o inferencia necesaria de una proposición respecto de otra.

— 2. Es la aplicación de un principio general a un caso particular.

Existe una estrecha unidad dialéctica entre la deducción y la inducción. Como el pensamiento va de lo particular a lo general y de lo general a lo particular, también es imprescindible pasar de la deducción y la inducción, y a la inversa.

El razonamiento necesario y demostrativo puede no ir de lo universal a lo particular sino, además, de lo particular a lo universal. En consecuencia, un razonamiento que es deductivo es, al mismo tiempo, una inducción.

Déficit presupuestario

Es el gasto público por encima de los ingresos recaudados por todo tipo de tributos que sirve para absorber la superproducción de mercancías en la etapa de capitalismo monopolista del Estado.

El déficit público aparece con la entrada del capitalismo en su fase imperialista en los años de la I Guerra Mundial a causa de los gastos militares y la carrera de armamentos, sirviendo para aliviar la primera gran sacudida de la crisis general capitalista de 1929. Luego, la Revolución de Octubre y el auge del movimiento obrero forzaron al Estado monopolista a realizar grandes desembolsos que contuviera una situación que llegó a ser crítica. Todo ese déficit se conjugó en gran parte con emisiones deuda pública que pusieron a los Estados capitalistas en manos de la banca, promovieron la hegemonía estadounidense a partir de 1945 y la colocación del dólar como divisa para todos los países.

El receso del movimiento obrero en los años noventa del pasado siglo permitió la liquidación de todas aquellas conquistas sociales y la promoción subsiguiente del equilibrio presupuestario, que la burguesía calificó de neoliberalismo y que tuvo su máxima expresión en el Tratado de Mastrique firmado por los países de la Unión Europea.

Déficit exterior

Es el desequilibrio que experimenta la balanza de pagos en el comercio internacional de un país cuando las exportaciones no alcanzan para cubrir el valor de las importaciones.

El déficit exterior indica la posición económica internacional de un país con respecto a los demás. El déficit se abona bien con préstamos, bien con la reservas de oro, bien con divisas. Cuando son persistentes, el Estado se ve obligado a devaluar su moneda, con lo cual, aunque sólo sea temporalmente, logra aumentar sus exportaciones y reducir sus importaciones. Si dispone de una divisa fuerte, como los Estados Unidos, también puede elevar los tipos de interés para pagar el déficit con papel moneda, es decir, de forma gratuita.

En los años ochenta del pasado siglo numerosos países contrajeron gigantecas deudas con los bancos internacionales a causa del déficit persistente de sus balanzas de pagos y del saqueo de reservas en oro y divisas que llevaron a cabo las grandes potencias imperialistas. No obstante, el deterioro en la posición hegemómica de los Estados Unidos a partir de 1973 debilitó su balanza de pagos, hundió al dólar y ha convertido a este país en el mayor deudor del mundo, a causa de la pérdida de las posiciones que mantenía frente a sus competidores internacionales.

Deflación

Es el descenso de los precios de la mercancías como consecuencia de la crisis de superproducción y el exceso de oferta subsiguiente.

La deflación es consecuencia de la depresión de la actividad económica y del desempleo galopante; los mercados se abarrotan de mercancías que no encuentran salida por falta de poder adquisitivo de las masas y los precios caen en picado.

Deísmo

Es la doctrina que admite la existencia de dios en calidad de causa primera e impersonal del mundo.

Es una creencia racional en dios, pero sin aceptar los dogmas o libros sagrados de ninguna religión particular, así como tampoco la religión revelada o tradicional. Es un dios arquitecto del mundo que, una vez creado, queda sujeto a la acción de sus propias leyes. Dios creó el mundo, pero no se interesa por él, ni exige que lo adoren y funciona a través de los procesos de la naturaleza.

El deísmo surgió en Inglaterra cuando aún imperaba una concepción feudal y eclesiástica del mundo, constituyendo una forma encubierta de ateísmo, un recurso fácil de los materialistas para desentenderse de la religión. Su fundador fue el inglés Herbert de Cherbury (1583-1648). Fueron deístas, en Francia, Voltaire y Rousseau; en Inglaterra, Locke, Newton y Toland; Benjamín Franklin en los Estados Unidos. Izaron asimismo la bandera del deísmo, idealistas como Leibniz y Hume. En la actualidad, tras el deísmo se encubre una tendencia a justificar la religión.

Delación

Es la traicion de un militante revolucionario que, ante una detención, informa y colabora con la policía para ampliar la redada con la entrega de otros militantes.

El delator se convierte en un confidente cuando prorroga en el tiempo su colaboración con el enemigo de clase más allá de su detención.

Democracia

Es una de las tres formas clásicas de gobierno, junto a la monarquía y la aristocracia, caracterizada por la intervención activa de las masas en las decisiones políticas.

Desde la Antigüedad griega la democracia tuvo siempre un significado peyorativo en el pensamiento político, ya que los intelectuales sólo tomaban en consideración los otros dos regímenes políticos. La democracia era sólo un modo de lo que no podía admitirse como forma de gobierno bajo ningún punto de vista. Las sociedades debían ser dirigidas por una minoría dominante. Bajo el concepto de nación, la revolución burguesa introdujo a las masas en la historia de una manera irreversible.

En el pensamiento burgués originario un régimen político es democrático no sólo cuando las masas eligen a sus representantes sino, además, cuando éstos actúan teniendo en cuenta el interés de las masas. Como consecuencia, si los representantes no obraban de esa manera, debían ser destituidos. La democracia no es, pues, sólo el derecho de elegir sino el derecho de destituir, lo que alcanza su máxima expresión en el derecho de resistencia, es decir, en imponer por la fuerza la destitución de los representantes.

La burguesía revolucionaria introdujo el sufragio electoral para elegir a los cargos públicos y entonces los sectores más avanzados de la burguesía, los pequeño burgueses, los artesanos y algunos campesinos, habitualmente ligados al republicanismo, comenzaron a enarbolar la bandera de la democracia y a cambiar su significado, dándole un sentido positivo a la expresión, con la que pretendían exigir la generalización del sufragio. Hasta la revolución francesa de 1848 el sufragio era censitario, esto es, sólo votaban los contribuyentes al fisco a partir de una cierta cuantía. Entonces, democracia pasó a ser sinónimo de sufragio universal.

El imperialismo ha pulverizado la democracia en todos los países y hasta teóricamente ha prostituido su nombre, del que pretenden ganarse la exclusiva y dar patentes a los demás países o negársela. El capitalismo monopolista de Estado es incompatible con la democracia, de manera que la llegada de esta fase crepuscular trae consigo el fascismo, la reacción política y la liquidación de la libertades básicas.

Ante esta situación los partidos comunistas se han transformado en los más importantes baluartes de defensa de la democracia y de los derechos cívicos frente a la burguesía decrépita que sólo manipula su nombre. Los partidos comunistas promueven la intervención activa, consciente y directa de las masas en todas las decisiones políticas, que es la quintaesencia de la democracia; los partidos comunistas necesitan de las masas y por eso necesitan la democracia para construir el socialismo.

Depresión

Es la fase del ciclo capitalista que sigue inmediatamente a la crisis durante la cual se interrumpe la caída de la producción, que queda estancada en el nivel alcanzado al final de la crisis.

En esta fase las empresas trabajan sensiblemente por debajo de sus posibilidades de producción. La cantidad de obreros parados es tan elevada como durante la crisis. Los precios alcanzan cierta estabilidad, pero en un bajo nivel. El comercio carece de vigor, aunque las mercancías almacenadas ya no aumentan, y se van reabsorbiendo gradualmente, en parte se destruyen y en parte se venden a precios rebajados. El tipo de interés es bajo ya que la cuota de ganancia se ha reducido y la oferta de capital de préstamo supera en mucho a la demanda. Procurando adaptarse a los precios bajos, los capitalistas reducen los costos de producción, disminuyen los salarios, elevan la productividad y la intensidad del trabajo de los obreros. Renuevan en gran escala el capital fijo, reequipan sus empresas. La creciente demanda de instalaciones y maquinaria provoca el aumento de su producción, así como de la producción de los metales indispensables, combustible, etc. Ello hace que aumente el número de obreros ocupados, que crezca la demanda de artículos de consumo y su producción. Así se crean las condiciones para pasar a la fase de animación y luego a la de auge. Al desarrollarse el capitalismo y agudizarse sus contradicciones, especialmente en el período actual del capitalismo, se observa que la fase de depresión se hace más larga, y ésta adquiere un carácter duradero.

Depuración

Es la expulsión colectiva de un partido comunista de aquellos elementos vacilantes o dubitativos que tratan de introducir en su seno la idelogía burguesa.

El materialismo dialéctico no es una teoría especulativa sino que se guía por la práctica, de modo que las depuraciones en el seno de un partido comunista no provienen de teorías sino de prácticas, de líneas de actuación y de comportamientos. Tampoco es una teoría que considere a los individuos aislados en sí mismos, sino que los concibe como representantes de la clases sociales, de manera que cuando un individuo no pertenece al proletariado, ni actúa en su interés, favorece a la burguesía y, en consecuencia, no tiene cabida dentro de un partido comunista. Los elementos inestables dentro de un partido comunista destruyen la confianza de las masas en su vanguardia, por lo que, para fortalecerse, un partido comunista debe depurarse.

Los burgueses se infiltran en el partido comunista en los momentos más favorables para el proletariado, cuando más duras son la derrotas de la burguesía. En esos momentos, cuando ya no puede vender en una lucha frontal, la burguesía penetra sigilosamente en la fortaleza de la clase obrera, en su vanguardia, para desviarlo de su camino adoptando ademanes seudocomunistas.

Derecha

Es el sector político más reaccionario de la burguesía, ligado a la defensa de la religión, el patrioterismo, el ejército y los grandes intereses monopolistas.

La expresión proviene de la Revolución franesa de 1789, cuando la reacción se sentaba siempre agrupada en el ala derecha de la Asamblea Nacional.

Derecho

Es el conjunto de normas jurídicas sancionadas por el Estado a través de las cuales la clase dominante impone su dominio político.

Desamortización

Es el conjunto de medidas económicas adoptadas durante el origen del capitalismo en España para expropiar al campesinado de la tierra y transformar la explotación colectiva en individual.

En España la desamortización se llevó a cabo con especial intensidad a partir de 1833, logrando la burguesía acaparar grandes extensiones de tierras, que convirtió en propiedad privada. Fueron cuatro los objetivos perseguidos por la burguesía. Primero, acelerar la acumulación originaria de capital saqueando los medios de subsistencia del campesinado. Segundo, introducir plenamente numerosas explotaciones agrarias con las que no se podía comerciar anteriormente dentro del mercado y obtener importantes beneficios con su compraventa. Tercero, atacar las fomas feudales de posesión latifundista de la Iglesia católica y minar su poderío económico. Y cuarto, transformar las formas de explotación colectiva de la tierra en propiedad privada e individual.

El feudalismo mantuvo la tierra, el medio de producción más importante en aquella época, en manos muertas, es decir, adscrito, junto con sus trabajadores campesinos, a determinados objetivos políticos y sociales, revestidos de apariencia religiosa. Con ellos no se podía comerciar libremente y campesinado era siervo de ellas, formaba parte de las mismas. Sus dueños eran fundaciones, monasterios, municipios e incluso los vecinos de los pueblos. De todas estas gigantescas explotaciones de apropió la burguesía, dejando al campesino en la miseria más absoluta y obligándole bien a emigrar a la ciudad y trabajar en las fábricas, bien a vagabundear, o bien a dedicarse al bandolerismo.

Desarme

Es un elemento integrante de la política de coexistencia pacífica de los Estados socialistas para tratar de consolidar la paz mundial y prevenir las agresiones militares de la potencias imperialistas.

El imperialismo tiene una tendencia natural hacia el militarismo que, históricamente, ha provocado desastrosas guerras mundiales, el rearme y la carrera de armamentos. Mientras para las masas eso significa hambre y penalidades, para los monopolistas significa una fuente inagotable de beneficios. Por eso, el desarme forma parte integrante de la lucha contra el imperialismo y por la defensa de la paz mundial.

En la Conferencia de Ginebra de 1922 la Unión Soviética planteó el primer proyecto de reducción general de armamento y, dos años después, pasó a la práctica reduciendo el ejército de más de cinco millones de soldados a sólo 600.000.

En 1928 presentó a la Sociedad de Naciones un proyecto de convenio de desarme general y completo. En la siguiente década propuso establecer un sistema de seguridad colectiva en Europa, pero los países capitalistas no aceptaron la propuesta porque se preparaban para una nueva guerra.

Tras la II Guerra Mundial, la Unión Soviética logró incluir en la Carta de la ONU que el desarme debía ser un principio universalmente reconocido del Derecho Internacional y, desde el mismo momento en que aparecieron las armas atómicas, se pronunció por su prohibición y destrucción. El 19 de junio de 1946, en una de las primeras reuniones de la Comisión de Energía Atómica de la ONU, presentó un proyecto de Convenio Internacional para prohibir la producción y el empleo de armas atómicas con fines de destrucción masiva. La Unión Soviética proponía que todos los firmantes del Convenio asumieran el compromiso de no emplear armas atómicas en ninguna circunstancia, prohibir su producción y almacenamiento y destruir en el plazo de tres meses todas las ya existentes. También propuso que la transgresión de tales compromisos constituyera un crimen internacional de lesa humanidad.

Estados Unidos rechazó entonces la propuesta, cuya realización habría liberado al planeta del peligro de una devastación nuclear. Los imperialistas pretendían preservar el monopolio de las armas atómicas como instrumento de presión para alcanzar sus objetivos hegemónicos. Así nació la diplomacia atómica de Estados Unidos, que fue pieza clave de la guerra fría desencadenada contra el socialismo mundial.

Al plan soviético de desarme nuclear, Estados Unidos opuso el llamado Plan Baruch que trataba de refrendar el monopolio de la bomba atómica por los Estados Unidos. Los documentos del gobierno norteamericano desclasificados en 1972 confirmaron que el Plan Baruch era una trampa. En él se hacía hincapié en la creación de un organismo de control internacional fiscalizado por Estados Unidos con capacidad para monopolizar las existencias de materiales desintegrables y todas las empresas atómicas. No sólo habría obtenido el derecho al control absoluto del uso de la energía atómica con fines civiles y militares, sino que habría podido inmiscuirse también en la vida económica de los Estados.

En junio de 1947 la Unión Soviética accedió a establecer un control internacional riguroso sobre todas las empresas dedicadas a la extracción de la materia prima atómica y a la producción de materiales atómicos y energía atómica pero, a diferencia del Plan Baruch, el organismo para ejercer tal control debía subordinarse al Consejo de Seguridad de la ONU. Esta proposición tampoco fue aceptada por Estados Unidos.

La Unión Soviética continuó pronunciándose a favor de la prohibición de los medios nucleares de exterminio y a favor del uso de los descubrimientos científicos relacionados con la desintegración del átomo para fines civiles. En 1953 proponía que la ONU declarara la prohibición absoluta de la bomba de hidrógeno y de otros tipos de armas de aniquilación masiva.

En total, durante el período posbélico, la Unión Soviética presentó más de 100 proposiciones diferentes para eliminar la carrera de armamentos y lograr el desarme. No todo el esfuerzo resultó baldío. Parte de sus iniciativas se incluyeron en el Tratado de prohibición de las pruebas de armas nucleares en la atmósfera, el espacio cósmico y bajo el agua; el Tratado de no proliferación de las armas nucleares; el Acuerdo entre la URSS y los Estados Unidos sobre la prevención de la guerra nuclear; el Convenio entre la URSS y los Estados Unidos sobre la limitación de los sistemas de defensa antimisiles; el Convenio provisional entre la URSS y Esados Unidos sobre medidas en el terreno de la limitación de los armamentos estratégicos ofensivos; el Convenio sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y químcas y sobre su destrucción; el Convenio que proscribe utilizar técnicas de modificación del

Desarrollo

Es el crecimiento de la fuerzas productivas necesarias para satisfacer las crecientes necesidades materiales y espirituales de un país.

En el capitalismo ese desarrollo es imposible, ya que las fuerzas productivas entran en contradicción con las relaciones de producción y se frena su expansión. Por eso la creación de riqueza queda estancada, grandes masas de la población no pueden acceder al disfrute de bienes elementales, en tanto que una minoría los derrocha.

Por lo demás, el desarrollo capitalista aparece desequilibrado ya que sólo crece aquella parte de la riqueza que es susceptible de apropiación privada, en tanto se destruye otra parte de propiedad común, como es el caso, de la naturaleza, el agua, el aire o la biosfera, generando graves desequilibrios.

Desarrollo desigual

Es una ley del capitalismo en virtud de la cual tanto las empresas, como las ramas de la economía y los países, no avanzan simultáneamente al mismo ritmo sino a saltos y de manera discontinua e irregular.

Es una consecuencia de la anarquía del mercado y de la competencia característicos del capitalismo, de manera que unas empresas, sectores económicos y países enteros, se quedan rezagados respecto de otros que antes tenían similares niveles de desarrollo.

El desarrollo económico de unos países capitalistas respecto a otros se produce a saltos: unos países refuerzan sus posiciones en el mercado mundial a costa de otros, el mundo ya repartido se reparte de nuevo periódicamente en consonancia con la nueva correlación de fuerzas. La desigualdad en el desarrollo de la economía capitalista, debido a la existencia de la propiedad privada capitalista y a la anarquía de la producción, es inherente al régimen capitalista en todas las etapas de su vida. Sin embargo, en el período premonopolista, cuando en su inmensa mayoría las empresas eran pequeñas y dominaba la libre competencia, el desenvolvimiento del capitalismo siguió un curso más o menos regular, sin saltos bruscos ni conflictos bélicos. Con la transición al imperialismo, se aceleró a ritmos gigantescos el proceso de concentración de la producción y del capital, el progreso de la técnica alcanzó un alto nivel, en la industria comenzaron a dominar los monopolios y el capital financiero, apareció la necesidad de exportar capital; había terminado ya el reparto territorial y económico del mundo entre las potencias imperialistas y se entabló entre ellas una lucha durísima por un nuevo reparto del mismo. En estas condiciones, los países que han emprendido más tarde que otros el camino del desarrollo capitalista, utilizando nuevos métodos de producción y los resultados del progreso técnico cada vez más acelerado, intentan adelantar a sus rivales, conquistar el monopolio del mercado mundial y el dominio político en tal o cual zona del mundo. La exportación de capitales a otros países acentúa el carácter irregular, a saltos, del desarrollo. A medida que se pasa al imperialismo, la desigualdad del desarrollo de los países se convierte en una importante causa de que se agraven las contradicciones entre las potencias imperialistas que, en su afán de superar a sus contrincantes, recurren a la guerra. De este modo han surgido las dos guerras mundiales. Partiendo de la ley de la desigualdad del desarrollo económico y político del capitalismo, Lenin llegó a la conclusión de que era posible la victoria de la revolución socialista primero en varios países e incluso en uno solo.

Desclasado

Es el miembro de una clase social que pierde su condición al cambiar su situación material.

El burgués que se arruina se ve forzado a trabajar por cuenta ajena, pero mantiene su mentalidad clasista. Sin embargo, el obrero que percibe una fortuna asimila rápidamente el papel de burgués acomodado y si antes tenía conciencia de clase, la pierde. Esto es consecuencia de que, en el capitalismo, la ideología dominante es la burguesa y se adquiere pasivamente, mientras la ideología proletario es consecuencia de un gran esfuerzo intelectual.

Desempleo

Es la situación de paro o desocupación laboral que padecen los trabajadores insertos en el ejército industrial de reserva.

Desinformación

Es una estretegia de guerra sicológica desarrollada tras la entrada del capitalismo en su fase fascista e imperialista para impedir la vinculación del partido comunista con las masas y la expansión de las ideas progresistas.

La llegada del imperialismo coincide con el auge del movimiento de masas, el crecimiento de las organizaciones revolucionarias en todo el mundo y una fuerza extraodinaria de los sindicatos. Ante esta situación, la burguesía monopolista reacciona llevando a los fascistas a los gobiernos, los cuales despliegan toda una contraofensiva, en la que la desinformación, la mentira, se transforma en un gigantesco instrumento de propaganda. En los Estados Unidos el fenómeno surge al mismo tiempo con la cadena Hearst, verdadero centro de difusión sistemática de falsedades y sensacionalismo a partes iguales.

Tras la II Guerra Mundial la desinformación se convirtió en el otro arma de la guerra fría, junto a la bomba atómica, imprescindible para hacer frente al avance del socialismo y corromper la conciencia de las masas. Los ejércitos imperialistas, especialmente los servicios secretos, se apoderan de canales de comunicación y la intoxicación adquiere un carácter científico y sistemático como forma de dominación burguesa sobre las masas. El Estado monopolista ha desarrollado gabinetes de imagen adjuntos a todos los ministerios encargados de ocultar la realidad, crear falsas opiniones y disfrazar hasta las mayores evidencias para distraer a las masas de sus verdaderos intereses sociales y políticos.

Como cualquier otro sector económico, hoy los medios de comunicación están monopolizados en manos de un reducido sector financiero que, además de beneficios económicos, obtiene una buena parcela del poder político, gracias a su influencia entre las masas. Por lo demás, la nula calidad de los contenidos mediáticos, presididos por el entretenimiento, el deporte y la frivolidad, es la prueba más contundente de la profunda degeneración y descomposición en la que ha entrado la burguesía decrépita y de la que pretende hacer partícipe a la amplias masas.

Desmochar

Es privar a un castillo de sus murallas, torres y otros medios de defensa.

En el feudalismo, cuando el rey vencía la nobleza díscola, como castigo se le imponía una destrucción parcial de sus castillos a fin de que no se pudieran defender.

Despotismo

Es la teoría expuesta por el comunista renegado Karl Wittfogel para caracterizar a la Unión Soviética de manera equiparable a las sociedades esclavistas orientales de la Antigüedad.

Wittfogel era un comunista renegado de la Escuela sociológica de Franckfort que en los años treinta del siglo XX se pasó a los Estados Unidos para combatir a la Unión Soviética en plena guerra fría. En los años treinta del siglo XX la Escuela de Franckfort desarrolló una tesis burguesa acerca del fascismo bajo la apariencia y con una terminología, como era característico de aquella Escuela, supuestamente marxista. Wittfogel expuso unas tesis parecidas en un trabajo pretendidamente histórico acerca de las antiguas sociedades esclavistas de Egipto, Mesopotamia, Persia y China que, según él, se caracterizaron por gigantescas obras hidráulicas para el regadío que obligaron a una extremada centralización del poder del Estado que denominó de manera racista y en el más puro estilo de la guerra fría como despotismo oriental. La Union Soviética, según él, era una versión actual de ese mismo despotismo oriental.

Las tesis de Wittfogel han incidido en la existencia de un supuesto modo de producción asiático ya que los cinco modos de producción son -según ellos- una simplificación dogmática y Marx aludió en alguna ocasión a ese supuesto modo de producción. Todas esas teorías son calurosamente acogidas entre los intelectuales trotskistas ya que encajan bien con su racismo, con sus postulados acerca de la burocracia y el totalitarismo, todo ello en medio del aplauso de los imperialistas.

Destajo

Es la modalidad de explotación capitalista de la fuerza de trabajo consistente en el pago de un salario de cuantía aleatoria que depende de la producción alcanzada.

El trabajo a destajo, que Marx denomina salario por piezas, presenta numerosas ventajas para el capitalista. Intensifica hasta límites insospechados la explotación, que llega a presentar la forma de autoexplotación por cuanto el obrero necesita trabajar al máximo de sus fuerzas para obtener un salario digno. Encubre la explotación porque ofrece la apariencia de que el capitalista no paga la fuerza de trabajo sino el trabajo mismo, esto es, que abona todo el valor de la producción. Finalmente, presenta al capitalista no como un explotador del trabajo ajeno sino como un comprador de las mercacías producidas por el obrero, lo que se presta a engaño.

Aparece vinculado a determinadas formas de trabajo, como el trabajo en el propio domicilio, y siempre anula totalmente los derechos sindicales del obrero porque rompe la unidad de la clase, fomenta el aislamiento e impide reducir la jornada laboral.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z | Descargar