A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z

Amarillismo

— 1. Es la política de la burguesía que consiste en crear organizaciones aparentemente proletarias para desviar y confundir al movimiento obrero.

Inicialmente fue la Iglesia la que creó sindicatos amarillos o confesionales para tratar de obstaculizar el desarrollo de la lucha de clases. La referencia al color proviene precisamente de que el amarilllo es uno de los colores de la bandera del Vaticano, mientras que el rojo es el distintivo del movimiento obrero desde su mismo origen. La encíclica católica Rerum Novarum estableció cáles eran los objetivos de esas organizaciones obreras controladas por los obispos: no se trataba de un caso de justicia sio de caridad cristiana; por eso, una vez satisfecha la necesidad y la conveniencia, es un deber el socorrer a los necesitados con lo superfluo sin alterar ni un ápice los fundamentos mismos del capitalismo y frenando así la propaganda revolucionaria.

Luego fue la propia burguesía la que creó sindicatos para controlar las reivindicaciones de los trabajadores de sus propias empresas. Hoy esta política se ha generalizado, y así la burguesía a través de su Estado crea, financia y controla tanto sindicatos, como partidos políticos, organizaciones juveniles, ONG, etc.

— 2. Es la política desinformativa que tomado carta de naturaleza en los modernos medios de comunicación, proveniente de los Estados Unidos, basada en el despliegue del sensacionalismo y de una subespecie infame de mensajes de masas de amplio consumo y nula calidad, especialmente diseñados para manipularlas.

Amnistía

Es la promulgación por ley de una condonación total o parcial de los delitos juzgados o pendientes de juicio.

La amnistía, a diferencia del indulto, es una disposición aprobada por el parlamento y significa la plena rehabilitación del condenado o procesado en un proceso penal, e incluso en cualquier otro tipo de procedimiento represivo. Habitualmente se restringe sólo a los delitos políticos y por eso aparece cuando en el gobierno de un país se produce algún cambio significativo o se pretende conmemorar el aniversario de algún acontecimiento.

En España la última amnistía se promulgó con el advenimiento de la República en 1931, que vació totalmente las cárceles. Tras la insurrección de Asturias en 1934, el Frente Popular incluyó en su programa electoral la amnitía total como una de sus reivindicaciones fundamentales y tras la guerra de 1936 a 1939 fue una aspiración de lo más sentida entre todos los antifascistas. Durante la transición de 1978, al no cambiar nada, no se promulgó ninguna amnistía, sino varios indultos muy limitados y, en prueba de su carácter abslutamente fascista, la actual Constitución prohibe terminantemente que se promulguen ninguna amnistía.

Amortización

Es la reposición periódica del desgaste padecido por el capital fijo en la producción.

La amortización va creando periódicamente un fondo de reserva con las ventas de las mercancías producidas que cuando ha alcanzado al valor total del capital fijo permite la sustitución del viejo por otro nuevo.

Análisis

Es el método de investigación consistente en descomponer los datos empíricos obtenidos de un objeto en sus elementos más simples para alcanzar un conocimiento científico acerca del mismo.

Se opone a la síntesis, método de sentido inverso que lo complementa para el estudio del objeto.

La generalización que logran las ciencias es un efecto derivado del análisis ligado a la abstracción. Todo conocimiento teórico comienza por el análisis de los datos empíricos por medio del cual lo esencial se diferencia de lo accidental. Al llegar a cierto estadio del análisis, el conocimiento empírico se convierte necesariamente en teórico. Es la profundidad del análisis lo que diferencia al conocimiento teórico del conocimiento empírico.

Anarcosindicalismo

Es la aplicación de las tesis anarquistas al movimiento obrero en la fase de transición del capitalismo al monopolismo que expresa el rechazo de la lucha política en favor de las reivindicaciones puramente económicas.

Cuando el capitalismo avanza poderosamente, cuando entra en su etapa madura, monopolista, generando un vasto movimiento obrero, el reformismo de Proudhon queda caduco y lo mismo sucede con las formas anarquistas de organización, reducidas, secretas y conspirativas de Bakunin. Entonces los anarquistas, para salir de aislamiento, ponen sus esperanzas en un movimiento sindical que a finales del siglo XIX se expande como un reguero. El anarquismo necesita remozar sus postulados pero, igual que la burguesía liberal, sigue contraponiendo el poder del Estado a la libertad: cuanto más poder menos libertad, y de ahí su rechazo a toda forma de intervención y de organización políticas del proletariado. La política es una cosa de la burguesía; la economía le corresponde al proletariado. Olvidan, decía Marx, que todo movimiento de clase, como tal es y ha sido siempre necesariamente un movimiento político.

La negación de la lucha política trae como consecuencia un pretendido antiautoritarismo, es decir, un rechazo de todas las formas de poder así como del Estado en favor de las asambleas y la autogestión u organización desde abajo. Sin embargo, las organizaciones anarquistas son tan disciplinarias como todas las demás porque en ninguna se puede prescindir de la autoridad. Así por ejemplo, en el sindicato español CNT las expulsiones se camuflan llamándolas desfederaciones y, según Proudhon, las sociedades anarquistas debían fundamentarse en un juramento de todos sus miembros, de modo que quien lo vulnerase debía ser castigado, incluso con pena de muerte. El rechazo de la política por parte de los anarcosindicalistas es sólo aparente, ya que, aunque generalmente rechacen las elecciones y las instituciones oficiales, también han intervenido siempre en las confrontaciones políticas. Así, son conocidos los devaneos políticos de Proudhon con el emperador Napoleón III o el apoyo de Kropotkin a los imperialistas británicos en la I Guerra Mundial.

La oposición anarcosindicalista al poder y a la política significa igualmente desconocer por completo los partidos políticos y la necesidad de dirigir la lucha obrera hacia la revolución. Según ellos, las formas de organización de los trabajadores deben emular a la sociedad futura: no son instrumentos de lucha contra una situación actual, sino las primeras piedras de las asociaciones humanas del porvenir. Los sindicatos deben sustituir al Estado burgués. Todo este cúmulo de ideas son restos del viejo utopismo que padeció el movimiento obrero en sus orígenes y que hoy le conducen a la pasividad.

Por eso, como la historia ha demostrado en numerosas ocasiones, a pesar de la verborrea radical e izquierdista, el anarcosindicalismo es una forma de reformismo que, salvo en España en el primer tercio del siglo XX, nunca ha participado en ninguna lucha revolucionaria. Lenin decía que era una especie de revisionismo desde la izquierda. La revolución es un acto político, por lo que renunciar a la acción política significa renunciar a la propia revolución. La lucha política es el frente principal de acción de los trabajadores, por encima de la lucha sindical o la ideológica; renunciar a ella significa permanecer eternamente a merced de la burguesía. Con el anarconsindicalismo la clase obrera no interviene en los problemas de la burguesía, a la que deja la manos libres, mientras que la burguesía se hace con el control del movimiento obrero.

Teóricos del anarcosindicalismo fueron Georges Sorel (1874-1922), Hubert Lagardelle (1875-1914) y Antonio Labriola. Los principios básicos del anarcosindicalismo fueron expuestos en la carta de Amiens, declaración programática de la CGT francesa adoptada 1906 y luego en la CNT española, fundada en 1910. Dentro del partido bolchevique se dieron varias corrientes anarcosindicalistas, la primera en 1907 cuando Anatoli Lunacharski prologó elogiosamente un libro de Labriola en 1907; luego en 1915, personalizada en Nicolás Bujarin, y finalmente se reprodujo en 1920, en los inicios de la Nueva Política Económica, cuando se abrió un debate sobre la configuración y el papel de los sindicatos soviéticos, expresada en el libro de Alejandra Kolontai titulado La oposición obrera.

Anarquía capitalista

Es la desorganización económica que se deriva de la concurrencia de los distintos capitalistas en su lucha por los mercados.

En el capitalismo las condiciones de la producción no son las mismas que las de la circulación. Aparentemente, la producción parece estar estrictamente dominada por la autoridad incontestable de cada capitalista dentro de su empresa, sobre la que mantiene un dominio total y absoluto. Por el contrario, en la circulación, el capitalista es uno más, sometido al mercado y a la competencia con los demás capitalistas. Allí se enfrentan entre sí no sólo como compradores y vendedores de mercancías, sino que también pugnan los compradores entre sí por hacerse con los aprovisionamientos, así como los vendedores entre ellos, para dar salida a su producción. También se pelean como prestamistas y prestatarios de capital-dinero y se entrometen los unos en los negocios de los otros en busca de la ganancia más elevada. Esa situación conduce inevitablemente a choques entre ellos porque tienen intereses contrapuestos derivados de su diferente posición económica, una guerra de todos contra todos que trae como consecuencia un caos incontrolable donde el éxito o el fracaso, el beneficio o la pérdida, parecen resultar fruto de la casualidad. Pero no es así; el mercado y la competencia capitalista no están regidas por el azar sino por leyes económicas que son ajenas a la voluntad de los propios capitalistas. Esto significa que las leyes del mercado están por encima de cada capitalista individual y de todos los capitalistas como clase. Los capitalistas no imponen las leyes económicas sino que las leyes económicas se imponen a los capitalistas.

Por eso las teorías burguesas que defienden la omnipotencia de los capitalistas para planificar o someter a su dictado las leyes del mercado y sus dramáticas consecuencias, son absurdas. Las crisis capitalistas no solamente son inevitables sino que también son incontrolables. Ni siquiera la poderosa intervención del Estado es capaz de regular el funcionamiento de la economía capitalista.

Anarquismo

Es una variante de la ideología burguesa que se introdujo dentro del movimiento obrero en el siglo XIX en los países capitalistas más atrasados con el propósito de promover en su seno el reformismo, el individualismo y el abstencionismo en la lucha política.

Aunque fruto de su subjetivismo hay tantas variantes del anarquismo como anarquistas, todas ellas tienen unas mismas raíces y unos rasgos comunes que derivan de la influencia que tuvieron algunas corrientes de la burguesía sobre el movimiento obrero, en los orígenes de éste. Por eso el anarquismo fue la ideología dominante entre los trabajadores en los países de Europa en los que el capitalismo encontró más dificultades de expansión, como Rusia, España o Italia. Pero a medida que el capitalismo evoluciona y el movimiento obrero adquiere madurez, el anarquismo desaparece de su seno y se limita, como ocurre actualmente, a sectores de la pequeña burguesía, estudiantes e intelectuales. También un factor subjetivo ha contribuido siempre a la expansión del anarquismo: el predominio del reformismo en el movimiento obrero, como el caso español puso de manifiesto a finales del siglo XIX. El reformismo y el anarquismo se alimentan y justifican mutuamente a sí mismos para apartar al movimiento obrero de sus objetivos revolucionarios.

Los dos componentes básicos del anarquismo hacen el juego al capitalismo. El individualismo impide la organización de la clase obrera y fomenta su dispersión ideológica; el abstencionismo deja las manos libres a la burguesía para que pueda hacer y deshacer en el terreno político sin problema alguno.

Los orígenes del anarquismo están en los viejos sueños utópicos de la burguesía de tratar de preservar su dominio indefinidamente extirpando algunas de las peores lacras del capitalismo y suavizando la explotación. Por influencia de la filosofía burguesa, Max Stirner (1806-1856) impulsa una serie de teorías anarquistas a comienzos del siglo XIX en Alemania, cuando éste era un país atrasado, campesino y con gran influencia de la pequeña burguesía. Aunque nunca tuvieron demasiada difusión, sus escritos fueron combatidos por Marx y Engels en La ideología alemana y, con posterioridad a su muerte, fueron muy difundidos por los imperialistas estadounidenses y tuvieron influencia en personajes tan variados como Nietzche o Mussolini. Paralelamente el francés P.J.Proudhon (1809-1864) desarrolló las tesis anarquistas especialmente en la esfera económica, que fueron criticadas por Marx en su obra Miseria de la filosofía. Más que anarquistas las ideas de Proudhon son reformistas y pequeño burguesas, ya que no pretende acabar con el capitalismo sino aliviar las penalidades que éste produce entre los campesinos, los artesanos, los tenderos y los pequeños comerciantes. A diferencia de Stirner, Proudhon tuvo una gran influencia en el movimiento obrero francés, e incluso en el español; sus partidarios intervinieron activamente en la I Internacional y en la Comuna de París y luego, no obstante su sesgo libertario, formaron parte del conglomerado de fuerzas que crearon el Partido Socialista francés. Otros anarquistas importantes fueron el ruso Miguel Bakunin (1814-1876), el príncipe Pedro Kropotkin, el belga Eliseo Reclus y el italiano Enrico Malatesta.

La lucha contra el anarquismo fue inicialmente de tipo ideológico. Marx y Engels trataron de impedir que la burguesía influenciara con sus falsas ideas al movimiento obrero a través del anarquismo y criticaron extensa y minuciosamente a los más importantes teóricos anarquistas. Luego la lucha pasó a la esfera política, cuando los anarquistas alcanzaron su máximo apogeo durante la etapa de la I Internacional, hacia 1870, donde se produjo una gran confrontación política entre Marx y Bakunin.

Anatocismo

Es la capitalización de los intereses, de modo que sumándose tales intereses al capital originario pasan a devengar nuevos intereses.

Se calcula aritméticamente con la fórmula del interés compuesto, aunque está prohibido en la mayoría de las legislaciones, entre ellas, el código civil español porque es una forma de usura. El principio, por tanto, es que no se deben intereses de intereses.

Anfibología

Es el uso de expresiones lingüísticas con doble significado.

Animismo

Es la creencia ancestral que confunde la materia inerte con la vida, de manera que considera que los objetos inertes también son seres vivos.

En las sociedades más primitivas el cambio en la materia inerte parecía dotar a la naturaleza de vida independiente y, en consecuencia, los fenómenos físicos se explicaban como fenómenos biológicos, extraños y misteriosos. Algunas sociedades ancestrales personalizaron las fuerzas físicas, que no eran otra cosa más que abstracciones que alcanzaron la condición de mitos. En algunos se ellos se representaban las cualidades positivas y en los demás las negativas. La persnalización permitía a dichas sociedades entrar en una supuesta comunicación con esos mitos para encauzar sus acciones de manera favorable a las necesidades de los seres humanos.

Antinomia

Es el razonamiento insoluble desde el punto de vista formal porque se basa generalmente en la admisión de unos supuestos contradictorios.

Antiperístasis

Fue un concepto erróneo introducido por Aristóteles para explicar el movimiento una vez que el impulso exterior que mueve al objeto cesa de actuar.

Aristóteles utilizaba el ejemplo de una flecha, que sigue desplazándose en el aire a pesar de que el arco que la impulsó inicialmente había dejado de actuar sobre ella. Según Aristóteles la flecha seguía moviéndose por la antiperístasis, es decir, porque el aire desplazado por ella se ponía a su cola y la seguía impulsando.

El error procede del intento por parte de la mecánica de explicar el movimiento partiendo del reposo, dando lugar a conceptos equivalentes, tales como impetus o inercia.

Antítesis

Es la contraposición que experimenta todo proceso dialéctico en su segundo momento o etapa de negación.

Forma parte integrante del progreso del conocimiento. Toda tesis científica va seguida de su negación o antítesis en forma de crítica, la cual acaba en una síntesis que supera la unilaterialidad de ambas, recuperando aquello en lo que se demuestran veraces.

Antropofagia

Es la práctica humana de alimentarse con los cadáveres de sus semejantes.

En todas las especies animales superiores, incluidas las humanas, los casos de canibalismo que se conocen son esporádicos y obligados por situaciones extremas de hambre prolongada.

Aparato

Son organizaciones del partido comunista integradas por militantes profesionales que desempeñan tareas especializadas.

En su lucha contra el Estado burgués un partido comunista tiene que desempeñar multitud de funciones muy diversas que requieren de los militantes una gran entrega, capacidad de sacrificio y experiencia técnica que sólo se adquieren con muchos años de dedicación. Las masas no advierten la existencia de esos camaradas que realizan labores internas imprescindibles y muy valiosas, pero que muy pocas veces aparecen públicamente. El aparato de propaganda, por ejemplo, se encarga de la confección material de la prensa, octavillas y folletos; el aparato de distribución se encarga de hacer llegar toda esa literatura a las organizaciones locales en el menor tiempo posible; el aparato de falsificación se encarga de elaborar documentación para preservar la clandestinidad de los militantes y eludir la pesquisas de la policía; el aparato de cruce de fronteras se encarga de sacar a los camaradas del país o de introducirlos en el interior; y así hay numerosos militantes especializados en desempeñar esas y otras múltiples funciones sin la cuales el trabajo público del partido comunista resultaría imposible.

Aunque son muy importantes, todo ese tipo de funciones no son lo fundamental de un partido comunista y, en consecuencia, deben servir para reforzar los vínculos del partido comunista con las masas y que aquel esté en las mejores condiciones para dirigirlas hacia la revolución socialista.

Apartheid

Es la política discriminatoria de segregación racial impuesta por las potencias imperialistas, tanto en sus colonias como en el interior de sus respectivos países.

Son medidas de sometimiento de la clase obrera, el campesinado y los pueblos coloniales basadas en las diferencias raciales. El mantenimiento de dichas diferencias tiene por objeto enfrentar a unas comunidades con otras a fin de preservar el dominio de los imperialistas.

Comprende medidas muy variadas, desde el confinamiento de la población en determinadas localidades, como la prohibición de los matrimonios interraciales, la castración o las restricciones a la inmigración.

Es una característica de los países de cultura anglosajona y germánica que se justifican en supuestas motivaciones científicas, eugenésicas o de preservación de una raza humana considerada como pura o limpia frente a otras, a las que se les atribuye la condición opuesta de mestizas, impuras o sucias. Numerosos médicos, antropólogos y biólogos se prestan para deslindar a unas personas de otras.

Apodíctico

Es el razonamiento lógico cuya no admisión conduce a una contradicción.

Aristóteles aplicaba este calificativo a los los razonamientos demostrativos o demostrables. Kant le da el significado de necesario.

Apoliticismo

Es una corriente fomentada por la burguesía para asegurarse su control absoluto sobre todos los asuntos que conciernen a su dominación como clase.

La burguesía se esfuerza porque las luchas no desborden nunca el estrecho cauce de la reivindicaciones inmediatas separando la economía de la política, la educación de la política, la sanidad de la política, la cultura de la política, el deporte de la política, etc. Por el contrario, la tarea del partido comunista es demostrar que todas esas esferas están estrechamente unidas y ampliar la conciencia de las masas para que avancen, transformando sus luchas parciales en un torrente general de lucha política que conduzca a la revolución.

Apostasía

Es el rechazo total y absoluto del creyente de la religión que profesaba.

Cuando ese rechazo no es total sino parcial, se denomina herejía.

Arancel

Es el tributo que deben pagar las importaciones para penetrar en el mercado interior de otro país.

Arbitraje

Es un sistema de resolución de litigos en el cual, en sustitución de los jueces, los contendientes acuden a un tercero neutral designado de mutuo acuerdo.

Aristocracia

Fue la clase dominante en la época feudal, basando su poder en la propiedad de grandes extensiones de tierras e influyendo con su presencia en la corte, junto al rey, y el acaparamiento de funciones públicas.

Con el desarrollo del capitalismo, la burguesía desplaza a la aristocracia como fuerza social dominante o llega a un acuerdo con ella para repartirse el poder político.

Aristocracia obrera

Es una expresión acuñada por Federico Engels para denotar la formación bajo el imperialismo de un sector privilegiado dentro del proletariado de los países capitalistas más fuertes que sirve de canal de penetración de la política burguesa en el movimiento obrero y de difusión del reformismo en su seno.

El imperialismo es un régimen parasitario, corrompido y en descomposición, donde los monopolios y el saqueo de las gigantescas riquezas de los países coloniales engendra una casta de rentistas ociosos. Este flujo de riquezas también permite a la burguesía sobornar a una parte del proletariado de su país, a menudo obreros altamente cualificados. No se trata de un aburguesamiento del conjunto de la clase obrera de los Estados capitalistas más avanzados, sino de la corrupción de un sector privilegiado y reducido de la misma. Cuando Inglaterra tuvo el monopolio del mercado mundial a lo largo de todo el siglo XIX, pudo corromper durante mucho tiempo a sus obreros; pero bajo el imperialismo eso es imposible porque son varias las potencias que se disputan la hegemonía mundial y sólo pueden corromper a un pequeño sector de su propio proletariado. Por eso, lo que durante la segunda mitad del siglo XIX fue característico de Inglaterra, el triunfo total del reformismo entre la clase obrera, se extendió a lo largo del siglo XX entre todas las grandes potencias, aunque no podía abarcar al conjunto de la clase obrera, sino sólo a un reducido sector de la misma. Hoy en todos los países avanzados se corrompe a las capas superiores de la clase obrera, que se pasan al lado de la burguesía por las dádivas que reciben, al tiempo que arrojan sobre la masa de los obreros y los inmigrantes el peso del trabajo peor retribuido y menos cualificado. Comprando a un sector del proletariado, la burguesía imperialista intenta también escindir a la clase obrera y destruir su conciencia de clase.

El capital monopolista se vale de diversos métodos de soborno: eleva el salario a ciertos trabajadores, proporciona buenos puestos a la burocracia obrera en el aparato estatal y en los sindicatos, les concede horas sindicales, les garantiza su puesto de trabajo a salvo de despidos, etc. No aparece públicamente como una forma abierta de corrupción, sino institucionalizado en una política social y asistencial que conforman lo que califican de un estado de bienestar del que sólo viven, en realidad, un puñado de funcionarios bien remunerados, sindicalistas y voluntarios de las ONG. Se ha generado así toda una casta de profesionales que viven a costa de la miseria de amplios sectores obreros y justifican su colaboración con el Estado burgués con una aureola asistencialista.

Este sector obrero corrompido es el soporte social de la socialdemocracia, el reformismo y el revisionismo. De ahí que esas corrientes tengan un carácter internacional y permanente, porque existe un sector social propicio a ello que la burguesía se encarga de alimentar económica e ideológicamente.

Arresto

— 1. Es la captura por parte de la policía de un luchador o un militante.

Es sinónimo de detención que en la legislación española puede practicar no solamente la policía sino cualquier persona. Tiene un carácter provisional ya que precede a su liberación o entrega al juez.

— 2. Es la imposición de una sanción breve de privación de libertad, normalmente inferior a un mes, por parte de un juez que suele cumplirse en el propio domicilio o los fines de semana.

Arrianismo

Es una escisión del cristianismo promovida por el obispo Arrio (256-336), quien difundió que no hay tres personas en dios, sino una sola persona, el padre, y que Jesucristo no era dios sino alguien creado por dios.

Calificado de herejía, el arrianismo expresaba la influencia que en el siglo IV comenzaba a padecer el cristianismo a manos de las clases dominantes, más cultas e influenciadas por el platonismo, con sus sofisticadas elucubraciones acerca del alma y su relación con el cuerpo. El cristianismo tuvo que asimilar el platonismo para dominar espiritualmente y así implantarse en muchos países diferentes. Hasta entonces era una religión más simple, basada en creencias populares. Las masas rechazaban las ciencias y la filosofía, asimiladas a creencias de los explotadores, mucho más cultos que se habían convertido en los albaceas de la tradición helenística.

La trinidad siempre chocó con el carácter monoteísta del cristianismo, fue muy mal asimilada y dio lugar a muchas escisiones, entre las que el monofisismo fue la más importante. El año 325 el Concilio de Nicea condenó el arrianismo e impuso el dogma de la trinidad. Pero 200 años después los arrianos, predominantes entre los godos, tuvieron que ser militarmente derrotados por Justiniano para imponer las tesis trinitarias. En esta como en otras facetas religiosas, no fueron los debates los que impusieron uno u otro dogma, sino la fuerza militar y la opresión política. El arrianismo, derrotado en occidente, subsistió en oriente, donde las sucesivas escisiones monofisistas favorecieron la expansión del islam. A su vez, cuando no pudo asimilar todas estas corrientes, la tolerancia del islam permitió su supervivencia para poder utilizarlos en sus guerras contra el cristianismo. De ahí la proliferación de Iglesias cristianas escindidas en todos los países de Oriente Medio, que son monofisistas todas ellas: jacobitas en Siria, coptos en Egipto, maronitas y melquitas en Líbano, nestorianos y caldeos en Siria e Irak.

Uno de los arrianos más conocidos de la era moderna fue Isaac Newton (1642-1727).

Arte

— 1. Es el conjunto de reglas que dirigen cualquier actividad humana.

— 2. Es toda creación estética.

Artesanado

Es un sector social de origen feudal y afincado en la ciudades que desaparece con el desarrollo del capitalismo escindiéndose en una minoría que se aburguesa y la inmensa mayoría que se arruina y proletariza.

Organizados en gremios de una manera muy estricta, los artesanos fueron el prototipo de la pequeña burguesía urbana, implacablemente devorados por el avance de la gran industria. Perdieron su independencia económica con el avance del capitalismo. Su ruina acercó sus posiciones políticas a las del proletariado, sobre el cual influyó al principio grandemente. Ideológicamente el artesanado osciló entre el utopismo y el republicanismo y proporcionó fuerzas de choque considerables en la etapa de la revolución burguesa, siendo característica su intervención en la Revolución francesa de 1848.

Asalariado

Es el obrero que vende su fuerza de trabajo al capitalista a cambio de una remuneración económica que se denomina salario.

El capitalista no paga al obrero el trabajo realizado sino su fuerza de trabajo, es decir, su capacidad para desplegar un esfuerzo laboral que se materializa en mercancías. La diferencia entre el valor de la fuerza de trabajo y el trabajo materializado es la plusvalía de la que se apropia el capitalista, que condensa la esencia de la explotación capitalista.

Asamblea

Es uno de los métodos fundamentales con el que las masas participan en la lucha contra el capitalismo y sus diferentes lacras.

Aunque no sea convocada por el partido comunista, sus militantes deben preparar previamente la asamblea de forma metódica, tanto en cuanto al orden del día como en cuanto a las conclusiones prácticas que se deben deducir de la misma. Pero eso no significa, en absoluto, que esos militantes tengan ningún derecho a manipular el desarrrollo de la asamblea, sino todo lo contrario; la asamblea debe servir, fundamentalmente, para que los militantes comunistas aprendan de las masas, conozcan sus problemas, ayuden a resolverlos y establezcan sólidos lazos de unión con ellas. A través de la asamblea, los comunistas deben aportar su experiencia, su trabajo abnegado y todos los medios de que dispongan para contribuir al éxito de la lucha.

Una serie de corrientes políticas consideran equivocadamente que la asamblea es la forma de organización más importante de las masas, y que su convocatoria y celebración debe dejarse al criterio espontáneo de los asistentes. Sin embargo, para los comunistas las asambleas no son una forma de organización sino un medio de lucha muy importante, aunque no el único, porque sirve para extender la participación, para lograr la intervención activa del mayor número posible de personas y para ampliar los lazos que unen a la vanguardia con los obreros y otros sectores populares. Además, es un método de educación, de fortalecimiento de la conciencia de clase, de forjar la unidad más amplia. Por todo ello, el partido comunista debe impulsar la convocatoria de asambleas como una de la formas de favorecer de manera consecuente el desarrollo de la democracia.

A fin de no desacreditar esta forma de participación activa de las masas, es importante evitar que las asambleas degeneren en tediosos e interminables debates. Todos pueden y deben intervenir en sus discusiones, pero también deben tener un aspecto práctico, deben ser capaces de tomar decisiones democráticamente y de ejecutarlas. De ahí la necesidad de preparar bien el desarrollo de la asamblea y no dejarlo a la improvisación. Una de las conclusiones más importantes de la asamblea debe ser la elección de una comisión que ejecute sus acuerdos, sin que pueda admitirse que la comisión suplante de ninguna forma a la asamblea misma.

Asilo

Es el derecho subjetivo que tienen los revolucionarios perseguidos por la burguesía en un país a encontrar protección en otro país.

Este derecho fue reconocido en los orígenes del capitalismo, cuando la burguesía ascendente trataba de aplastar al feudalismo otorgando la tutela en su país de todos los que luchaban contra la reacción absolutista. Así fue reconocido en todas las declaraciones de derechos, de manera que el asilo impedía la extradición y la entrega del represaliado político al Estado que trataba de condenarle. Actualmente este derecho está prácticamente desaparecido a causa de la fascistización creciente de todos los países capitalistas que se han puesto de acuerdo para aplastar cualquier forma de resistencia a los planes de los monopolistas, entregando a los revolucionarios al Estado que los reprime, incluso sin necesidad de proceso previo.

El asilado se diferencia del refugiado en que mientras aquel es un emigrado político, el refugiado es un desplazado de su propio país a consecuencia de calamidades bélicas, económicas o de sanitarias.

Asociación

Es la agrupación estable de personas para la defensa de opiniones o intereses colectivos.

En los orígenes del capitalismo los obreros comenzaron a actuar como clase precisamente cuando empezaron a defender su derecho a asociarse, a crear sindicatos y cooperativas. En todos los países este derecho estuvo criminalizado y las sociedades obreras fueron duramente perseguidas, pero ello no frenó a la clase obrera, que se desarrolló en la clandestinidad, creando sociedades secretas. Entonces algunas corrientes del movimiento obrero, como los blanquistas o los bakuninistas, consideraron que esto era la panacea revolucionaria y elevaron las sociedades obreras secretas al rango de método exclusivo de lucha. Esto, que era una situación transitoria impuesta por las cirunstancias, a finales del siglo XIX se convirtió en un grave error. Poco a poco los obreros lograron crear mutualidades para el caso de despidos o de enfermedad, fundaron cooperativas y sindicatos, finalmente, fue posible un trabajo amplio, abierto y legal entre las masas para crear poderosas organizaciones obreras y desarrollr la conciencia de clase a través de las elecciones y el trabajo parlamentario.

También entonces se creyó ver en el parlamentarismo una nueva panacea en torno a la cual se engendraron otra serie de movimientos reformistas, bien en forma de revisionismo, bien en forma de anarcosindicalismo que reducían la lucha revolucionaria a la lucha sindical y económica, olvidando los objetivos revolucionaros últimos del movimiento obrero. Luego, la etapa imperialista del capitalismo conducía al fascismo, a una nueva liquidación del derecho asociativo conquistado por el movimiento obrero, a la represión y a la necesidad de volver a las organizaciones clandestinas. Esa es la etapa actual, en donde la persecución de las organizaciones revolucionarias, pone de actualidad para el partido comunista la necesidad de defender un derecho fundamental que, en última instancia, sólo la revolución socialista puede consolidar.

Asonada

Es un levantamiento, motín o revuelta popular de carácter espontáneo.

Ateísmo

Es la concepción científica que demuestra la inexistencia de dios y la función política que todas las religiones desempeñan para mantener sometidos a los oprimidos a la autoridad de las clases dominantes.

Aunque el ateísmo nace como un avance genial del pensamiento ya en las épocas más remotas de la Antigüedad, vinculado siempre al materialismo, ha sido el progresivo desarrollo de las ciencias el que ha confirmdo plenamente sus tesis, por lo que las religiones, cuyo máximo esplendor estuvo vinculado al feudalismo, han ido perdiendo terreno progresivamente. También la implantación del capitalismo, con la separación de la Iglesia y el Estado, contribuyó a restar fuerza a las religiones, buena parte de cuyo poder provenía del Estado feudal.

El fallo de todos los argumentos teológicos se encuentra en su misma premisa, implícita en todas las revelaciones divinas: la suposición de que es posible la idea misma de un ser sobreatural y que, por tanto, tiene sentido referirse a él como si se tratase de un sujeto cuya existencia o inexistencia habría que demostrar. Pero no es posibe demostrar eso como se demuestra la existencia o inexistencia de una galaxia en el universo. Lo que está en tela de juicio es la posibilidad misma de ese ente sobrenatural. Supuesta esa imposibilidad, no se trata de demostrar la inexistencia de dios, sino de demostrar la inexistencia de su misma idea. El truco de todas las religiones consiste en lanzar ciertas ideas, propuestas como verdades reveladas, milagros o dogmas de fe, que no pueden ser derivados de la razón, pero -añaden- tampoco pueden ser impugnados por ella.

Que afirmaciones absurdas como las que todas las religiones difunden hayan tenido tanta aceptación sólo es posible por el apoyo político que las clases dominantes han prestado para mantener oprimidas a las masas históricamente. Ahora bien, no es en absoluto cierto un argumento que los creyentes suelen exponer, según el cual toda la humanidad en todas las épocas históricas ha creido en alguna forma de ser divino, porque la religión es un fenómeno histórico, es decir, un fenómeno que aparece en cierta época y, por tanto, que desaparcerá cuando desaparezcan las causas que lo han engendrado, que no son otras que las clases sociales.

Atomismo

Es una de las primeras corrientes materialistas y ateas surgida en el siglo V a.n.e. en la Antigüedad.

Aunque se conoce sobre todo el atomismo griego, cuyo fundador fue Anaxágoras, también existió en la India esta forma de materialismo primitivo. El mayor materialista de la Antigüedad fue el griego Demócrito, descrito por Marx como la primera cabeza enciclopédica. También destacaron entre los atomistas Heráclito, Leucipo, Epicuro y Lucrecio.

Los atomistas defendieron que la materia no era infinitamente divisible sino que, llegado un punto, había una serie de corpúsculos simples, a los que llamaron átomos, aunque no se pusieron de acuerdo sobre cuáles eran esos átomos indivisibles. Lo más común es que reconocieran como tales a cuatro: el agua, el fuego, el aire y la tierra. Intuyeron que toda la diversidad material que compone el mundo podía reducirse a esos elementos simples y, sobre todo, defendieron que la materia era eterna, que no había sido creada por nadie y que tampoco tenía final.

Los atomistas concebían el movimiento de la materia como colisiones de átomos separados por el vacío, pues si la materia llenara todo el espacio no se podía explicar el movimiento. Las investigaciones sobre el vacío, inherentes a las tesis atomistas, condujeron al estudio de la la presión y de los gases. Hasta 1643 el vacío era una materia de discusión filosófica, siendo Aristóteles uno de los que negaban su existencia. Pero cuando Torriceli desmostró en la práctica que se podía alcanzar, los atomistas lograron un importante triunfo.

El atomismo adquirió una enorme importancia en todas las ciencias a partir de entonces, especialmente en la fundamentación científica de la química. También en física Gassendi (1592-1655) impulsó el atomismo, que influyó decisivamente en la creación de la mecánica de Newton.

A finales del siglo XIX el cuanto de acción de Plank supuso el apogeo del atomismo, materializado luego en la Mecánica Cuántica. Pero aquel atomismo físico seguía sosteniendo una concepción mecánica y unilateral del movimiento de la materia, que concebía exclusivamente con carácter discontinuo, sin tener en cuenta los campos y la continuidad. Uno de sus postulados básicos, la indivisibilidad, se rompió definitivamente, demostrando la existencia de partículas subatómicas y, con ella, la inagotabilidad de la materia en profundidad.

Atomismo lógico

Es una corriente filosófica burguesa aparecida a comienzos del siglo XX que se encuadra como una de las diversas variantes del idealismo objetivo.

Su creador fue el filósofo inglés Bertrand Russell (1872-1970), quien también realizó concesiones al idealismo subjetivo. Al igual que los empriocriticistas y positivistas, defendió la liquidación de la materia y la conciencia en la experiencia pura, en las sensaciones. Sostuvo que las sensaciones son lo que es común al mundo espiritual y al físico y que el material de los mundos mental y físico es el mismo [...] La física y la psicología se han aproximado, rompiendo el antiguo dualismo de espíritu y materia. Para Russell esta aproximación consiste en que la subjetividad invade la física. Se declaró de acuerdo con Berkeley, fundador del idealismo subjetivo, en dos puntos que él considera fundamentales: El primero es que las entidades que intervienen en la física matemática no son parte de la existencia del mundo, sino construcciones compuestas de sucesos y tomadas por conveniencia del matemático. El segundo es que la totalidad de lo que percibimos sin inferencia pertenece a nuestro mundo privado.

Russell trató de fundamentar la matemática en la lógica. Según él, las sensaciones que componen el mundo son de naturaleza lógica, son conceptos: la materia y el espíritu son prácticamente lo mismo, construcciones lógicas o, en frase de Wittgenstein, la lógica llena el mundo. Ahora bien, estos filósofos no entienden por Lógica, como los antiguos, una forma de razonamiento, sino que, en palabras de Carnap, la lógica no es más que lenguaje: como todas las proposiciones se formulan linguísticamente, el análisis de las proposiciones debe hacerse sobre la forma lingüística que revisten las proposiciones. Pero cuando hablan de lenguaje, no se referían a un idioma corriente, un idioma que sirve para la comunicación (de ideas, de sentimientos) entre las personas, sino del lenguaje formalizado de la Ciencia. Ofrecieron como modelo y base de lenguaje sobre el que elaborar sus especulaciones, un lenguaje artificial, convencional y arbitrario (hasta cierto punto) que sólo atiende a su función representativa y simbólica, nunca a la función comunicativa, porque esto supone otorgar un papel decisivo al significado, mientras que ellos lo fían todo a la sintaxis formal, al signo y a las conexiones entre signos y símbolos. De esta forma creyeron eliminar las paradojas que desde principios de siglo amenazaban sembrar la desconfianza en principios lógicos hasta entonces sacralizados. Las paradojas demostraron que es posible encontrar contradicciones un sistema lógico deductivo, aunque observaran escrupulosamente todas las reglas de la deducción. Para evitar todo esto se desechó el lenguaje corriente y se optó por un lenguaje formalizado y científico en el que se ha introducido una lógica unívoca y estricta.

Las tesis de Russel y Wittgenstein influyeron luego entre los filósofos del Círculo de Viena.

Audiencia

Es el órgano judicial colectivo ordinario en el Derecho español.

Su denominación proviene de la época feudal, cuando el rey dictaba sentencia tras oir previamente a los interesados. Únicamente el Tribunal Supremo, creado en España en 1812 a imitación de la revolución francesa, no llevó el nombre ordinario de los órganos judiciales colegiados.

Auditor

— 1. En los ejércitos, es un asesor jurídico profesional que actúa en los tribunales militares.

— 2. En economía, es aquel que, desde fuera, supervisa la contabilidad de una empresa.

Autarquía

Es una política de aislamiento económico que reduce al mínimo el comercio exterior y trata de buscar sus recursos en el propio país.

La autarquía puede ser causada por un bloqueo impuesto desde el exterior, o bien por propia decisión del país, que eleva los aranceles para impedir las importaciones o las somete a un severo régimen de contingentación.

En realidad, la autarquía persigue reducir al mínimo no toda clase de comercio exterior sino sólo las importaciones, bien porque no haya divisas para pagarlas o porque se trate de favorecer a las empresas autóctonas. La política de aislamiento económico está en abierto conflicto con el movimiento objetivo de los países hacia la aproximación económica sobre la base de una división internacional del trabajo, cada vez más acentuada; dicha política agrava el problema de los mercados, provoca el aumento de los precios, eleva los beneficios de los grandes capitalistas y disminuye el salario de los trabajadores.

Tras la guerra civil y hasta el plan de estabilización de 1959, el régimen fascista español fue de tipo autárquico, aunque floreció el contrabando, el estraperlo y el mercado negro, con el que los monopolistas acumularon grandes fortunas a costa de los obreros y el pueblo trabajador.

Autocracia

Es un sistema político de tipo despótico en el que las masas carecen de toda clase de derechos y el Estado recurre sistemáticamente a la violencia más cruel para reprimir cualquier clase de protesta popular.

Autocrítica

Es la evaluación que de su trabajo práctico realiza un militante o una organización del partido comunista, indicando los errores o las insuficiencias cometidas, exponiendo los medios que en el futuro va a poner en ejecución para impedir que se vuelvan a repetir y aceptando las medidas disciplinarias que se le deban imponer a causa de ello.

Los comunistas se deben a su partido y a la clase obrera y, como no tienen ningún interés personal en la tarea que desempeñan, deben reconocer con franqueza sus equivocaciones de manera pública y abierta, incluso antes de que nadie se las indique. Es una forma de reforzar la confianza entre todos los militantes, ayuda a reforzar la conciencia de clase y constituye un estímulo para que los demás militantes actúen también con plena transparencia.

La autocrítica puede alcanzar a todo el partido comunista cuando se cometen errores colectivamente. En esos casos también se deben analizar públicamente las causas y poner los medios para evitar que vuelvan a cometerse errores en lo sucesivo. Así se refuerza la confianza de los militantes, y sobre todo de la masas, en su vanguardia revolucionaria.

Autodeterminación

Es la norma que regula las relaciones de las distintas naciones entre sí, según la cual sólo ellas mismas pueden decidir acerca de su estatuto jurídico interno e internacional y de las relaciones que quieren mantener con otras naciones.

La autodeterminación de las naciones es hoy un derecho reconocido internacionalmente por la Carta de la Naciones Unidas, que les concede plena soberanía para decidir sobre su futuro, lo cual significa que todas las naciones son iguales entre sí y que unas no pueden inmiscuirse en asuntos que conciernen a exclusivamente a otras.

La consigna de autodeterminación de las naciones aparece antes del surgimiento del movimiento obrero, en los siglos XVII y XVIII de la mano de la burguesía revolucionaria. Forma parte integrante del proceso de liquidación de los grandes Estados absolutistas centroeuropeos. Por tanto, es una conquista democrática de la burguesía revolucionaria que surge como un principio de su lucha contra el feudalismo y las grandes monarquías europeas, frente a las que la burguesía opone las guerras de liberación nacional. Es, por tanto, un problema que se soluciona con la revolución burguesa, y en aquellos países en los cuales esa revolución se atrasa por la debilidad de la burguesía, no acaba de resolverse. La burguesía se ve obligada a firmar acuerdos con la aristocracia terrateniente y no culmina la revolución democrática de forma consecuente.

Pero con la entrada del capitalismo en su fase imperialista se acaba la época en que el problema nacional podía ser resuelto por la burguesía, por lo que corresponde al proletariado asumir la dirección de la lucha nacional, vinculando la consigna democrática de derecho de autodeterminación a la lucha revolucionaria del proletariado por el socialismo. La distinta naturaleza de ambas luchas no las opone, sino todo lo contrario exige combinarlas, porque bajo el capitalismo la democracia sólo se puede realizar como excepción y de una manera incompleta y desvirtuada.

En consecuencia, el derecho de autodeterminación hoy es a la vez una consigna democrática y revolucionaria.

En 1917 la Revolución de Octubre dio rango legal a la autodeterminación, que hasta entonces no había sido más que una consigna política, otorgando un estatuto nuevo a países hasta la fecha relegados por el Imperio zarista a una situación de semiesclavitud económica y política. A partir de 1917 la autodeterminación se consolida con el Decreto de la paz redactado por Lenin, la primera Constitución socialista de 1918 y los primeros Tratados de la URSS con Afganistán, Turquía y Persia. La Unión Soviética reconoció la independencia de los países integrantes del Imperio zarista, como Azerbaián y Ucrania y, una vez separados, firmó con ellos tratados internacionales de amistad y cooperación. Hasta entonces los países periféricos eran considerados como territorios de conquista y sus pobladores como salvajes a los que no cabía reconocer ningún derecho. Las naciones dejaban de ser cosas (objetos de anexión y de trueque) y se convierten en sujetos, en protagonistas de sus propios destinos, en igualdad de condiciones con todos los demás.

El ejemplo soviético abrirá el proceso de descolonización a partir de 1945 y la Carta de las Naciones Unidas se verá obligada a reconocer el derecho a la autodeterminación de las colonias y naciones, en abierta confrontación a la política imperialista de las grandes potencias. El derecho de autodeterminación es, pues, de naturaleza internacional, es decir, que se aplica a las relaciones de unos Estados independientes con respecto a los otros, en particular a los países coloniales o del Tercer Mundo. Pero es también de naturaleza interna, en cuanto las naciones que forman parte de un mismo Estado tienen derecho a obtener su plena independencia, a escindirse y a formar su propio Estado. En consecuencia, es un derecho de aplicación general, que nace en Europa y sólo posteriormente se extiende a las colonias y a los países más jóvenes del Tercer Mundo.

Autogestión

Es un principio anarquista que pretende la plena autonomía de los sindicatos y otras organizaciones sociales, que no pueden resultar dirigidos ni influidos por los movimientos políticos y, muy especialmente, por los partidos comunistas.

Es consecuencia del abstencionismo y el apoliticismo característicos del anarquismo y deriva de una tergiversación de la consigna de la I Internacional según la cual la emancipación de los trabajadores debe ser obra de los trabajadores mismos. Este lema era y sigue siendo plenamente acertado, si bien la emancipación de clase obrera es, en sí misma, un acto político, por lo que es absurdo tratar de inmunizar al movimiento obrero y a los demás movimientos sociales de la influencia política. Los anarquistas consideran esa influencia, que es natural, como una imposición autoritaria, es decir, como si llegara desde fuera de la clase obrera misma, a la fuerza, lo que es falso. Decía Engels que una revolución es, indudablemente, la cosa más autoritaria que existe; es el acto por medio del cual una parte de la población impone su voluntad a la otra parte por medio de fusiles, bayonetas y cañones, medios autoritarios si los hay; y el partido victorioso, si no quiere haber luchado en vano, tiene que mantener ese dominio por el terror que sus armas inspiran a los reaccionarios. En particular, con sus consignas autogestionarias, los anarquistas pretenden negar el papel dirigente del partido comunista, con lo que entregan la dirección de los movimientos sociales a la burguesía, porque en un mundo dividido en clases antagónicas y enfrentadas, es inevitable que lo que no dirije una clase lo dirija su contraria.

De la autogestión derivan los libertarios el principio federalista: las organizaciones autogestionadas deben federarse libremente entre sí para suplantar al Estado, de abajo hacia arriba, eludiendo cualquier forma de poder o autoritarismo, porque el fin de todas esas organizaciones sociales no es luchar contra la burguesía sino prefigurar la sociedad del porvenir. Mientras llega ese momento, afirman, constituyen un contrapeso al poder del Estado o un contrapoder. Los otros principios que influyen en las concepciones autogestionarias, el individualismo y el antiautoritarismo, son igualmente infundados y conducen a la dispersion ideológica y al fraccionamiento organizativo. La clase obrera tiene que mantenerse estrechamente unida; necesita poderosas organizaciones para hacer frente al Estado burgués y, finalmente, debe actuar también al unísono, como un solo hombre, todo lo cual requiere una vanguardia dotada de una ideología científica. Nada de esto es posible con la autogestión, el individualismo y demás derivados anarquistas.

Pero igual que el apoliticismo, la autogestión es también una hipocresía, una burda declaración de intenciones que la práctica anarquista desmiente cada día. En el movimiento libertario la tradición predominante fue siempre la de las sociedades secretas, a través de las cuales establecían un control absoluto sobre los movimientos pretendidamente autogestionarios. Por ejemplo en España la CNT era un sindicato autogestionario fuertemente dirigido por la FAI (Federación Anarquista Ibérica). Hoy los sindicatos que se autodenominan autogestionarios (CGT, CNT) participan en la elecciones sindicales, en los comités de empresa, sus militantes disfrutan de horas sindicales y de todos los privilegios de los cargos oficiales que ocupan, lo cual contituye un fraude a sus afiliados, una infracción de sus propios estatutos y un ataque a su ideología anarconsindicalista.

La naturaleza reformista de la autogestión se puso de manifiesto cuando los revisionistas yugoeslavos lanzaron su consigna de socialismo autogestionario que no era más que un programa de desarrollo capitalista.

Autonomía

Es una de las corrientes más recientes del anarquismo que reincide en la tesis equivocada de preservar a los movimientos sociales de la dirección y la influencia políticas, especialmente del partido comunista.

Autoritarismo

— 1. Es el ejercicio del mando sin tomar en consideración la opinión de los subordinados.

— 2. Es uno de los tipos de regímenes políticos que, junto con el totalitarismo y la democracia, establece la burguesía imperialista para justificar su propia dominación de clase.

Falsificando los más elementales conceptos políticos, la sociología estadounidense elaboró una clasificación tripartita y arbitraria de los Estados que pone como índice una determinada concepción de lo que llaman democracia que se circunscribe al número de partidos legalizados y a la organización de elecciones con ellos. Esta clasificación se difundió por todo el mundo después del final de la II Guerra Mundial para combatir a la Unión Soviética, calificado de régimen totalitario, y justificar al fascismo en España, calificado de régimen simplemente autoritario.

Aventurerismo

Es la puesta en ejecución de proyectos por parte de una organización política o militar sin contar con fuerzas ni con apoyos suficientes por parte de las masas, cuando éstos son necesarios para que tengan éxito.

El aventurerismo deriva de la impaciencia y de la falta de un análisis objetivo de la realidad, pero ante todo es consecuencia de que la organización carece de sólidos lazos con las masas, está aislada de ellas y confunde su propio estado de ánimo con el de las masas.

Averroísmo

Es la corriente materialista impulsada por el filósofo español Averroes o Ibn Rochd (1126-1198).

Nacido en Córdoba y muerto en Marruecos, Averroes fue el más importante de los filósofos árabes, y ejerció como juez (qadí). Con motivo de la reacción político-religiosa que condujo a Almanzor (al-Mansur) a la guerra contra los cristianos, Averroes fue desterrado a Lucena. Llegó a poseer unos conocimientos realmente enciclopédicos; su obra escrita es extraordinaria y aún no ha sido estudiada totalmente ya que comprende tratados filosóficos, teológicos, jurídicos, astronómicos, filológicos y médicos, que pasan del centenar. Su pensamiento representa la culminación dialéctica de la filosofía árabe. Por un lado, clausura el pensamiento islámico y, por el otro, a través de Aristóteles, es la puerta de entrada para el pensamiento occidental. En ambas líneas, Averroes depura la filosofía de todo postulado teológico y despliega una ciencia estricta separada de todo a priori no científico.

Averroes enlazó la antigua filosofía griga con la del Renacimiento, ejerciendo una enorme influencia en todos los pensadores medievales, sobre todo con sus comentarios acerca de Aristóteles. Defendió la infinitud de la materia en el tiempo; que el mundo no tiene principio ni fin, aunque es limitada en el espacio, afirmó. Según él, dios no existió antes que el mundo sino que ambos son coetáneos. También negó la inmortalidad del alma y sostuvo su estrecha viculación con el cuerpo.

Sólo catorce años después de la muerte de Averroes, en 1214, el islam hispánico fue definitivamente aplastado por los cristianos en las Navas de Tolosa, que impondrían una religión oscurantista y fanática.

Axiología

Es la teoría de los valores y normas morales.

Axioma

Es la primera proposición de la que parte una demostración lógica.

La lógica clásica le otorgó el carácter de proposición evidente por sí misma. La lógica matemática actual reduce los axiomas a primeras premisas, que pueden ser convencionalmente elegidas. Pero eso no puede hacerse extensivo, como hacen los neopositivistas, hasta el punto de considerar que todo conocimiento es convencional.

Ayuntamiento

Es la unidad administrativa con personalidad propia más pequeña en el régimen local español.

Los ayuntamientos surgen en España con la revolución burguesa a comienzos del siglo XIX. Hasta entonces, bajo el feudalismo, y con la excepción de las grandes ciudades, el régimen local eran los concejos o reunión de los vecinos, que tenían una gran capacidad de autogobierno.

Azar

Es la indeterminación que se suscita cuando de una misma causa pueden esperarse varios resultados diferentes, e incluso opuestos.

En las ciencias no existe nunca una causalidad unívoca, ya que no siempre los mismos hechos producen los mismos efectos. Esto no significa, como afirma la filosofía burguesa, que el mundo esté presidido por el caos, por la indeterminación absoluta y la ausencia de leyes. Lo que sucede es que la causalidad y el azar están en una relación dialéctica. El azar, decía Engels, es la forma en que se manifiesta la necesidad. De modo que no se trata de conceptos absolutamente separados sino de una unidad dialéctica. El pensamiento burgués, por el contrario, postula que los fenómenos son causales o casuales, nunca ambas cosas al mismo tiempo. El caos está fuera del cosmos, unos fenómenos son regulares y otros irregulares; entre ambos mundos hay un abismo infranqueable.

Sin embargo, el orden y el caos son elementos inseparables. Del caos surge el orden, y viceversa. El azar y la necesidad tampoco van separados. Se transforman el uno en el otro. La necesidad se determina por la casualidad y el azar tiene sus causas. La necesidad no desaparece cuando se convierte en azar. Lo que aparece como aleatorio es la necesidad realizada en condiciones determinadas. En la transición de unos sistemas a otros, la leyes pasan de ser fundamentalmente unívocas a ser fundamentalmente aleatorias. Pero nunca son ni una cosa ni la otra exclusivamente y, al mismo tiempo, se transforman la una en la otra. Lo determinista se transforma en aleatorio y lo aleatorio en determinista.

El azar no aparece siempre en la misma dirección, pues en este caso estaríamos ante un determinismo mecánico. La presencia del azar acontece en direcciones opuestas de manera tal que un suceso acaecido en cierta dirección resulta siempre compensado por otro en dirección contraria, no sucediendo éste, necesariamente, inmediatamente después de aquél. Esta es la dialéctica propia del azar como tal. Esta manera en que se correlacionan azar y necesidad demuestra las leyes de distribución estadística y de los grandes números.

El azar no significa la ausencia total de leyes sino la existencia de leyes distintas, diferentes de las de la causalidad unívoca y mecánica. Un fenómeno aleatorio no es impredecible; tampoco carece de leyes que lo regulen. Está sometido a las leyes de la probabilidad, a la estadística. Si el azar es negación de la necesidad, las leyes del azar son, a su vez, la negación de la negación. Buena prueba de la validez de esas leyes es que existen los casinos y las compañías de seguros, que operan con sucesos aleatorios y siempre ganan dinero

En ocasiones los militantes inexpertos achacan al azar, a la casualidad o a la mala suerte el fracaso de sus proyectos porque en la ejecución de los mismos aparecen factores sorpresivos e inesperados. Sin embargo, la mayor parte de las veces lo que sucede en realidad es que esos proyectos estaban poco elaborados y podían haber previsto la posible existencia de esos factores imprevistos. En el trabajo revolucionario profesional el cumplimiento de los planes no puede dejarse al azar, ni puede depender de la buena o de la mala suerte; aunque la incertidumbre no se puede eliminar totalmente, hay que reducirla al mínimo elaborando planes minuciosos.

Azotes

Es la sanción impuesta por un juez consistente en golpear al condenado con un látigo.

En España estuvo en vigor hasta 1833 aproximadamente. Sólo se ejecutaba contra los humildes, nunca contra los nobles porque resultaba infamante. Era uno de los castigos más temidos. Se le montaba al reo en un burro y se le paseaba por la calles con la espaldas descubiertas; en cada esquina se le podía golpear con cintas de cuero hasta 200 veces, que era el número más común que establecían las sentencias.

A | B | C | Ch | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z | Descargar